La compleja fórmula de un economista para que Macri sea reelecto

Nicolás Salvatore se mostró muy crítico del gobierno por no haber salido a frenar la crecida del dólar la semana pasada, dejando que toque el techo de 61 pesos. Aseguró que la última esperanza de Mauricio Macri para ganar en octubre radica en bajar el precio de la moneda estadounidense al orden de los $50. Si logra eso, enumeró los factores que deberían darse para poder revertir el resultado de las PASO.

mdz política

macri tiene pocas posibilidades de ser reelecto.

"La mala praxis del Banco Central dejó disparar el dólar". Esas y otras frases utilizó el economista Nicolás Salvatore en MDZ Radio para criticar con dureza la floja reacción del Central para controlar el precio del dólar después de las PASO y afirmó que todavía no entiende en qué estaban pensando cuando dejaron que eso suceda. Pero más allá de eso, el profesor e investigador de la UBA -de marcada tendencia antikirchnerista- se mostró esperanzado de un repunte para poder dar vuelta el resultado de las elecciones primarias.

Antes que nada dijo que "es absolutamente inadmisible que el Banco Central haya dejado escapar el tipo de cambio". En este sentido, afirmó que la institución cuenta con 20 mil millones de dólares de reservas netas y un swap con china por 22 mil millones de dólares, pero pese a ello  "lo corrieron con nada, 100 o 200 palos (millones de dólares) por día". "Qué carajo están haciendo estos pibes no se entiende. Una hipótesis es que el FMI no lo deje gastar reservas. Pero acabamos de dinamitar el acuerdo con el fondo en el frente fiscal con la decisión del presidente de sacar el IVA, etc", señaló.

A la hora de buscar explicaciones, manifestó que puede haber incidido el pedido de Alberto Fernández de no gastar las reservas del Central, pero dijo que es inentendible que le hayan hecho caso. "¿Cómo no te vas a gastar las reservas cuando tu gobierno está en riesgo? Tengo una severa crítica para la gestión del Central formado por chicos de 50 años que no tienen una sola corrida sobre el lomo. Es un puesto importante y hay economista con más experiencia que pasaron cientos de éstas y las manejaron de taco", agregó.

Pero más allá de eso, también le abrió a una segunda posibilidad un tanto maquiavélica.  "Quiero creer que entre hoy y mañana van a poner el dólar en una zona de 50 como antes para contener la inflación. Macri dijo que las medidas eran para controlar la inflación. Tal vez dejó el dólar alto para aplicar las medidas y después bajarlo. Esa es la única estrategia que se me ocurre", concluyó.

Si eso llegase a ocurrir, para Salvatore se abre una esperanza para revertir el resultado electoral:

"Si el gobierno esta semana logra poner el dólar en $50, el ajuste de precios va a ser moderado porque los formadores de precios esperan un par de semanas para fijar. (algunos si y otros no). Eso significará que repunta el crecimiento en salarios reales, mayor estabilidad, y la inflación solo da un salto para volver a bajar. si se da ese camino virtuoso, puede jugar a favor del Gobierno", manifestó.

Y allí, hizo uso de la calculadora para explicar de dónde saldrían los votos que Macri necesita para imponerse ante un Fernández que obtuvo el 47% de los votos en las primarias.

"Son supuestos optimistas pero razonables de cómo se van a distribuir los votos. Los sufragios de Lavagna se quedan el 70% con Lavagna. El 20% de sus votantes se va con Macri y el 10% con Fernández. A eso sumamos los votos de los ciudadanos que no fueron a votar el 11 de agosto. Suponemos que todos los kirchneristas fueron y que los ausentes fueron macristas que ahora van a las urnas. Ya tenés 4.4 millones de votos", expresó y sumó los votos en blanco, parte de los votos de Espert e incluso -lo más optimista- que el 2,1% de los indecisos que votaron por Fernández se den vuelta y voten a Macri. "Si eso pasa habría balotaje", esgrimió.

En cambio, aclaró que "si el dólar no se estabiliza, hay inflación, caen los salarios reales y eso le juega en contra al Gobierno. "Si eso pasa el señor Alberto Fernández es presidente", concluyó.

El nuevo ministro de Hacienda

En términos amistosos, Salvatore aseguró que Hernán Lacunza piensa igual que Nicolás Dujovne y que el exministro solo fue "un fusible". "El presidente hizo bien en cambiar pero cambió uno por otro igual.  Lo importante es que el presidente haya tomado nota de que perdió las elecciones. El cambio de Nico (Dujovne) por Hernán (Lacunza) es cosmético. Piensan igual. Son amigos. Son amigos míos", concluyó.

Por último, no escatimó en elogios para el ministro saliente. "Nico Dujovne" fue un ministro brillante. Lo que tenía que hacer no era para ganar amigos: fue un ajuste fiscal. Hizo un trabajo de orfebre y estaba llevando el déficit fiscal de 5 puntos del PBI a un punto y lo hizo con cinco trimestres de crecimiento.  Macri estaba contento pero Dujovne estaba en contra de estas medidas 'populistas'. Yo estoy de acuerdo con las medidas pero no con el momento. Deberían haberlas tomado hace seis meses", finalizó.

El argumento que usó para justificar esto último es que el gobierno medía sus pasos en base a encuestas que demostraban un acompañamiento que en realidad no existía.

"Las medidas no llegaron a impactar en agosto. Iban a impactar en octubre o noviembre. El problema es que las principales encuestadoras le pifiaron por 15 puntos y el gobierno se iba guiando por el termómetro y veía una realidad paralela. Si no, hubiese tomado otras medidas", remarcó.

Escuchá la entrevista completa

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?