Política El antimacrista y piquetero que Cornejo puso en Desarrollo Social

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza"

El reconocido referente de Barrios de Pie fue nombrado recientemente al frente de una de las áreas más sensibles del Gobierno. Los tres objetivos de su gestión, los disparos contra Macri y cómo es trabajar con su mujer.
Avatar del

Jimena Catalá

1/7
Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza"(Pachy Reynoso/MDZ)

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza" | Pachy Reynoso/MDZ

Alejandro Verón en un mano a mano con MDZ(Pachy Reynoso/MDZ)

Alejandro Verón en un mano a mano con MDZ | Pachy Reynoso/MDZ

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza"(Pachy Reynoso/MDZ)

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza" | Pachy Reynoso/MDZ

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza"(Pachy Reynoso/MDZ)

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza" | Pachy Reynoso/MDZ

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza"(Pachy Reynoso/MDZ)

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza" | Pachy Reynoso/MDZ

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza"(Pachy Reynoso/MDZ)

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza" | Pachy Reynoso/MDZ

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza"(Pachy Reynoso/MDZ)

Verón: "Es 'biribiri' decir que se va a terminar con la pobreza" | Pachy Reynoso/MDZ

"Es 'biri-biri' decir que se va a terminar con la pobreza". Dejando ver su hilacha antimacrista, Alejandro Verón (40), reconocido dirigente de Barrios de Pie y Libres del Sur, recientemente nombrado al frente de Desarrollo Social, adelantó sus metas de gestión y cuestionó las "recetas conocidas" que, según él, está aplicando la Nación.

>

A simple vista, su perfil de pro aborto, pro piquete, antimacrista y barrial, parecería no coincidir con la gestión cornejista. Sin embargo, hace poco más de dos semanas, fue ascendido por el propio Gobernador Alfredo Cornejo y pasó de director de Contingencia Social a Subsecretario de Desarrollo Social, área muy sensible, que se encarga de delinear y ejecutar políticas sociales para los sectores vulnerables a nivel social y económico. 

Desde allí, en un mano a mano con MDZ y sin pelos en la lengua, cuestionó algunas medidas económicas planteadas a nivel nacional, como el inminente acuerdo con el FMI, que, según observó, podría repercutir seriamente en los barrios más carenciados de la provincia. "No jodamos. Estas recetas son conocidas. Ningún recuerdo con el FMI es bueno", lanzó Verón, quien en las misma línea, se animó a postular a Cornejo como futuro presidente y sucesor del líder del PRO: "Cornejo es un tipo que hace. Es un hombre del Ejecutivo. Está en todos los temas. Tranquilamente puede ser el próximo presidente". 

-¿Teme que la resistencia que ejerce, desde el barrio y ahora como funcionario del Gobierno, termine siendo funcional al poder?

-No creo en el poder como un ente. Creo que el poder se presenta en las relaciones de personas o grupos. No creo en el poder concentrado; sino que está distribuido y cada uno tenemos una cuota. Está el poder económico, el mediático, el sindical. Hay tantos poderes como ámbitos de participación. El poder se construye en esa disputa y estoy convencido de que, por lo menos desde donde yo me paro, desde el barrio, se puede avanzar y resistir.

-Tres metas cumplibles de gestión que se haya impuesto.

-Justamente, las metas que nos hemos puesto son cumplibles. El que diga que va a terminar con la pobreza, es un biribiri. Nosotros nos planteamos objetivos simples.

-Tiene un año y medio por delante para reorientar un área muy sensible.

-Sí. Estamos sentados arriba de una bomba todos los días. Sin embargo, nos hemos planteado tres cosas concretas: generar organización y participación independientemente de los colores políticas. No vamos a tener un Estado que modifique situaciones si no abrimos la participación. Por ejemplo, cuando los pibes rompen los vidrios de la escuela, no se resuelve poniendo vidrios de plástico sino haciendo que ellos se apropien de la escuela y no la vean como ajena. Segundo, queremos generar experiencias concretas de impacto que modifiquen la vida de mucha gente que reside en asentamientos y que hoy trabaja y vive en la basura. Tercero, vamos a trabajar para que Desarrollo Social se vincule con Educación. En este sentido, la escuela es el único lugar en donde tenemos a los chicos todos los días, es una base de datos del día a día, del cuerpo a cuerpo; la política social se define ahí en el cuerpo a cuerpo.

-Recupero textual, una de las misiones de la Subsecretaría de Desarrollo Social es "articular con la Subsecretaría de Salud todas aquellas medidas tendientes a la coordinación de acciones que permitan mejorar los servicios sociosanitarios de los ciudadanos". Mi pregunta, en este sentido es, ¿por qué Mendoza aún no adhiere al protocolo de aborto no punible?

-Creo que tiene que adherir. La Ley es clara en el caso del aborto no punible. Para mí habría que adherir.

-Está bien, pero... ¿por qué todavía no adhiere?, ¿quién está oponiendo resistencia concretamente?

-Creo que se está esperando ver qué ocurre a nivel nacional con la despenalización del aborto en general. Igualmente esta decisión no está en mis manos. Pero si me preguntás mi opinión, Mendoza debería adherir al protocolo de aborto no punible.

