Ya hay candidatos municipales: ¿la hora de los transformers?

Empiezan a configurarse algunas ideas para suceder a intendentes que quieren escalar o no seguir. Se adivinan diversos juegos. La data disponible.
Avatar del

Quincho MDZ

1/3
Ya hay candidatos municipales: ¿la hora de los transformers?(Pachy Reynoso/MDZ)

Ya hay candidatos municipales: ¿la hora de los transformers? | Pachy Reynoso/MDZ

Ya hay candidatos municipales: ¿la hora de los transformers?(Télam)

Ya hay candidatos municipales: ¿la hora de los transformers? | Télam

Ya hay candidatos municipales: ¿la hora de los transformers?(Pachy Reynoso/MDZ)

Ya hay candidatos municipales: ¿la hora de los transformers? | Pachy Reynoso/MDZ

Hervidero. Los municipios hierven por varios motivos: en muchos casos por la actividad y en otros por las pujas políticas con los antecesores. Pero también por las especulaciones en torno a futuras conducciones. Ningún intendente habla en serio cuando se le consulta por el tema, ni siquiera tratándose de información en estricto secreto, informal u off the récord.

Transformers. Lo que se trasluce en una primera instancia es que los jefes comunales del oficialismo especulan con la posibilidad de dar el salto a otro cargo, salvo alguna excepción. Los que se irían, dejan entrever que apostarían como sucesores por aquellos que los acompañaron en la transformación. Pero aún en esa especificidad, puertas adentro se duda de qué tipo de transformaciones hablan.

Terrenales o celestiales. En la mirada de intendentes como Marcelino Iglesias, Omar de Marchi y Rodolfo Suárez podrían estar aquellos que encararon la obra pública. Pero están contestes a recibir un ademán los que lideraron la cuestión política del cambio. Lo que se ve a simple vista versus lo que permitió que aquello sea posible.

Caso por caso

Detrás del zanjón. Este último es el caso patente de Guaymallén, en donde Iglesias porfía en que quiere "disfrutar del abuelazgo" y no repetir la intendencia, aunque nunca habló de dejar la política por lo que se le abren dos caminos: una precandidatura a gobernador o una a legislador nacional, ya que le va muy bien en las encuestas. Tiene en Guaymallén al hombre de la obra pública, Marcos Calvente, pero también al de la transformación del personal, Nicolás González. El peronismo tiene la excusa ideal para disfrazarse de renovación: como no tienen pensado ganar, ofrecerán candidaturas -ahora sí- a "los jóvenes" bajo el discurso de que "hay que renovarse", cuando en realidad están mandando al frente a otros para que pierdan.


El ecuménico. En Luján tienen a un intendente que no lo quería ser, ya que creía que le daba para más (y lo sigue creyendo). Así y todo, De Marchi no perdió la oportunidad de construir una buena gestión. Siguiendo el modelo típico de los radicales (con Fayad primero en Capital y luego con Cornejo desde Godoy Cruz) "refugió" en su comuna a gente de diversos partidos y de distintos lugares de la provincia, para tensar su catapulta. Ahora, buscando puntería para que el envión lo deposite en el cuarto piso de la Casa de Gobierno, debe sortear las PASO o la interna, según si los radicales insisten -como parece ser la intención desde el cornejismo- con eliminar el sistema de primarias a nivel provincial. En su municipio van brotando posibilidades diversas de sucesión. Sebastián Bragagnolo, su sobrino, sostiene que es más que eso y que se prepara para los grandes desafíos de la política. Es el secretario de Gobierno y un frustrado diputado nacional, ya que como suplente de Susana Balbo (es el que le sigue en la línea sucesoria) ya se comió dos "osssoooo" de la bodeguera en sendas renuncias que no fueron. Ademas está un radical típico, como Enrique Isuani, que preside el Concejo Deliberante, y un radical macrista muy particular: Carlos Sala. Ya quiso ser intendente. De Marchi lo llevó de funcionario y le dio el primer puesto entre las candidaturas a concejal. Es el mendocino que más ha recorrido municipios con cargos: es alvearense de origen, trabajó en Capital, en donde fue concejal; fue funcionario de Seguridad con Orquín en tiempos de Iglesias y de la mano de Sergio Bruni, fue funcionario en Godoy Cruz y ahora lo es en Luján. A todos ellos nadie descartaría que se les sume alguien que no pasó las PASO y que es un peronista que encabeza la obra pública lujanina: el exministro de Infraestructura de Paco Pérez, Rolando Baldasso. ¿Baldasso? Sí, Baldasso. De Marchi necesita generar un polo de atración porque si no, está solo en el PRO. Por eso se menciona muy por lo bajo sus conversaciones con los hermanos Bermejo de Maipú.

