Kentucky Route Zero TV Edition: la narrativa al poder

Kentucky Route Zero TV Edition: la narrativa al poder

El juego de Cardboard Computer llegó a su final tras 7 años de desarrollo y entrega por actos. El guión es el ancla que engancha para atrapar a los jugadores enamorados de aventuras gráficas.

Santiago Hernandorena

Kentucky Kentucky Route Zero: TV Edition es simple; no le pida grandes gráficos (aunque su arte es magnífica en su simpleza), o una jugabilidad complicada, porque el único objetivo que tiene esta es acompañar la historia. Pero eso sí, ahí está la mayor delicia que tiene este juego: su narrativa.

Antes de seguir déjeme decirle algo: este es un juego que va a amar o va a odiar. Si se ubica en cualquiera de los dos extremos va a estar bien, lo que no va a poder hacer es quedarse neutral ante él.

Por las dudas, antes de adentrarse le recomiendo que se de una vuelta por su página web, donde va a poder jugar unos interludios que hay entre capítulo y capitulo para ver si va con usted.

Dicho eso, hablemos de historia. Kentucky Route Zero nació allá por 2011 como un proyecto Kickstarter de una pequeña empresa de videojuegos llamada Cardboard Computer. Como la idea era ambiciosa, decidieron ir generando entregas en actos que comenzaron en 2013 y concluyeron este año. Y aquí estamos, por fin al final.

Con mucha influencia de aventuras gráficas, intenta desprenderse de las mismas sin dejar de serla, pero en vez de depender de puzzles o recolección de objetos e inventario, su magia está en que todo se hace interactuando. Es avanzar la historia lo que moviliza, y descubrir en los secretos de su narrativa el significado de todo lo que le va pasando al personaje.

Puede que no sea fácil esto último: el juego tiende a ser onírico, con toques surrealistas y extraños, que rememoran a obras de David Lynch. Para que se haga una idea: piense en una road movie y agréguele un poco de fantasmas a su idea.

Con respecto a lo sonoro, el country, el bluegras y por momentos, la música electrónica, acompañan el devenir del personaje y sus charlas. Estas no cambian en nada la historia, pero en realidad se convierten en una forma de que el jugador pueda expresar su estado anímico con respecto a lo que va ocurriendo,

Si le gustan los juegos donde la narrativa es reina, sobre jugabilidad y diseños espectaculares, este es uno de esos que lo van a atrapar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?