Política Sin acuerdo, hasta nuevo aviso

Vuelve a enfriarse la relación entre Cornejo y el SUTE

Luego de que el Gobierno se mostrara abierto a actualizar el salario docente con la inflación mensual, el gremio que conduce Sebastián Henríquez insistió con que siguen perdiendo.
Avatar del

Jimena Catalá

1/2
Vuelve a enfriarse la relación entre Cornejo y el SUTE

Vuelve a enfriarse la relación entre Cornejo y el SUTE

Vuelve a enfriarse la relación entre Cornejo y el SUTE

Vuelve a enfriarse la relación entre Cornejo y el SUTE

"Les ofrecimos una hamburguesa y ellos pidieron una hamburguesa con papas fritas grandes. Les explicamos que las papas grandes ya se habían pagado con un bono y respondieron que quizá aceptarían la hamburguesa sola. Ahora, que tienen la hamburguesa sobre la mesa no la quieren porque no les gusta o porque son veganos. Es evidente que quieren el conflicto".

Con esa metáfora fast food desde el Gobierno dejan entrever que la relación con el SUTE volvió a enfriarse. Aunque el lunes hubo un atisbo de acercamiento entre las partes, en las últimas horas el gremio que conduce Sebastián Henríquez insistió con que la propuesta del Ejecutivo es de pérdida en tanto "no mejora el piso del salario", asegura.

En pleno cuarto intermedio, el Sindicato Unido de los Trabajadores de la Educación (SUTE) salió al cruce nuevamente apuntando que aunque el Ejecutivo se muestre abierto a actualizar los haberes del sector educativo según la inflación mensual, el resultado de "bolsillo" seguirá siendo negativo. 

Repasando el estado de la negociación, baste decir que el Gobierno ofreció un 15.7 por ciento de aumento retroactivo a enero en tres cuotas (5 % en enero, 5,2 % en junio y 5,5 % en noviembre) más una ayuda para útiles escolares ($2.500) e indumentaria para celadores ($2.000) a depositar en marzo por única vez y una cláusula gatillo a aplicarse una vez acumulado el porcentaje de incremento salarial. Ante esto, el gremio respondió con una contrapropuesta basada en dos pedidos: recomposición de un desfasaje por el aumento de 2017 contra la inflación de ese año calculado en un 7.6 por ciento y la aplicación de una cláusula gatillo mensualizada. 

El Gobierno se negó al primer reclamo indicando que ya se había respondido a eso con el pago de un bono de 7 mil pesos a fin de año pasado aunque se mostró abierto a considerar el segundo punto. Tras este tire y afloje, se planteó un cuarto intermedio hasta el viernes para que el SUTE revisara números y planteara esta posibilidad vía plenarios (departamentales y provincial) en las escuelas. 

En este contexto, luego de las reuniones de comisiones técnicas y de que hasta el gobernador Alfredo Cornejo se mostrara optimista por un posible acuerdo, el gremio volvió al cruce aduciendo que la incorporación de una cláusula gatillo mensualizada no garantiza la mejora de ciertos ítems salariales, tales como el Fondo de Incentivo Docente (Fonid) que quedó congelado cuando la paritaria nacional se dejó sin efecto. 

"Seguimos perdiendo"

De acuerdo con Sebastián Henríquez, secretario general del SUTE: "Lo que plantea el Gobierno no es una propuesta de empate sino de pérdida. Si la inflación es del 3.7 como fue en enero y la aplico al básico y al estado docente, de bolsillo termina siendo mucho menor y no el 3.7... ¿por qué?, por que tenemos un fondo de incentivo docente que está congelado y que es parte del salario y que pedimos que el Gobierno compensara sin embargo también se negó. Entonces, si no mejora algún ítem salarial como han hecho con otros gremios, seguimos perdiendo", apuntó el sindicalista en conversación con MDZ. 

"No tenemos que aceptar desde el miedo", la postura de la conducción del SUTE fue difundida en las escuelas mediante un audio que se viralizó en las últimas horas:

"Se han subido a la moto"

En el Gobierno, en tanto, se mostraron muy molestos por el nuevo reclamo del gremio al que calificaron de "caprichoso". Sobre el planteo de actualización del FONID, fuentes del Ministerio de Gobierno contestaron que "están pidiendo paritar sobre un concepto que no paga la provincia sino la Nación". Interpretaron además que, tras la marcha del 26F, el gremio se sintió envalentonado y por eso reactivó la tensión: "Se han subido a la moto", se descargaron en Casa de Gobierno. 

Desde allí, ratificaron que el gremio tendrá que decidir sobre dos caminos: o el 15.7 por ciento en tres tramos con cláusula gatillo una vez acumulado este porcentaje o actualización de los haberes mes a mes según la disparada del Índice de Precios al Consumidor (IPC) al básico y al estado docente. "Si no toman ninguno de esos caminos, es evidente que pretenden el conflicto", murmuraron en el Ejecutivo y cuestionaron que en la última reunión técnica con el gremio, Henríquez no planteó nada sobre el FONID sino sólo se refirió a una ayuda de útiles para los que están con cambio de función. 

Bajo este escenario, a pocos días del inicio de clases (5 de marzo), la relación entre el SUTE y Cornejo se tensa nuevamente y el decreto se presenta más cerca que lejos.

Igualmente, previo a la reunión paritaria del viernes próximo a la tarde, habrá que ver qué deciden los propios docentes y celadores en los plenarios departamentales y provincial, previstos para jueves y viernes correspondientemente.