Otra confirmación: el coronavirus se transmite por el aire

Otra confirmación: el coronavirus se transmite por el aire

El Laboratorio Internacional de Calidad del Aire y Salud de la Universidad Tecnológica de Queensland, Brisbane, Australia, que reúne a 239 expertos del mundo, asegura que el virus se liberan durante la exhalación en microgotas que permanecen en el aire y representar un riesgo de contagio.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Uno de los debates más álgidos respecto al nuevo coronavirus SARS-Cov-2 es su posible transmisión mediante el aire, ya que esta teoría no encuentra un amplio consenso entre la comunidad científica que aún investiga todo lo que puede sobre este patógeno. Al menos hasta ahora. El Laboratorio Internacional de Calidad del Aire y Salud de la Universidad Tecnológica de Queensland, que reúne a 239 expertos del mundo, asegura que el virus se libera durante la exhalación, el habla y la tos en microgotas que permanecen en el aire y representar un riesgo de contagio incluso en distancias superiores a los 2 metros.

“Existe un potencial significativo de exposición por inhalación a virus en gotitas respiratorias microscópicas (microgotas) a distancias cortas a medianas (hasta varios metros, o escala de habitación), y estamos abogando por el uso de medidas preventivas para mitigar esta ruta de transmisión aérea”, sentencia dicho organismo y sus integrantes a través de un documento.

Por ejemplo, una gota de 5 μm que circula en un ambiente cerrado viajará decenas de metros, mucho mayor que la escala de una habitación típica, mientras se asienta desde una altura de 1,5 m hasta el suelo, expresó el organismo según fue publicado por el portal Infobae.

Esta hipótesis quedaría sustentada en estudios previos realizados sobre otros virus similares, como el SARS-CoV-1, el virus sincitial respiratorio (VSR), el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y la influenza, en donde quedó demostrado que la transmisión aérea era el mecanismo más probable para explicar los patrones de infecciones durante las epidemias. Ello supondría que el virus propagador de la covid-19 puede ser exhalado en un ambiente interior de pacientes infectados.

Hasta el momento, numerosos organismos nacionales e internacionales, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), centran sus estrategias de prevención en el lavado de manos, el mantenimiento del distanciamiento social y las precauciones contra las gotitas, pero no reconocen la transmisión por aire, lo que debería ser inmediatamente modificado según los científicos firmantes del documento. “El lavado de manos y el distanciamiento social son apropiados pero, en nuestra opinión, insuficientes para brindar protección contra las microgotas respiratorias portadoras de virus liberadas al aire por personas infectadas”. 

El mayor problema de la transmisión aérea ocurre en ambientes interiores o cerrados, particularmente aquellos que están abarrotados y tienen ventilación inadecuada en relación con el número de ocupantes y períodos de exposición prolongados, incluso cuando se tomaron en cuenta las precauciones recomendadas relacionadas con las transmisiones de gotas directas.

“La evidencia es ciertamente incompleta para todos los pasos en la transmisión de microgotas de COVID-19”, confirman los expertos, pero recalcan que siguiendo el principio de precaución, se deben abordar todas las vías potencialmente importantes para frenar la propagación de la covid-19.

Algunos consejos: proporcionar una ventilación suficiente y eficaz (suministre aire exterior limpio, minimice la recirculación del aire), especialmente en edificios públicos, entornos laborales, escuelas, hospitales y residencias de ancianos; complementar la ventilación general con controles de infecciones transmitidas por el aire, como escape local, filtración de aire de alta eficiencia y luces ultravioleta germicidas; evitar el hacinamiento, especialmente en el transporte público y los edificios públicos.

"Estas medidas son prácticas y, a menudo, se pueden implementar fácilmente; muchas no son costosos. Por ejemplo, pasos simples como abrir puertas y ventanas pueden aumentar drásticamente las tasas de flujo de aire en muchos edificios", aclararon los científicos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?