Fernández propuso debatir "concentración" de la economía y reivindicó a Grabois

"La demonización de Grabois (referente de la organización CTEP) es muy injusta, porque es muy genuino", dijo el candidato del Frente de Todos.

Redacción MDZ

Alberto Fernandez

Pachy Reynoso/MDZ

El candidato presidencial del Frente de Todos (FdT), Alberto Fernández, propuso debatir "la mucha concentración que hay en sectores de la producción y la comercialización", al tiempo que reivindicó al dirigente Juan Grabois, pero reiteró su pedido a las organizaciones sociales para que "no estén en las calles ni entren a shoppings, countries o hipermercados".

Además, destacó que habló con el embajador de Estados Unidos, Edward Prado, con quien acordó reunirse en breve, y dijo que ese país "está mirando más allá del 10 de diciembre".

En una entrevista con C5N, el candidato peronista destacó además los resultados de su gira por España y Portugal ("fueron muy valiosos los dos encuentros", dijo) y ratificó que seguirá viajando al exterior, por ejemplo a México, Bolivia y Perú, para reunirse con los mandatarios de esas naciones y reconstruir la "unidad" latinoamericana.

Fernández insistió con que si gana la Presidencia propondrá un "acuerdo de 180 días" entre gobierno, empresarios y sindicatos para afrontar la crisis económica y afirmó que sintió que habla "el mismo idioma" que el jefe de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo.

"La demonización de Grabois (referente de la organización CTEP) es muy injusta, porque es muy genuino; no estoy de acuerdo con todo lo que él piensa, como la reforma agraria" pero "es un hombre genuino con la pobreza, no trabaja con los pobres para sacarse fotos. Ha dedicado su vida a trabajar por los pobres", enfatizó sobre el dirigente social.

Añadió que "lo han puesto en un lugar demoníaco; tiene ideas que uno no comparte pero no es un invento, uno lo puede ver". En este punto sostuvo que "durante años cuestionaron la existencia de un discurso único, y ahora, cuando no quiero que haya un discurso único, es un problema que cada uno piense como piensa. Hay que debatir todos los temas, incluso la reforma agraria, que no tiene nada que ver con lo que plantea Grabois".

Por otra parte, Fernández cuestionó la "idea de dolarización que hay en la cabeza de los formadores de precios y por eso propuse la desdolarización de las tarifas, que es un costo enorme para el que produce".

En ese marco, aludió a "la concentración del mercado alimentario" y aseveró que "es un tema que tenemos que ver". Dijo que "hay mucha concentración en sectores de la producción y la comercialización. Por ejemplo el 40% de la comercialización está en manos de hipermercados que marcan los precios".

Sin embargo, admitió que "nadie irrumpió con tanquetas para esta situación pues el Estado permitió que el mercado se conforme de este modo y surjan las posiciones dominantes. Hay mil herramientas que no usa el Estado, que debe actuar cuando se desequilibra la balanza".

"La libertad de los mercados no existe nunca y el Estado debe ser árbitro cuando se descompensa la balanza y promover la inversión; no importar, como este gobierno. Hay que generar competencia interna y favorecer la instalación de esa competencia", remarcó.

También reiteró su pedido de mesura de las organizaciones sociales que protestan en las calles ante "el riesgo de que uno enloquezca, le pegue un palazo a otro y todo termine peor; ayer casi pasó (en la avenida 9 de Julio). Cuando se desata eso no sabemos donde termina".

"Todos estamos al tanto de que los problemas existen, pero estar en la calle es un riesgo; no asumamos ese riesgo, porque cuando aparece una victima todos los padecemos, y no todos piensan como nosotros en el 2003, acerca de no reprimir", alertó Fernández.

"No me parece buena idea estar en las calles, meterse en un shopping, en un country, en un hirpermercado", señaló, pero aclaró que "la pobreza y el hambre vuelven a ser un problema en la Argentina. Hay gente con hambre y la gente sale a la calle a llamar la atención a un sistema que no les presta atención".

Tras afirmar que "no soy cogobierno ni me consultaron sobre las medidas que se adoptaron", aseveró que "a esta altura hay pura incapacidad; hubo una lógica que condujo a este desastre pero ahora veo pura incapacidad".

También resaltó el encuentro, en Tucumán, con la UIA y la CGT. "Hablamos el mismo idioma, el mismo diagnóstico: vamos a recibir una crisis muy grande, una economía deteriorada, un país diezmado. Todos tendremos que hacer un aporte y lo mejor es consensuarlo", afirmó.

"Se lo dije a Acevedo (UIA): 'Miguel, esto es lo que siempre creímos que había que hacer y si no lo hacemos es culpa nuestra'". Resaltó que el sindicalista camionero Hugo Moyano "es una pieza central" en el esquema que tiene pensado, que incluye "un acuerdo de precios y salarios para una estabilidad mínima de 180 días, y luego manejar con cuidado, como con un auto que vuelve andar después de que se queda en la ruta".

Volvió a atacar al presidente Mauricio Macri por "su incapacidad para dar respuesta a las necesidades" y dijo: "Todo esto es causa de Macri y todo el mundo lo ha entendido, los inversores, el campo, los fondos de inversión, pero a Macri le cuesta entenderlo".

Fernández reiteró que va a cumplir los compromisos con el FMI pero "el Fondo tiene que asumir la responsabilidad de lo que está pasando".

E insistió con sus cuestionamientos a un sector de la justicia. Puso como ejemplo el caso del pleito del Correo Argentino S.A y afirmó: "Lo que está pasando con las causas estas nos obliga a plantear lo que pasa en la justicia; se enojan conmigo pero ahí está la prueba".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?