-Teniendo en cuenta que Libres del Sur es antimacrista y que, sin embargo, Cornejo lo ha ascendido a usted y a Sebastián Melchor (también de Libres del Sur, fue ubicado como director de RRNN en Ambiente)... ¿ambas reubicaciones pueden interpretarse como una señal política de Cornejo a Macri?

- Creo que la señal no es para Macri sino que Cornejo tiene un frente más amplio y dentro de eso él elige qué autoridades quiere en su Gabinete. Por suerte nunca nos dijeron no hablen o no digan nada. Estamos cómodos. Como Libres del Sur dentro del Gobierno estamos cómodos y justamente por Cornejo.

-A nivel nacional... ¿qué le preocupa más: el acuerdo inminente con el FMI o la reforma laboral que tiene en mente el presidente Mauricio Macri?

-La reforma laboral creo que, por más que amaguen, no la van a poner. Están tratando de instalar una discusión pero la gente siempre opone resistencia cuando tratan de meterse con su bolsillo. Sobre esto, considero que están buenas las reformas pero con consenso y no a los palos como se hizo la última previsional. A propósito del inminente acuerdo con el Fondo, debo decir que todos los recuerdos que tenemos con el FMI ninguno es bueno. Estas recetas ya las probamos. No jodamos.

-Yendo al barrio, un acuerdo con el FMI, ¿qué implicaría?

-El Fondo siempre tiene el mismo discurso para prestar plata. Dicen y repiten que "el problema es el déficit" y ahí viene la receta conocida de que éste se logra achicar si se ajustan las prestaciones hechas a los sectores más vulnerables. Yo me pregunto, si falta plata porque no le cobramos impuestos a las mineras, en lugar de retirárselos. No creo que el problema sea el déficit. Aunque sí creo que hay que ser sincero en el sentido de que también había un Estado gigante que no servía.

-¿Cómo resuelve hoy el hecho de ser parte de un Gobierno que multa a los piqueteros, siendo que usted integra una organización barrial que usa el piquete como modalidad de protesta?

-La gente tiene derecho a manifestarse y el corte total es una herramienta que se utiliza cuando se acabaron todos los canales de diálogo. Como Barrios de Pie, los cortes que hicimos en determinada época, en 2001, tenían que ver con un contexto. No era que sólo lo hacíamos nosotros sino todo el mundo. Era la última herramienta para poder ser escuchados. Hoy nuestra organización hace mucho que no hace cortes totales.

Su "jefa" y algo de su historia

Verón nació en los barrios de Temperley, Buenos Aires. Se fogueó y formó ahí, en la participación vecinal, entre centros de jubilados, Iglesia y clubes. Cuando tenía 14 años, sobre el final del menemismo, empezó a trabajar en lo que tiempo después tomaría forma bajo el nombre de Barrios de Pie, entre 2001 y 2002 en plena época del "que se vayan todos" y de los "cacerolazos".

"Recuerdo que nuestra organización se planteó siempre trabajar por cosas concretas, básicas y cotidianas. Desde cómo hacer para que se asfalte un barrio en donde no puede llegar una ambulancia hasta cómo lograr para que los chicos comieran. En ese momento, teníamos más del 50 por ciento de la población debajo de la línea de pobreza", contó Verón, quien agregó que de ese trabajo de campo nació Libres del Sur. "Siempre tuvimos presente en Barrios de Pie que modificar la realidad tiene que ver con decisiones políticas que se toman en los ámbitos de poder y de hecho me siento fundador de Libres del Sur", apuntó.

Con ese bagaje, se animó a sostener que entre Néstor Kirchner, Cristina Fernández y Mauricio Macri, no hay demasiadas diferencias. "El modelo de fondo de concentración de capital, lamentablemente, no ha variado entre Néstor, Cristina y Macri. Pasa que lo de Macri es más agresivo hacia los sectores más vulnerables", disparó Verón. Y continuó: "El índice barrial de pobreza en la era Kirchner se ubicó entre el 25 y el 30 por ciento; hoy sigue igual. Nada cambió", sentenció.

En 2003, Verón se mudó de Temperley a Mendoza. ¿La razón? Se enamoró de Silvina Anfuso, otra conocida dirigente de Libres del Sur, quien también viene haciendo su carrera política y como funcionaria pública en el Gobierno de Cornejo. A propósito, Anfuso dirige Género y Diversidad, área que depende curiosamente de Desarrollo Social. Es decir que, por esas cosas de la vida, Anfuso trabaja hoy bajo las órdenes de su esposo, Verón. "No es el caso típico de que ingresó a la esposa por la ventana. Anfuso es una institución en perspectiva de género y viene trabajando desde hace diez años con Cornejo. Además, ella es más jefa mía que yo de ella", cerró entre risas Verón. 

Antes de convertirse en Subsecretario de Desarrollo Social, trabajó en la municipalidad de Godoy Cruz donde estuvo a cargo de Índice Barrial de Precios y se desempeñó desde el inicio de la gestión de Cornejo como Director de Contingencia Social. Se reconoce como hincha de Temperley y apasionado de la Historia.