Las crueles amenazas de los rugbiers tras la brutal agresión

Las crueles amenazas de los rugbiers tras la brutal agresión

La Justicia investiga a los mellizos que le dieron una paliza a Felipe Di Francesco el domingo pasado. Al joven le rompieron los dientes y todavía no recupera la visión en uno de sus ojos.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

El domingo pasado, Felipe Di Francesco, de 23 años, fue hasta la comisaria en horas de la madrugada para denunciar una brutal paliza por parte de los Lucio e Ignacio Cozzi, de 31 años. Con los mellizos tuvo una fuerte discusión en una fiesta clandestina en la playa y lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. 

Luego de la agresión, Di Francesco aseguró en la Justicia que tiene mucho miedo por las represalias y por eso pidió una restricción de acercamiento contra los hermanos Cozzi, que fue aprobada por la jueza subrogante Verónica Inés Vidal.

El expediente indica que Francesco tiene “posible fisura en la nariz, disminución visual en un ojo, encías inflamadas y ennegrecidas y piezas dentales rotas”. Igualmente de a poco se va recuperando, según afirmaron fuentes familiares. 

Infobae habló con el padre del joven, y reveló lo siguiente: “La quebradura del tabique va a sanar, en los dientes se pondrán fundas nuevas, pero es lamentable. Lo del ojo estamos esperando porque la verdad es que todavía no ve con ese ojo. El oculista dijo que tal vez esté todavía todo inflamado así que hay que esperar. Esperemos que todo salga bien”.

La fiesta clandestina se realizó a dos kilómetros del faro de Claromecó, Asistieron aproximadamente unas 500 personas. Felipe junto a su hermano comenzaron a recoger botellas cuando la fiesta estaba llegando a su fin. En ese momento, un grupo de rugbiers de La Plata, pero con domicilio en Tres Arroyos, empezaron a provocarlos tirando basura al suelo. 

Cuando los jóvenes ya se estaban yendo, las seis personas interceptaron a Felipe y lo golpearon. “Dale, ahora juntá toda la basura vos. Quiero que traigas la camioneta y juntes toda la basura, o si no te cagamos a palos”, le habrían dicho al joven de forma amenazante. 

“Me agarraron solo, por la espalda. No se si fue una emboscada o me estaban esperando. Quedé inconsciente y me siguieron pegando en el piso", señaló el joven. Y el padre añadió: "Fue un acto de cobardía. Fueron a buscarlo cuando estaba solo. Le destrozaron la cara”.

Fuente: Infobae

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?