Fernández Sagasti propone crear clínicas de rehabilitación para adictos

Fernández Sagasti propone crear clínicas de rehabilitación para adictos

La precandidata a gobernadora por Unidad Ciudadana quiere que de esta manera se complemente el tratamiento ambulatorio que se brinda en los centros preventivos asistenciales de la provincia.

La precandidata a gobernadora por Unidad Ciudadana, Anabel Fernández Sagasti, propuso hoy la creación de clínicas de rehabilitación, especializadas en el tratamiento del consumo de drogas y alcohol, para "trabajar más en la prevención y atención integral de estas problemáticas", complementando los centros preventivos asistenciales que actualmente brindan asistencia ambulatoria.

El objetivo perseguido es brindar un enfoque interdisciplinario, no solo a los pacientes sino también asistiendo en la dinámica familiar y social para asegurar el cumplimiento del tratamiento específico de la adicción.

De acuerdo a lo proyectado por la precandidata a gobernadora, estas clínicas contarán con internación y se ubicarían en cuatro zonas de la provincia: rea Metropolitana, Sur, Este y Valle de Uco).

El modo de funcionamiento será de gestión de salud pública en articulación con instituciones privadas, donde la provincia facilitaría terrenos o instalaciones y brindaría incentivos fiscales, asegurando la contratación de personal local y cupo de tratamientos gratuitos.

Por su parte, las entidades privadas aportarán método de abordaje, tratamiento, y experiencia.

Además, se buscará fortalecer los centros preventivos asistenciales en adicciones (actualmente existen 9 en toda la provincia: tres en el sur, uno en el Valle de Uco, uno en zona Este y cuatro en el Gran Mendoza). Estas instituciones brindan un tratamiento multidisciplinario ambulatorio, mientras que las clínicas brindarían un tratamiento integral con internación.

Estadísticas

En Mendoza existen altos índices de alcoholismo y consumo de drogas. Según un informe de la Sedronar de 2017, el consumo de alcohol en jóvenes de 12 a 17 años en 2010 era del 42% y en 2017 llegó al 60% en Nación, y en Mendoza a 58,9%. En relación al tabaco, en 2010 estuvo cerca del 15% y en 2017, del 19%; en tanto en Mendoza subió a 24,9%, mientras que en sustancias psicoactivas como la marihuana el consumo tuvo un crecimiento del 151% en el mismo período.

La franja que más preocupa a los especialistas es la de jóvenes de entre 12 y 17 años. Esto se debe a la alta plasticidad del cerebro en esta etapa, en la que las drogas causan más impacto, generando potencialmente mayor daño.

La gravedad de la problemática reside además en el policonsumo. Los jóvenes además de marihuana, consumen alcohol y lo suelen mezclar con otras sustancias. Se calcula que 6 de cada 10 adoptan esta práctica con frecuencia. Mendoza es, de hecho, la provincia que presenta la tasa más alta de consumo combinado de psicofármacos y alcohol.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?