El panorama para Cornejo en su "despedida" legislativa

El gobernador dará mañana su último discurso de apertura de sesiones ordinarias y deberá hacerlo en un momento complejo por la crisis económica. Ante ese desafío, la "revolución de lo sencillo", o sea, el mejoramiento de la gestión provincial, puede ser su mejor refugio. Más si el balance definitivo tiene una obligación extra: pedir que dentro de poco más de un mes los mendocinos voten al sucesor que ha elegido. 

juan carlos alb0rnoz

Alfredo Cornejo dará mañana su último discurso ante la asamblea legislativa.

Hace un año, el gobernador Alfredo Cornejo contaba orgulloso ante la Asamblea Legislativa que había bajado la pobreza en Mendoza. "Se ha reducido en 9 puntos porcentuales, pasando del 35 al 26 por ciento en el periodo que nos ha tocado administrar", señaló en aquella oportunidad.

Pero en marzo de este año, los números del Indec reflejaron que la tendencia se había revertido en todo el país en el segundo semestre del año pasado. Mendoza no fue la excepción: la pobreza saltó del 26,4 al 30,7 por ciento, 4,3 puntos más que el mismo periodo del año anterior.

El ejemplo muestra con claridad los límites que le impondrá a Cornejo la crisis económica a la hora de dar su último discurso de apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura. 

No le hacen un aporte en la coyuntura los datos macro y su alineamiento político con Mauricio Macri, quien proponía avanzar hacia la "pobreza cero" en 2015 y tuvo mejoras en esta problemática al comienzo de su gestión, pero retrocedió luego en los números al preciso punto de partida.

Ese retroceso en materia de pobreza complica a Cornejo en un momento especial: mañana será su último mensaje como gobernador en la Legislatura.

Así las cosas, probablemente sea un buen momento para volver más que nunca sobre el concepto de la "revolución de lo sencillo", el lema que lanzó en 2017 en este mismo escenario.

"Y lo sencillo son cosas que nos llenan de orgullo, como recuperar la provisión normal de insumos hospitalarios y juntar a los docentes con los alumnos en el aula", decía aquella vez Cornejo ante el micrófono. Hablaba de logros que podrían considerarse menores para una administración, pero que se tornaban "revolucionarios" en el contexto de la provincia.

La situación general y hasta la propia mirada crítica que tiene el Gobierno mendocino hoy sobre el desempeño de la Casa Rosada sugieren que esa sencillez es el mejor camino. Sucede que Cornejo ya hizo su balance sobre Macri y, si bien no lo esconde, no conviene tampoco exhibirlo en un discurso.

El aliado crítico ya parece haber dictado sentencia: "Los primeros tres años fueron demasiado laxos para el Gobierno Nacional, las medidas las empezaron a tomar en este último año y tarde", declaró semanas atrás la ministra de Hacienda provincial, Paula Allasino.

En el ámbito del Poder Ejecutivo, hay enojo por los aprietos que le ha generado la gestión nacional. Palabras más o menos, los funcionarios de Cornejo creen que el desmanejo de la economía complicó el cierre de una gobernación que hizo bien las cosas. Y que podría estar cosechando mejores frutos.

Ese contexto es una invitación para que Cornejo detalle este miércoles todas las medidas sencillas de su gestión.

A la hora de hablar de logros recientes, a pesar del contexto, podría referirse Cornejo al acuerdo paritario con los docentes. Nunca había arreglado con el SUTE hasta fines del año pasado, por el ítem aula, otro elemento de presencia segura en su discurso.

La actualización salarial automática de acuerdo con los índices de inflación no sólo facilitó la relación con el SUTE, sino con los empleados estatales en general. Cornejo seguramente tampoco dejará pasar la oportunidad de referirse al inicio de los ingresos por concurso al Estado y al sostenimiento de la obra pública, que está cada vez más comprometida por la baja de la recaudación.

Por otro lado, la suspensión de los pedidos de endeudamiento, que fueron fuertes en los primeros dos años, podría permitir que el gobernador reciba menos críticas desde la oposición. El congelamiento de tarifas también, forme parte o no esa medida reciente de su último discurso en la Legislatura.

¿Que dirá de Mendotran Cornejo? El nuevo sistema de transporte público generó una grave contrariedad en el inicio del año, pero las correcciones fueron bajando la queja social. Igualmente, es probable que el gobernador se refiera al "logro" de haber licitado un sistema muy complejo cuyo contrato estaba vencido y de haber incorporado (aunque todavía sea una medida a futuro su aplicación) el "ítem eficiencia" en el pago a las empresas del rubro.

No tiene necesidad de ser grandilocuente Cornejo en la Legislatura. Casi no lo fue hasta ahora. Su anuncio más fuerte fue la ley de endurecimiento de prisiones preventivas, en 2016, la cual resultó ser un pilar de su gestión. Después entró en la onda de la revolución de lo sencillo.

El plan de reformas judiciales, así como la prioridad de la seguridad, siempre estuvieron presentes en ese libreto. No así las propuestas más osadas, y después fallidas, como la ampliación de la Corte y la reforma constitucional, que no fueron ejes de sus discursos en la Legislatura.

Lo que diga y lo que no estará marcado esta vez por la necesidad de pedir el voto y la cercanía electoral: dentro de poco más de un mes se hará la PASO para elegir candidatos a gobernador.

Llegará, en consecuencia, con su alianza provincial "Cambia Mendoza" como bandera. Aunque, obligado por las circunstancias, probablemente disimule o ignore su otro emblema electoral: Cambiemos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?