Viajaban de Mendoza a Córdoba y sufrieron un grave accidente en San Juan

Viajaban de Mendoza a Córdoba y sufrieron un grave accidente en San Juan

Una pareja de motoqueros brasileños sufrió un grave accidente a la altura de la localidad sanjuanina de El Encón, cerca del límite con Mendoza. Ambos sufrieron la amputación de una pierna y la mujer se encuentra en coma inducido.

Una pareja de motoqueros brasileños que viajaban desde Mendoza hacia la provincia de Córdoba sufrieron un grave accidente a la altura de la localidad sanjuanina de El Encón, cerca del límite con nuestra provincia, y tuvieron que amputarles una pierna a cada uno.

De acuerdo a lo informado por Diario de Cuyo, Sergio Coifman (46) y su esposa Carla Gómez (42) viajaban en motocicleta hacia Córdoba cuando fueron impactados de frente por un vehículo en el que viajaba una familia sanjuanina. Ambos sufrieron lesiones de gravedad y se recuperan en el hospital Rawson de la vecina provincia, donde tuvieron que amputarles una pierna a cada uno.

Coifman es abogado y Gómez dentista. Tienen dos hijos, de 12 y 9 años. El pasado 7 de febrero partieron desde su Pernambuco natal (en el Nordeste de Brasil) en una gira que tenía como objetivo recorrer los mejores rincones de Argentina y Chile. Los acompañaban unos amigos en otras dos motos.

Lo que se esperaba que fuera una salida divertida se convirtió en una verdadera pesadilla. Los motoqueros estuvieron unos días en Mendoza y se dirigían hacia Córdoba cuando se produjo el accidente a la altura de El Encón. “El otro auto se cruzó de carril, alcanzó a rozar una moto que iba adelante y que por suerte no cayó, pero atrás venían ellos y los agarró de lleno”, explicó Eduardo, otro de los participantes de la expedición.

El accidente se registró el jueves a la mañana cerca del límite con Mendoza. El automóvil, un Pugeot 208, era conducido por Héctor Bonilla (26), y lo acompañaban su mujer y su hijo de dos años, con quienes regresaba de San Luis.

Familiares de la pareja accidentada están viajando hacia San Juan para acompañarlos en el duro momento que les toca vivir. Coifman ayer estaba lúcido, podía hablar y hasta comer por sus medios, pero su esposa seguía en coma inducido.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?