"Esta pandemia ha generado una gran pérdida de aprendizaje"

"Esta pandemia ha generado una gran pérdida de aprendizaje"

Fernando Reimers, catedrático en la Universidad Harvard, sostuvo que la crisis del COVID-19 "ha generado una gran pérdida de aprendizaje" que va a requerir una "gran buena voluntad" por parte de las autoridades, los profesores, las familias, los sindicatos y la sociedad en general.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La pandemia de coronavirus ha provocado un enorme impacto en los sistemas de educación de los países, que está dejando dificultades y desafíos de cara a un futuro hasta ahora incierto, al momento que los gobiernos debaten entre ampliar las flexibilizaciones del aislamiento social a las aulas o mantener las restricciones hasta que la situación empiece a normalizarse. En tanto, las escuelas deberían pensar en nuevas estrategias para recuperar lo perdido, dado que si bien en muchos casos continuaron los procesos de aprendizaje bajo modalidades a distancia, lo cierto es que sí se advierte una merma en la incorporación de nuevos conocimientos entre los estudiantes.

Fernando Reimers es catedrático en la Universidad Harvard y desde hace años estudia las políticas y programas educativos de los países, por lo que enfocó su investigación en los últimos meses en el impacto de la pandemia de coronavirus. Entrevistado por Clarín, el docente sostuvo que la crisis del COVID-19 "ha generado una gran pérdida de aprendizaje" que va a requerir una "gran buena voluntad" no solo por parte de las autoridades gubernamentales y los profesores, sino además de las familias, los sindicatos docentes y la sociedad en general.

"La principal prioridad tendrá que ser la recuperación de todos los aprendizajes perdidos. No hay duda de que, en la pandemia, el sistema educativo ha estado funcionando, en el mejor de los casos y para los estudiantes con mejores condiciones posibles, a media máquina. Hay muchas cosas que no se han aprendido y vamos a tener que recuperar", resaltó.

En ese sentido, reconoció que "lo primero que habrá que hacer cuando haya normalidad es evaluar qué logros se han hecho y cómo logramos condiciones de recuperación. Y deseo que en cada institución educativa, en cada jurisdicción, los actores relevantes tengan la mejor predisposición para entender la gravedad de esta emergencia para arremangarse y decir ‘¿cómo puedo ayudar?’".

"Van a ser necesarios esfuerzos adicionales, invertir más tiempo que lo normal. A lo mejor, trabajar en el fin de semana, o en el verano. Va a ser necesaria una gran buena voluntad por parte de los padres de familia, de los maestros, de las autoridades educativas, de la sociedad civil, y de los sindicatos de maestros. Porque esta pandemia ha generado una gran pérdida de aprendizaje. Las sociedades se han descapitalizado, desde el punto de vista del capital humano", remarcó.

Considerando que actualmente existe una enorme "presión política" de las familias y los sectores de la economía para la reapertura de las escuelas, Reimers enfatizó en que "hasta que tengamos una solución farmacológica es razonable esperar un escenario donde sí vamos a reabrir las economías -como respuestas a las necesidades políticas-, y en algunos casos a las dos, tres o cuatro semanas vamos a tener que regresar a donde estábamos". Por ende, supuso, "lo primero que tendría que contemplar cualquier plan de regreso a clases es un buen plan de contingencia sobre qué hacemos si otra vez se dispara la emergencia sanitaria. Y planearlo con un poco más de tiempo de lo que se hizo esta primera vez".

Respecto a lo que podría suceder con las desigualdades educativas existentes, el catedrático venezolano señaló que "nuestras escuelas reproducen las diferencias sociales de origen de los estudiantes más que cerrarlas", y aclaró que en este nuevo escenario "esas diferencias se han agravado". "La Argentina va a ser un sitio mucho más desigual al término de esta pandemia de lo que era al comenzar, que ya era un sistema muy desigual. Y esa desigualdad es la base de la enorme inestabilidad política de un país", recalcó.

Entre las medidas que recomienda para evitar un agravamiento de las desigualdades en el sistema educativo, Reimers puntualizó en "establecer enormes alianzas entre los maestros y los padres y hacer grandes esfuerzos de formación tanto de las capacidades de los profesores como de los padres para que puedan enseñar lo que los niños necesitan", para lo cual se necesitan "con grandes esfuerzos de formación de las capacidades de los profesores, creando redes que permitan conectar a los profesores con más capacidad con otros que no tienen tanta capacidad, entre el sector público y privado y entre los países".

"También es necesario reconocer los buenos liderazgos. Una tarea muy importante que pueden jugar los medios de comunicación es empezar a identificar dónde hay cosas buenas que están funcionando y difundirlas", añadió.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?