Uspallata: abrió el comercio en un pueblo "encapsulado"

Uspallata: abrió el comercio en un pueblo "encapsulado"

Son ocho los locales que desde hoy pueden empezar a atender a su clientela. La flexibilización de la cuarentena fue posible debido a que el valle está alejado del área metropolitana y tiene solo 16.000 habitantes. De todos modos, en la villa extrañan al turismo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El Valle de Uspallata entró hoy en fase de flexibilización, aunque el principal problema económico de la zona es que se mueve al ritmo del turismo, actividad sigue jaqueada por la pandemia de coronavirus,

Los comercios que no estaban exceptuados pueden ahora abrir nuevamente sus puertas, como las tiendas de ropa, calzado y peluquerías. Son ocho los locales que desde hoy pueden empezar a atender a su clientela.

El intendente de Las Heras Daniel Orozco le había solicitado al gobernador Rodolfo Suarez la flexibilización para Uspallata y Alta Montaña, teniendo en cuenta la cantidad de habitantes (unas 16.000 personas) y el aislamiento que ya existe con respecto a los grandes conglomerados de personas. Además, otro de los puntos que se argumentaron para esta apertura, es que al no haber circulación de personas foráneas había menos riesgo de contagio.

El personal de la Guardia Urbana Municipal (GUM) controló hoy el tránsito de vehículos sobre la avenida Las Heras, lo mismo que la gente de Tránsito. En la localidad se debe tener en cuenta que los vecinos deben salir a comprar los días que le correspondan según la terminación del DNI, ya que eso es un decreto que rige para todo el territorio provincial.

Mario Lucero, delegado municipal en Uspallata, consideró que la jornada "se está desarrollando con normalidad". Y agregó: "Podemos decir que Uspallata está encapsulado, porque toda la gente que hay en la calle es la que vive acá. Tanto los comerciantes como los vecinos han acatado bien todas las disposiciones y los comerciantes están con expectativas por esta flexibilización de la cuarentena".

Varios comerciantes mostraron satisfacción por la medida. Miguel Ávila, peluquero, expresó que es un alivio que pueda volver a atender al público: "Yo vivo de esto y es mi único ingreso, así que esta flexibilización es muy buena para nosotros", afirmó. 

Lo mismo ocurrió con Eliana Cavallaro, la propietaria de una tienda de ropa que se encuentra sobre la Avenida Las Heras, la calle principal. "Estamos muy conformes. Estamos atendiendo de a uno por vez, todos tienen que ingresar con tapabocas, tenemos alcohol en gel para los clientes y les pedimos los documentos", señaló.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?