Condenan a más de 40 años de prisión a los dos curas por los abusos sexuales cometidos en el Próvolo

Condenan a más de 40 años de prisión a los dos curas por los abusos sexuales cometidos en el Próvolo

El Tribunal Penal Colegiado impuso penas durísimas contra los sacerdotes. Es la primera vez que hay una condena de la justicia ordinaria contra los líderes de un sector de la iglesia católica. El exjardinero Armando Gómez fue condenado a 18 años de prisión.

Redacción MDZ Online

Los sacerdotes Nicola Corradi y Horacio Corbacho fueron condenados a 42 y 45 años de prisión respectivamente por los abusos sexuales cometidos en el Instituto Próvolo, la escuela para niños y adolescentes hipoacúsicos que funcionaba en Luján y dependía de esa orden de la iglesia católica. El exjardinero de la institución, Armando Gómez, fue condenado a 18 años de prisión.

La sentencia dictada por el Tribunal Penal Colegiado N°2 es histórica y tiene trascendencia mundial. Es que es la primera vez que la justicia ordinaria condena a protagonistas de esa institución y reconoce que había un perverso sistema que permitía los abusos.

El tribunal consideró como agravante el hecho de que los dos condenados eran sacerdotes y tenían a su cargo la guarda de los niños abusados. La condena de 45 años marca un precedente y coincide con lo que había pedido la Fiscalía en su alegato de cierre.

Corbacho estaba imputado en 16 hechos, por lo cual recibió la condena más dura de todas: 45 años de prisión y el mismo tiempo de inhabilitación. Corradi, por su parte, fue condenado a 42 años de prisión por los 5 hechos que pudieron probarle. Actualmente está con prisión domiciliaria por su avanzada edad y sus problemas de salud.

 

Es la segunda sentencia condenatoria que ocurre desde que se destapó el escándalo de abusos en el Instituto Próvolo. En un juicio abreviado ya había sido sentenciado a 10 años de prisión Jorge Bodón, un monaguillo que también trabajaba en el lugar y fue hallado culpable de 11 abusos.

Los dos sacerdotes estaban acusados por 25 hechos. Abuso sexual con acceso carnal agravado por ser encargado de la guarda de las víctimas, abuso sexual gravemente ultrajante, corrupción de menores y facilitación del abuso sexual son algunos de los cargos por los que fueron condenados.

La causa se inició en 2016, luego de que en la Legislatura provincial un grupo de víctimas se animara a hacer público el padecimiento que sufrían. La senadora Daniela García y la vicegobernadora Laura Montero motorizaron las denuncias formales en la justicia y ahora, tres años más tarde, finalmente hubo sentencia.

Un caso con historia

Pero la historia de los abusos en el Próvolo no es nueva. Por eso la trascendencia de lo ocurrido en Mendoza. En Italia, de donde es originaria la orden, hubo un grupo de víctimas que se reunió y denunció los abusos que sufrieron entre 1959 y 1980 en la ciudad de Verona.

Sin embargo no hubo avances. Algo similar ocurrió en Mendoza en 2008 y también había denuncias en La Plata. Pero solo prosperaron las denuncias realizadas desde 2016 en la Provincia.

Los condenados

Nicola Bruno Corradi Soliman (83) es Italiano y nació en Verona. Fue denunciado en otros sitios, como en Italia y La Plata, pero fue trasladado sistemáticamente para ocultar sus abusos.

Horacio Hugo Corbacho Blanck  tiene 59 años y nacióen  Buenos Aires. Hasta hoy está detenido en la cárcel de Boulogne Sur Mer y no perdió el estado clerical.

Armando Ramón Gómez Bravo es mendocino, tiene 49 años y era empleado del Próvolo. La defensa intentó que sea declarado inimputable, pero no lo logró. También está detenido en Boulogne Sur Mer.

Tras el escándalo, el Instituto Próvolo fue cerrado. El edificio ahora es la sede de la Municipalidad de Luján y los alumnos fueron derivados a otras instituciones. 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?