Apostaron a un novedoso proyecto en Malargüe, y ahora pelean contra la crisis causada por el coronavirus

Apostaron a un novedoso proyecto en Malargüe, y ahora pelean contra la crisis causada por el coronavirus

Fabrican cerveza de montaña en el sur mendocino, tienen una técnica de elaboración que la hace muy especial. Sin embargo, debido a la pandemia todo se les está haciendo cuesta arriba.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Las fábricas de cerveza artesanal y bares cerveceros fueron tendencia en Mendoza los meses previos a la pandemia. Sin embargo, cada vez son más las que expresan que la situación es complicada y no saben cómo seguir adelante.

Días atrás la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina dió a conocer una encuesta que refleja la crisis del sector, el 64,3% de los productores asegura que el volumen vendido no representa ni siquiera el 10% de su venta habitual

Según esta cámara, aún con toda la ayuda brindada por el Estado, más del 75% de los productores de cerveza artesanal no llegarían a sostener la actividad más allá de 90 días.

Dräger, Cerveza Artesanal de Malargüe, es otra de las fábricas de cerveza que se ve afectada. Uno de sus dueños, José Escalona, contó a MDZ que estos meses han sido muy difíciles, pero que siguen trabajando para sacar su emprendimiento adelante. 

Escalona hace 7 años que abrió junto a su socio, Leonel Dotta, esta fábrica de cerveza artesanal "de montaña", como la denominan, que se destaca por contar en su elaboración con agua de deshielo. “El agua la obtenemos de un pozo de agua”, explica Escalona y agrega “esto le brinda al producto sabores más intensos”. Además es la única cerveza de Malargüe y una de las pocas en Mendoza que en su proceso pasa por barrica de roble. 

cerveza artesanal

Durante la cuarentena total, en la cual todos los bares y restaurantes estuvieron cerrados, Dräger se sumó a la campaña nacional, impulsada por muchas cervecerías del país, “Pinta Futura ”. La iniciativa invitaba a los clientes a comprar sus pintas de cerveza por anticipado para luego canjearlas cuando se habilitaran los establecimientos. “De esta manera nos ayudás en esta difícil situación, y en agradecimiento, cuando la canjees en el Tap Room te vamos a dar otra pinta de regalo”, expresaban desde Drager en una publicación en sus redes. “Esta campaña nos ayudó a pagar los servicios e impuestos, varios clientes y amigos se sumaron”, cuenta Escalona.

cerveza artesanal

Drager ya abrió al público su tap room o bar de fábrica, una sala de canillas donde el cliente puede tomar y maridar con diversos platos mientras se le explica el proceso de fabricación. Escalona expresa que “funciona bien pero estamos tratando de ver cómo sobrevivir; la gente está con ganas de salir y de romper con tantos días de encierro. Pero con el aumento de casos algunos están temerosos y no salen”.

Esta situación no sólo los afecta por la baja de clientes en su tap room, sino también la disminución de asistentes que van a los bares que son sus clientes y expenden la cerveza que elaboran en esta fábrica.

Una difícil situación, que afecta a cada rincón del país y de la provincia. Pero como todos los emprendedores José Escalona y su socio, Leonel Dotta, deciden enfrentar la crisis y seguir apostando a crecer y ampliar sus horizontes por eso planifican pronto desembarcar con su cerveza de montaña en la ciudad de Mendoza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?