Caballos recuperados: de sufridos carreteleros a adoptados para descansar

Caballos recuperados: de sufridos carreteleros a adoptados para descansar

Tomás es un joven que se inscribió en el Registro Único de Adoptantes Equinos y ahora se hará cargo de los equinos, Pamperito y Gringo, quienes se mudarán a una finca de Santa Rosa. El programa de Sustitución de los Vehículos de Tracción Animal ya ha reemplazado a 31 carretelas por motocargas para que los recuperadores urbanos puedan seguir trabajando. 

Después de “trabajar” como carreteleros, Pamperito y Gringo tienen nueva familia y se mudarán a una finca de Santa Rosa. “Me enteré que en Godoy Cruz estaban sacando caballos de la calle y me pareció una buena idea. Yo tenía el lugar para tenerlos y decidí adoptarlos”. De esta manera, Tomás Milordo, relata cómo llegó hasta estos animales a los que de ahora en más les brindará afecto, cuidados, y mucho espacio para correr y descansar. 

Para que los equinos dejaran las calles, los recuperadores urbanos debieron pasar por un proceso de capacitación que se extendió por dos meses. Como parte de un programa de reconversión laboral que se desarrolla en la zona de El Pozo, la comuna de Godoy Cruz sigue sustituyendo caballos por motocargas. 

Tomás se inscribió en el Registro Único de Adoptantes de Equinos, perteneciente al programa de Sustitución de los Vehículos de Tracción Animal con el objetivo de brindarle bienestar y recuperación a los cansados caballos. 

El proceso para adoptar es encabezado por un equipo municipal interdisciplinario que entrevista a los interesados, los registra y evalúa su aptitud para satisfacer las necesidades de los animales.

.

La Municipalidad desarrolla el programa de Sustitución de Vehículos de Tracción Animal, que busca dar una respuesta integral a la vulnerabilidad social que padecen las familias carreras del departamento y sumará cerca de 40 familias antes de fin de año. Hasta el momento ya suman 31 las carretelas sustituidas por vehículos.

Esta tarea de adopción de los animales incluye instancias de enlace e intercambio de experiencias entre la familia que sustituye el animal y la que lo adopta, para de esta manera construir nuevos vínculos sociales basados en la confianza y en la empatía.

Auditoría por tres

Las adopciones cuentan con una triple auditoría. En primer lugar, por parte de la autoridad municipal. En segundo instancia, por parte de las organizaciones de la sociedad civil defensoras de los derechos de los animales tal como Fundación APCM. Y en una tercera etapa, por parte de la Red Internacional AcerTaS!

¿Querés recibir notificaciones de alertas?