Y hubo Yoga por los caminos del vino... pero en clave amorosa

Y hubo Yoga por los caminos del vino... pero en clave amorosa

Febrero fue el mes de los enamorados, y el programa que combina yoga y vino propuso celebrar con la pareja buscando bienestar, unión y conexión, entre viñedos y barricas. ¡Mirá las fotos!

La cita fue en los jardines de bodega Dante Robino, en Luján de Cuyo. En un ambiente extraordinario al atardecer, con vistas a la montaña, que incluyó una recepción con ice tea saborizado; la clase de yoga integral en pareja y una degustación de vinos y espumantes de la casa, fue acompañada por una delicada propuesta gastronómica y la exquisita música del violinista Ccesco.

El yoga en pareja ayuda a relajarse, reconectarse y refuerza la relación emocional, física y espiritualmente. En esta ocasión se aprovecharon los beneficios regulares de la práctica provocando además la posibilidad de compartir, potenciar la creatividad, profundizar la confianza, el conocimiento mutuo y la comunicación entre quienes lo realizaron.

Con sonidos sutiles, la velada fue una particular y creativa forma de celebrar el amor, en pareja o con amigos.

La profesora de Yoga y sonido Claudina Teruel, guió la clase en dupla. Para dar la bienvenida, Franccesco (Ccesco) Delgado interpretó con su violín música para comenzar a elevar el espíritu.

"Me voy renovada y habiendo experimentado algo nuevo y diferente en pareja. La pasamos muy bien, y de hecho tuvimos hasta una conexión desde lo emotivo en el transcurso de los ejercicios. Fue algo muy enriquecedor", contó a MDZ Sociales una lectora que vivió la clase. 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?