Radicalandia. En la Ciudad de Mendoza tienen a un intendente -Suárez- que ratificó sus diplomas. Ascendió al cargo por ser el presidente del Concejo Deliberante cuando falleció Víctor Fayad, de quien era su pollo y amigo personal. Arrancó débil y rodeado de "los radicales de siempre", muchos de los cuales siempre creyeron que les "tocaba" a ellos la ruleta de la fortuna de ser candidato y por lo tanto, ganador automático, en un municipio en el que nunca perdieron desde 1983. Pero "El Rody" se hizo fuerte, pudo construir su espacio y si bien no dejó a nadie sin trabajo y todos están en ciernes, son muchos los que podrían querer pelear por ese "turno" al que están acostumbrados por naturaleza casi, pero pocos los que podrían ganar con el aval del propio jefe comunal. Suárez está muy bien posicionado para ser candidato a Gobernador, si Cornejo quiere y entrega a toda la prole que le ha nacido con pretenciones en Godoy Cruz. Si no es así, iría por la reelección. Si tiene la posibilidad de competir por la gobernación, todos miran a su hombre de la obra pública, también, que además es nexo con las principales figuras del macrismo: se llama Mario Isgró, es arquitecto, filoradical más bien macrista, pero independiente, con poca vida política pero gran personalidad ejecutiva y carisma, ya que quienes lo conocen saben que no es de pisarle la cabeza a nadie por un cargo. Puede volver a la vida privada sin problemas. Pero cualquier lector puede sumar una serie de nombres que provienen del radicalismo más histórico y que van a empezar a lanzar sus nombres, como siempre: Gabriel Fidel, Sergio Bruni, Raúl Levrino, Alejandro Diumenjo, Mariana Juri, Horacio Migliozzi, Leopoldo Cairone, Darío González, Nora Vicario, Marcelo Rubio, Gabriel Miró ...

La tierra ¿peronista? En Las Heras todo parece indicar que Daniel Orozco irá por la reelección. Ha logrado avanzar con obras y hasta ha sumado a sectores del peronismo, mientras mantiene a los desafiantes capistostes locales de la UCR ladrando pero sin morder, porque por más que quieran ser, saben que pasan la interna pero después en la general pierden todo si no van con Orozco, un intendente difícil de decodificar para todo quien no sea habitante de Las Heras. ¿O no es así?

Peornismo (SIC). En el peronismo no tienen muchas chances de planificar demasiado, en función de que les ha ido mal. A los que les fue bien, como Roberto Righi, en Lavalle, la baja performance de sus compañeros en el primer distrito electoral le dejó afuera de la legislatura a su esposa, Anita Menconi, de gran predicamento local. Los hermanos Bermejo, como los Félix, podrían seguir con el pasamanos familiar (y para colmo tienen muchos hijos en la política). Pero fue Adolfo Bermejo hizo un pequeño mea culpa tras la última de todas las derrotas y dijo que sí, que habría que hacer un cambio de apellido en Maipú. Allí los radicales tienen su mayor ficha en Néstor Majul, un funcionario clave de Cornejo, que decide para los propios y para los demás. Los más retorcidos ni siquiera descartan que el peronismo termine -como hemos dicho antes- involucrado en alguna para de Cambia Mendoza y, por lo tanto, se le aceiten las bisagras de una puerta -la de la Intendencia- que no se la ha abierto todavía.

La Paz. Hablando de pasamanos entre hermanos, hay que cantar un voto para "La Paaaaz". La monarquía constitucional de los hermanos Pinto (Sergio y Gustavo, "El Taca") pasará en abril a una etapa de transición sin que el apellido esté al frente del Ejecutivo. Es que todas las fichas están puestas en la asunción como concejal del ex legislador provincial Diego Guzmán, una "joven promesa" paceña, criado junto a los Pinto en la política, con garra para la gestión y conocimiento territorial (que en La Paz sí vale mucho por la extensión). "El Taca" asumirá en el Senado y quedará el presidente del Concejo a cargo de la comuna. Por supuesto, nadie le niega credenciales suficientes a Guzmán para que sea el elegido.

