Cómo se readapta el Aeroparque tras su reapertura en pandemia

Cómo se readapta el Aeroparque tras su reapertura en pandemia

Luego de su reapertura el pasado lunes, el Aeroparque Jorge Newbery se va adaptando progresivamente en el marco de la pandemia de coronavirus con estrictas medidas sanitarias que implican significativos cambios en la infraestructura y distribución de la aeroestación.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Luego de su reapertura el pasado lunes, el Aeroparque Jorge Newbery se va adaptando progresivamente en el marco de la pandemia de coronavirus con estrictas medidas sanitarias que implican significativos cambios en la infraestructura y distribución de la aeroestación.

Primeramente, la mayor parte de la vía interna por donde ingresaban los vehículos ha sido ocupada por un sector de gastronomía rápida, un espacio de pre check in y los centros de testeos de coronavirus operados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y un laboratorio privado que efectúa el test a cualquier particular que lo solicite.

En tanto, en la zona de ingreso a la estación aérea metropolitana se encuentra un sector donde han instalado dos food trucks, con áreas de asientos y máquinas expendedoras de bebidas y sándwiches. Los pasillos de ingreso se encuentran perfectamente señalizados para que el pasajero pueda acceder según el vuelo que le corresponda, ya que carteles luminosos avisan el número de vuelo, el destino y la compañía, para que el viajero pueda optar por alguna de las seis filas previstas para el acceso al hall de mostradores de check in.

Una vez cumplido el trámite, el procedimiento posterior no varía de lo que se hacía anteriormente, es decir, acceder al piso superior para pasar el control de equipajes y llegar hasta la puerta de abordaje.

Para los que llegan a Aeroparque en un vuelo, tras retirar el equipaje, en caso de que lo tuvieran, los que viven en la Ciudad de Buenos Aires deben realizarse el testeo obligatorio, para lo cual deben trasladarse hacia los lugares dispuestos por el Gobierno de la Ciudad para concretar el trámite. También sobre las vías internas de circulación, se han dispuesto un camión sanitario donde se le realiza el control, una vez identificado el pasajero, y metros más adelante un puesto más para el caso de que colapsara el sector inicial ante un flujo de pasajeros simultáneos.

Complementariamente se montó, al igual que en Ezeiza, un puesto de testeo privado para que accedan todos aquellos particulares, sean o no viajeros, que decidan realizarlo abonando el canon correspondiente, que asciende a los 6 mil pesos.

Los protocolos fueron implementados desde la reapertura, ya que son medidas dispuestas a nivel internacional y homologadas por las autoridades sanitarias de la Nación, en tanto que los locales comerciales se irán incorporando a medida que crezca la operación y el flujo de pasajeros, adaptando su espacio y servicios a las medidas sanitarias que rigen dentro de la terminal. A su vez, se adaptaron los espacios de todo el aeropuerto para operar de forma segura cuidando la salud de los usuarios y se ha dispuesto que el Parking Sur sea exclusivo para pasajeros y no estará permitido el ingreso de acompañantes.

El Parking Norte, en tanto, pueden utilizarlo los pasajeros y los acompañantes, y habrá un sector exclusivo de ascenso y descenso de pasajeros señalizado, publicó la agencia de noticias Télam.

Según los datos suministrados por Aeropuertos Argentina 2000, el movimiento previsto para Aeroparque en este mes de marzo, es de 118 vuelos diarios, 114 domésticos y cuatro internacionales, que representa solo la mitad del tráfico aéreo registrado en marzo del 2020, último mes antes de iniciar las restricciones impuestas por el Gobierno nacional como consecuencia de la pandemia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?