Moneta, el emblema de lo peor de "Argentina en Mendoza"

El banquero Raúl Moneta fue un emblema de la debacle política y económica de la Provincia. 

Redacción MDZ

Raúl Moneta, un emblema de los '90.

Raúl Moneta era conocido como banquero, pero para Mendoza fue mucho más que eso: intervino en la vida pública y política de la provincia, fue un símbolo de la debacle económica y también de la frivolidad. En pocos meses pasó de ser un personaje deseado por la dirigencia, a un monje negro que oscurecía a cualquier persona con la que se relacioanra.

La aparición de Moneta en el escenario político mendocino se dio con el proceso de privatización de los bancos provinciales; el Mendoza y el de Previsión Social. En pleno menemismo, la Provincia se sumó a esa tendencia privatizadora y quien quedó como bandera del banco privatizado fue Moneta, quien estaba a cargo de una entidad bancaria de bajo poder como era el República. El grupo que se hizo cargo del Banco Mendoza lo integraban también empresarios locales como Jacques Matas, Daniel Vila, Héctor López y Ernesto Pérez Cuesta, que se nuclearon en Magna Inversora.

Moneta fue una figura de alto perfil público en esa época, auspiciando eventos públicos como la Fiesta de la Vendimia, y “Argentina en Mendoza”, el mascarón de proa construido por él para legitimar su imagen a nivel popular. A ello le sumó una estrategia de medios que se ejecutó con la compra de medios y campañas “sucias” que tuvieron un alto impacto en la política local.

El banco privatizado tuvo un recorrido corto, pues en 1998 comenzaron los problemas que derivaron en el vaciamiento y el cierre de la entidad, dejando a la Provincia en una situación de extrema vulnerabilidad. En el medio hubo sospechas sobre el manejo del banco para vaciarlo, como el otorgamiento de créditos voluminosos a “amigos”, el uso del sello de la entidad para captar recursos y desviarlos y otras maniobras.

Con el vaciamiento y la quiebra del Banco Mendoza, la Provincia quedó con una enorme deuda de la que aún quedan secuelas. Hubo investigaciones judiciales que fueron consumidas por el tiempo y prescribieron. Y también comisiones investigadoras que sirvieron como diagnóstico. Esa investigación determinó, por ejemplo, que se había hecho un uso “carterizado” del banco, con direccionamiento de beneficios a los amigos. Gustavo Gutiérrez y Elisa Carrió iniciaron una investigación que se tuvo ramificaciones internacionales por la intervención del Citibank y otras sociedades. 

Más de dos décadas después, ahora Mendoza vuelve a debatir si es necesario tener un banco provincial.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?