Perlitas "radichetas" de la convención en Parque Norte

Perlitas "radichetas" de la convención en Parque Norte

El juego de la silla de Cornejo, el bolso negro que recogió aplausos, un abrazo en código secreto y los abucheadores seriales. Todos los detalles de una cumbre que lo único glamoroso que pudo presumir fue la presencia de Luis Brandoni. La nota destacada pasó casi desapercibida entre tanto discurso: paridad de género en la Carta Orgánica Nacional.

La convención radical suele ser escenario de grandes debates políticos. Sin embargo, en esta oportunidad la cocina previa convirtió el encuentro prácticamente en una puesta en escena para ratificar la pertenencia a Cambiemos pero dejando claras las diferencias que existen con el PRO y reclamando mayor participación en la toma de decisiones. Pero más allá de la discusión sobre la amplitud del frente, la cumbre dejó algunas postales que no pasaron desapercibidas.

La noticia que se perdió en discursos

Casi pasa desapercibido un hecho histórico para el radicalismo. Entre discursos sobre la pertenencia a Cambiemos, se propuso una moción para aprobar la incorporación de la paridad de género en la Carta Orgánica Nacional de la UCR. La moción se aprobó por aclamación.

Un saludo curioso

Por ejemplo, en medio de la tensión entre las distintas posturas hubo un abrazo que llamó la atención. Néstor Majul, funcionario de confianza de Alfredo Cornejo, se saludó efusivamente con Ricardito Alfonsín, uno de los radicales más críticos de Cambiemos. Incluso, fuer artífice de una reunión entre Cornejo y Alfonsín en la previa de la convención que habría servido para pulir diferencias. 

El juego de la silla

Aunque jugaba de visitante en Buenos Aires, a Cornejo se lo veía como desenvolverse como anfitrión. Por eso, llamó la atención que a la hora de dar inicio a la convención, no tenía claro dónde sentarse. Como jugando al juego de la silla, el mandatario se movía de lugar en lugar, sentándose para tener que levantarse para no incomodar a quién tenía sus pertenencias en la silla elegida por el mandatario. Finalmente, vio un lugar vacío frente al escenario, sacó una campera que había a modo de reserva y se instaló allí.

Insultos radicales

Si bien hubo algunos cruces verbales por distintas posiciones respecto al frente Cambiemos y su ratificación, el clima no fue hostil como en 2015. Salvo quizás por un puñado de radicales anti-PRO que con megáfono en mano se encargaron de escrachar a cada dirigente que llegaba a Parque Norte.

El corto misterio del bolso negro

El sobresalto de la jornada se convirtió en buena noticia en cuestión de segundos. Apenas comenzados los discursos el presidente de la convención Jorge Sappia tuvo que hacer un pedido incómodo. "Si alguien ha visto un bolso negro que avise porque ha desaparecido el bolso de una convencional", pronunció. Afortunadamente, no hubo mucho tiempo para las miradas de desconfianza. En cuestión de segundos Sappia volvió a hacer uso de la palabra para traer tranquilidad. "Apareció el bolso de la convencional", señaló y despertó algunos aplausos.

Stand up radical

La cuota de ironía y humor ácido lo aporto una convencional Lucía Alberti. Ella subió al escenario y abrió un paraguas. "Es para cubrirme de la lluvia de inversiones que traía el macrismo", explicó antes de argumentar su postura rupturista frente a la continuidad de Cambiemos.

El paraguas que sorprendió a todos.

¿Alfombra roja?

Por último, no se trató de una convención con mucho glamour. La austeridad que pregona Cornejo para la provincia parece replicarse en el partido que comanda. Varias horas de convención fueron sobrellevadas apenas con algún refrigerio para recargar la energía mínima para continuar. En medio de ese marco, se podría decir que el único destello glamoroso fue la presencia del actor más radical de la escena argentina: Luis Brandoni. Con sus lentes característicos, enfrentó las cámaras de los medios y volvió a mostrar su perfil más político.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?