Las pruebas contra el "Rengo" Aguilera: ¿dirigía todo desde su celda?

Las pruebas contra el "Rengo" Aguilera: ¿dirigía todo desde su celda?

Mañana continúa el juicio contra una presunta banda narco liderada por Daniel Orlando "Rengo" Aguilera. La causa salpica a la barra brava de Godoy Cruz y contiene escuchas comprometedoras. Detalles de una investigación que puede afectar la dinámica de muchos barrios mendocinos.

Facundo García

Facundo García

Esta semana se inició -con los ritmos que permite la pandemia- el juicio contra Daniel Orlando "Rengo" Aguilera (38) y otras personas acusadas de ser sus colaboradores. Según la investigación del fiscal Fernando Alcaraz, los imputados pertenecían a una banda narco que el conocido hincha del Tomba lideraba desde la cárcel, con participación de punteros y la anuencia de al menos dos agentes del Servicio Penitenciario.

La causa se inició tras una denuncia anónima radicada en febrero de 2017. En ese entonces, no se permitía que los presos tuvieran celulares. Pero en la celda 15 del Pabellón 9 B de Boulogne Sur Mer, donde solo se alojaba Aguilera, el detenido hablaba con dos teléfonos y desde diez chips distintos

Para el Ministerio Público, ese era el centro de operaciones desde el que emanaban las órdenes de una organización que comercializaba estupefacientes en diferentes puntos de Mendoza. Así lo creen los detectives tras analizar escuchas donde se oye a los imputados hablar de entregas, deudas, intercambios y kilajes.

De acuerdo con la averiguación policial, el ex jefe de la barra del Tomba tenía dos cómplices que le "hacían los mandados". Uno era Marcelo Maximiliano Ruiz Torres (31) y otro Cristian Oscar Oliva (35). A ellos les indicaba cómo tenían que actuar, qué comprar, qué vender y a quiénes cobrarles. Incluso en una de las escuchas les explica: "miren, va a salir una señora del Hospital Español, a ella le tienen que entregar el paquete...".

Un día que lo cambió todo

Mientras se iniciaba la pesquisa, el "Rengo" estaba detenido por una causa de violencia de género. Seguramente no esperaba que el 19 de septiembre de aquel 2017 las Fuerzas de Seguridad allanaran varios domicilios, incluida una casa en la manzana J del Barrio el Ruiseñor en la que estaban los mentados Ruiz y Oliva junto con un revólver Colt, drogas y dos fotos de la hinchada de Godoy Cruz.

Aquel mismo día también se requisó la celda de Aguilera y se hallaron sus celulares. De acuerdo a policías que participaron de las pericias, el imputado utilizaba todos esos números -al menos diez- con diferentes fines. Algunos eran de uso "laboral", otros para charlas con la familia, otros para contactarse con mujeres y así. Por otro lado, en su espacio se hallaron pastillas de diversos tamaños y colores.

Para el Ministerio Público, el "Rengo" vendía adentro y afuera del Penal; y a pesar de su reclusión seguía comandando sus negocios. Ahora bien: para meter todo eso adentro de una cárcel es indispensable tener contactos entre el personal. Allí es donde habrían entrado a tallar Rodrigo Martín Barrios (44) y Fabián Lizardo (38), dos empleados del Servicio Penitenciario señalados como "facilitadores" de la tramoya.

"Si me han visto en su casa es porque fui a comer asados..."

No deja de tener cierta gracia que durante una de las indagatorias, Barrios haya sido consultado acerca de los asados que iba a comer a la casa del "Rengo". "Tengo una amistad con él -admitió el penitenciario-. Pero es por la cancha (...), si me han visto en la casa del barrio Ruiseñor es porque he ido a comer asados, solo eso…”.

A partir de esta semana, todos los involucrados deberán explicarle al Tribunal Oral Número 2 por qué hay audios que los complican tanto y cómo es que durante los allanamientos se encontraron más de dos kilos de cocaína listos para comercializar. Enfrente, la fiscal María Gloria André representará al Ministerio Público.

Y de ser hallado culpable, Aguilera arriesga una pena de entre 12 y 25 años de cárcel.

Dicen que me fui del barrio

Aguilera sigue a la sombra. Sin embargo en las inmediaciones de la Manzana B del barrio de la Gloria -donde su nombre se hizo conocido- se han producido hechos dignos de recordar. Semanas atrás, cientos de efectivos policiales se presentaron en la zona para concretar un raid de más de 30 procedimientos

La meta de los operativos fue desarticular una banda integrada por allegados al ex barra, quienes continuarían con las actividades ilícitas. Durante las medidas se aprehendió a 15 personas, que pidieron -sin éxito- pasar a domiciliaria. En tanto, de aquella semana caliente en La Gloria quedan 5 fugitivos, entre ellos, dos hermanos del "Rengo".

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?