Auditor detectó US$6,5 sin justificar de los Kirchner

Investigó la causa por enriquecimiento ilícito en 2009, cerrada en tiempo récord por el exjuez Oyarbide, y encontró inconsistencias entre las DDJJ y los ingresos del exmatrimonio presidencial.

redacción mdz

Cristina Fernández de Kirchner, ex presidenta de Argentina.

Gentileza diario26.com

Un auditor que trabajó en la causa por enriquecimiento ilícito contra Néstor y Cristina Kirchner en 2008 detectó que el exmatrimonio presidencial no podían justificar US$ 6,5 millones de su patrimonio.

La investigación fue cerrada en tiempo récord por el exjuez federal Norberto Oyarbide pero hoy se busca su reapertura en base a nuevas sospechas. En esta caso se trata de un informe que realizó un auditor de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas para ese expediente.

El escrito fue elaborado por Eduardo Blanco en base a la pericia contable que había encargado Oyarbide a dos peritos contadores de la Corte Suprema de Justicia, Alfredo Peralta y María del Carmen Penedo, quienes trabajaron sobre las declaraciones juradas que habían entregado los Kirchner a la Oficina Anticorrupción. El ex matrimonio presidencial era investigado por la Justicia por las sospechas sobre su patrimonio: había aumentado 158% en un año. Entre 2007 y 2008, pasaron de tener bienes, efectivo y sociedades por $17,8 millones a acumular $46 millones, detalló el diario Clarín. Pese a la información, Oyarbide desestimó el informe y cerró el expediente.

De los $28 millones que había crecido el patrimonio de los Kirchner en un año, Blanco identificó que $24.700.000 eran imposibles de justificar. En diciembre de 2009, con el dólar a $ 3,81, esa cifra ascendía a US$ 6.480.000.

Uno de los puntos que más le llamó la atención a Blanco, según dejó por escrito en el informe, era la falta de certificados de los plazos fijos que habían declarado los Kirchner. Sin esos respaldos, era imposible constatar cómo habían ganado unos $4,2 millones en un año, agregó el diario.

El perito asentó además que no se halló documentación para justificar compras y ventas de inmuebles que habían hecho en ese período. Se refería a las 16 propiedades que habían declarado como vendidas y por las que decían haber recibido $14,5 millones. Con esos fondos, que según Blanco no estaban debidamente respaldados, los Kirchner intentaron explicar la compra de Hotesur, que administró el hotel Alto Calafate. Según la Justicia, con ese emprendimiento realizaron maniobras de lavado de dinero en las que participó Lázaro Báez. El empresario les alquilaba a los K habitaciones que nadie usaba. Ese expediente ya fue elevado a juicio oral.

Blanco también advirtió sobre la falta de comprobantes sobre un préstamo de $9 millones que les habría otorgado el Banco de Santa Cruz y cuestionó el monto que habían declarado por alquileres sus propiedades. No habían presentado las constancias suficientes.

Además, puso la lupa sobre una deuda de $8.329.000 que había declarado Kirchner con la empresa Austral Construcciones -de su amigo Lázaro Báez- por la construcción de un inmueble. Ese monto se refería a la edificación del hotel Los Sauces que Kirchner no le quería pagar a Báez, según contó en su declaración como arrepentido en la causa de los cuadernos su ex contador Víctor Manzanares.

Las conclusiones del informe que realizó Blanco y que Oyarbide nunca incluyó en la causa son contundentes: "No se está en condiciones de establecer si el incremento patrimonial del 2008 se encuentra debidamente justificado".

Fuente: Clarín

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?