Diez claves para entender el escenario político tras las PASO

Mientras aún persiste la alegría de unos, la tristeza de otros y el desconcierto de la mayoría, en lo que sigue ensayo algunos puntos que nos pueden ayudar a analizar las elecciones PASO del domingo y pensar algo de lo que se viene.

Julio Leonidas Aguirre

Las PASO 2019 en Mendoza

ALF PONCE/MDZ

  1. Las primarias se presentaron como una paradoja: no se eligió nada, pero parece que se definió todo.Esto se debe a que los resultados presentan una tendencia muy difícil de revertir. No obstante, la carrera sigue y el Gobierno seguramente concentrará sus esfuerzos de campaña en: quienes no fueron a votar, los votos en blanco y el 20% de electores que opto por terceras fuerzas.
  2. "Es la economía estúpido". 24 meses de pérdida de salario real medio, inflación de 50 puntos, aumento de la pobreza y un elevado endeudamiento percibido como negocio financiero de pocos a ser pagado por muchos.De los dos “miedos” en juego, la vuelta de Cristina y el ajuste de Macri, ganó el segundo. Eufemísticamente, en tiempos de crisis heladera mata a República.
  3. Posiblemente, la estrategia de polarización pensada para “salvar” a Macri“sacrificó” a Vidal al nacionalizar la elección en la Provincia de Buenos Aires, muy golpeada por la crisis económica.Con la derrotaen Buenos Aires, se derrumban las aspiraciones reeleccionistas de Macri. Kicillof, por su parte, mostró ser un candidato mucho más sólido de lo que muchos anticiparon.
  4. La unidad peronista se corrobora en las urnas nacionales. El Frente Todos creció en 23 de 24 distritos si comparamos los resultados de las PASO 2015 con las del domingo, este crecimiento se asocia -casi linealmente- al debilitamiento de Consenso Federal. La polarización funcionó, pero para aglutinar al electorado identificado con el peronismo. Alberto Fernández se posiciona como el gran armador de esta unidad. Falta ver cómo opera esta unidad a nivel de la dirigencia en las provincias y municipios, Córdoba es clave para analizar lo que viene.
  5. La clase social sigue siendo el mejor predictor del voto en Argentina. La política económica de Macri fue una “fábrica de electores” capitalizables por un peronismo unido por la polarización.
  6. Las encuestas siguen fracasando. Confluyen tres aspectos: (a) la volatilidad del voto (muchos se definen en el cuarto oscuro y votan distinto que en la elección anterior); (b) la imposibilidad de medir los sectores más vulnerables del conurbano vía telefónica y la dificultad y costos de hacerlo por encuestas presenciales y(c) un posible voto "vergonzante" que operó en una dirección distinta a la esperada.

  • Lo que viene:
    1. Se consolida la tendencia bipartidista, pero sin identidades políticas sólidas. El voto bronca parece ser el gran aglutinador de listas y electores. Ayer contra Cristina, hoy contra Macri. La posible salida a esta situación promete el eterno retorno al clivaje peronismo/antiperonismo. La pregunta ineludible es la siguiente: ¿podemos construir organizaciones políticas de y para el siglo XXI a partir de esta antinomia?
    2. La gobernabilidad tensionada por la campaña. La reacción especulativa de los mercados financieros genera incertidumbre y angustia en la sociedad. Los instrumentos para controlar el alza del dólar no han cambiado, sólo lo ha hecho el escenario político. La peligrosa tentación de usar la inestabilidad para afectar la preferencia electoral puede generar un efecto de bola de nieve que agrave la situación. Hay alternativa: construir los acuerdos necesarios para transmitir tranquilidad a la sociedad y calmar las especulaciones, puede generar un shock de confianza con impacto en la ponderación que la sociedad haga de la dirigencia política.La promesa de “acabar con la grieta” puede manifestarse al final de la carrera. El Gobierno tiene la iniciativa.
    3. Los límites de la voluntad.Una vez constituido el próximo gobierno, deberá cambiar retórica por pragmática y enfrentar un cuadro muy complicado. De confirmarse la tendencia y ganar el Frente de Todos,la situación será muy distinta al 2003 pues estamos lejos de la combinación de “tipo de cambio competitivo” (por ahora) y precio históricamente alto de commodities exportables, que en ese entonces facilitaron los superávits fiscal y comercial que configuraron el contexto favorable para el crecimiento. En el actual escenario, la necesidad de continuar el ajuste fiscal puede generar una crisis de expectativas en quienes apoyan al Frente de Todos si no se obtienen resultados favorables y rápidos sobre los ingresos reales de las familias.
    4. Provincializar es la mejor estrategia de sobrevivencia de Cambia Mendoza. El escenario en la Provincia de Mendoza es distinto, pues la ponderación ciudadana sobre elGobierno Provincial es en general positiva.La cuestión es en qué medida Cambia Mendoza logra que se vote en Setiembre pensando en la Provincia y no en el escenario nacional. Los últimos dos gobernadores peronistas llegaron, en buena medida, por arrastre nacional.

  • Temas

    ¿Querés recibir notificaciones de alertas?