¿Y Godoy Cruz? Vaya, vaya, se trata del epicentro del poder. De allí surgieron los dos últimos candidatos a gobernador que tuvo al UCR con sus diversas marcas: César Biffi y Alfredo Cornejo. El primero es bien recordado, aunque nadie lo está mencionando para que vuelva. Nadie se lo impide tampoco, pero es probable que no juegue. El que se quedó con las ganas es Humberto Mingorance, el actual secretario de Ambiente, que es visto por muchos como una opción mediadora entre los sectores que realmente están en pugna. De nuevo, como en Guaymallén y Capital, surge la figura del "hombre de la obra pública". Allí es Diego Coronel, un cientista político que conduce equipos de ingenieros y arquitectos con solvencia y que supo ser, a lo largo de su vida, un adláter del primer Alfredo Cornejo. Algunos lo ven con cariño para encabezar una gestión municipal aunque él se niega a hablar del tema. Hay mucho respeto por el intendente Tadeo García Zalazar en Godoy Cruz en su funcionariato y esperan que sea él y Cornejo quienes opinen. Aunque otros ya ven que si Tadeo o Martín Kerchner no cuajan para la Gobernación, como quieren, podrían uno volver y el otro inaugurarse como intendente, aunque alguien ya había propalado el nombre del ministro desbarbado para la intendencia de Luján, en realidad.De todos modos, en los últimos tiempos ha salido al ruedo la figura de un hombre que no es del "territorio", sino que representa cabalmente a Cornejo: su hasta hoy secretario privado, Diego Costarelli. Hay una movida "anti millennialismo" de Tadeo en el radicalismo godoycruceño que mira con aceptación al futuro senador provincial, que asumirá en la nueva tanda de legisladores.

(Paréntesis: por las dudas, hay que decir que Julio Cobos -que permanece "expectante" por la candidatura a gobernador- cambió de domicilio y ahora vive en Godoy Cruz).

A la perinola. El resto de los municipios es un misterio, aunque todos juegan a la perinola y quieren que les salga el "se quedan todos". El caso del intendente de Rivadavia, Miguel Ronco, es uno de ellos. En una visita a MDZ para promocionar el festival "Rivadavia canta al país" dijo "por qué no yo" cuando se le preguntó por quién hacía apuestas para la candidatura a Gobernador. Se entendió: se aumenta el precio para quedarse en donde está, sobre todo luego de que volviera a ganarle la interna a la gente de Ricardo Mansur. Su voz y presencia, seguirá siendo local.

El malquerido. Y hay un intendente que supo tocar el cielo con las manos, pero que luego recobraron su color natural. Mario Abed es muy querido en su pueblo, pero ya lleva cuatro mandatos. ¿No es mucho? MDZ se lo preguntó y contestó que "sí". Por lo cual sería raro que insista, aunque es muy querido en su comuna.  Quiso ser vicegobernador y al parecer su "amigo" Julio Cobos optó por Laura Montero para acompañar a Cornejo. Hoy parece desvelado por proyectos propios y podría creer que no ha tocado su techo, aun, por lo que luego de que en la última elección fuera empujado por Cornejo a una diputación nacional sin que se le moviera un pelo, tal vez podría estar en la lista de los que quieran departamento en Baires esta vez. De todos modos, en Junín tiene su bodega el aliado más díscolo de los radicales, Marcos Niven, del PD (Partido Demócrata) que podría probar si realmente lo votan solo postulándose a la intendencia de Junín. ¿Se animará?

Quiere dejar al yerno. No entregará el mando del departamento al hermano, como hicieron los compañeros Félix y Bermejo tiempo atrás. En este caso, cuando Jorge Omar Gimenez abandone la intendencia de San Martín en 2019, intentará dejarle su despacho al yerno. ¿De quién se trata? Del actual presidente del Concejo Deliberante, Bartolomé Robles. Incluso, cuentan peronistas del este, el jefe comunal simularía un proceso interno para convalidar la candidatura de su pariente político. Para eso, ya eligió al sparring: Edgardo Gargiulo, actual funcionario de la comuna.