Una elección que define algo más que el próximo gobernador

Los intendentes que van a la reelección se juegan no sólo la continuidad en sus comunas: cómo les vaya dará una medida de a qué podrían aspirar en futuras elecciones. La confianza de Suarez en los caciques del área metropolitana y los detalles de la sociedad electoral entre Fernández Sagasti y Emir Félix, el hombre fuerte del peronismo en el sur.

Avatar del Juan Carlos Albornoz

juan carlos albornoz

Orozco y Suarez, abrazados, este viernes en el acto de cierre de campaña.

Prensa Las Heras

El comicio de este domingo definirá, además del próximo gobernador de Mendoza, liderazgos partidarios. Y ofrecerá incluso algunas pistas sobre el futuro de varias figuras políticas.

Por el lado del oficialismo, es un hecho que el candidato a gobernador, Rodolfo Suarez, se apoya en la tracción de los intendentes radicales de la zona metropolitana que van por la reelección, más Omar de Marchi, en quien confía para añadir los votos de Luján.

Que estos intendentes y el sucesor de De Marchi ganen la elección ayudaría a Suarez, porque el corte de boletas es poco más que una especulación teórica en Mendoza. Por eso el escenario electoral en los seis departamentos del área metropolitana, más San Rafael y San Martín, fue medido minuciosamente hasta el fin de semana pasado.

Alfredo Cornejo lució relajado el viernes, después de esa maratón de sondeos.

Pero desde este lunes, los intendentes exitosos, no solo los radicales, empezarán a pensar en su futuro político personal. Ese futuro estará condicionado por la enmienda constitucional que limita los mandatos de los jefes comunales: muchos de ellos que no tendrán otra oportunidad en sus comunas en 2023

Los votos que saquen y el aporte al resultado general de cada uno podrían brindar señales de lo que pueden soñar o anhelar para ese porvenir incierto.

El asunto también merece atención en el PJ. El intendente de San Rafael, Emir Félix; es el socio principal de la candidata a gobernadora, Anabel Fernández Sagasti, que tiene fuerza en Gran Mendoza pero depende de su aliado en el sur.

Félix aspira a otra victoria holgada en San Rafael, y quizás en buena parte del sur, a pesar de que personalmente no compite: fue reelegido como intendente el 1 de setiembre pasado, por amplio margen.

El intendente sureño ha prometido no relajarse el domingo. Es lógico: más allá de apuntalar a Fernández Sagasti, se juega en las urnas su porción de liderazgo dentro del PJ.    

Félix ya piensa en su futuro y por lo pronto busca posicionarse dentro del incipiente “albertismo” nacional. Los vínculos con Alberto Fernández, dicen, se extienden a la época en que el candidato presidencial de Todos era jefe de gabinete de Néstor Kirchner y formó con el cobismo la Concertación, a la que adhirió en su momento el hermano del intendente sanrafaelino, Omar Félix.

El grupo de los intendentes del PJ ofrece hoy una postal que contrasta victorias y fracasos. El jefe comunal de San Martín, Jorge Gimenez, quien fue derrotado en las elecciones de su departamento, el martes no dio el presente en la visita de Alberto Fernández a Mendoza.

Los hermanos Bermejo, por su lado, perdieron con La Cámpora en las PASO de junio para la gobernación y están concentrados en que el heredero, Matías Stevanato, se imponga como candidato a intendente de Maipú.

Stevanato se ilusiona con integrar el bloque de peronistas "sub 40" de todo el país que se acomodarán bajo el halo de Alberto Fernández, para quien asoma con óptima claridad la victoria nacional. Pero antes deberá, por lo menos superar la prueba de fuego de las urnas departamentales este domingo.

Completan este cuadro los otros intendentes peronistas exitosos y hasta ahora inexpugnables: Martín Aveiro, de Tunuyán; y Roberto Righi, de Lavalle.

En definitiva, al margen de la pelea por la gobernación, los resultados electorales en cada uno de los departamentos brindarán datos válidos para empezar a vislumbrar un futuro no tan lejano.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?