Diputados llamó a un astrónomo para reducir la contaminación lumínica

Desde la Cámara baja provincial analizan la creación de un Programa Provincial de Prevención de este fenómeno para, entre otras cosas, permitir la correcta observación del cielo. Se trata de un proyecto impulsado por el peronismo y para la elaboración del mismo se convocó al especialista en cuerpos celestes, Walter García.

MDZ Redacción

Mendoza de noche vista oeste

ALF PONCE / MDZ

Este martes las comisiones de Ambiente y Recursos Hídricos y de Obras Públicas de Diputados recibieron al astrónomo Walter García para analizar el proyecto de Ley para crear el Programa Provincial de Prevención de Contaminación Lumínica y promoción de Ahorro Energético.

Se trata de un proyecto impulsado por la diputada Patricia Galván (PJ), que busca poner bajo la órbita de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial un programa que permita hacer un uso más eficiente de la energía utilizada para el alumbrado público y la radiación luminosa proveniente de este.

La idea es ordenar los espacios públicos provinciales e invitar a los municipios a que adhieran a la propuesta. "La utilización de luminarias que alumbran en direcciones u horarios innecesarios es una de las causas fundamentales de la existencia de la polución lumínica", explica el cuerpo del proyecto.

La polución lumínica es el aumento del brillo del cielo nocturno producido por la dispersión de la luz artificial en los gases y partículas del aire. Según Galván, "la misma afecta la salud de las personas y a muchas especies animales, y es la que menos se nota o preocupa. Este hecho provoca que casi no exista legislación al respecto, o que la existente sea incompleta”.

Entre otras cosas, la autora de esta iniciativa legislativa propone corregir el malgasto de energía, reducir los efectos perjudiciales en la salud, fomentar el ahorro energético, proteger el medio ambiente, mejorar la convivencia, ayudar a una conducción vehicular más segura reduciendo los deslumbramientos, y optimizar del mismo modo la visibilidad del tráfico aéreo, como también, siendo lo más importante, permitir el trabajo de los observatorios astronómicos. Todo gracias al control de la luz que gastamos.

Una de las consecuencias de la contaminación lumínica es la afectación de la astronomía, “impidiendo la adecuada observación del cielo nocturno hasta el punto de alterar la actividad de ciertos observatorios que, en su momento han sido instalados en zonas alejadas de centros urbanos y/o a grandes alturas en búsqueda de cielos diáfanos huyendo de la polución lumínica, que inexorablemente los alcanzó”. Por este motivo es que fue convocado el astrónomo Walter García.

En la misma línea, el proyecto también contempla el establecimiento de "áreas de observación astronómica", con dos o tres lugares posibles que podrías ser propicios para colocar observatorios. Uno de ellos sería la reserva de Divisadero Largo, a solamente 10 minutos de la ciudad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?