Política Votación histórica en el Congreso

Verasay: "Abran sus corazones; las mujeres están muriendo"

La senadora radical por Mendoza ratificó su voto a favor del aborto legal por un tema de "salud pública". Repudió los aprietes y amenazas recibidos de parte de sectores "provida".
Avatar del

MDZ Política

1/2
1(Pachy Reynoso/MDZ)

1 | Pachy Reynoso/MDZ

0(Pachy Reynoso/MDZ)

0 | Pachy Reynoso/MDZ

La senadora radical por Mendoza Pamela Verasay ratificó en su exposición en el recinto su apoyo a la ley de aborto legal por tratarse de un problema "de salud pública". "Lo que traemos a debate es un tema público, de salud pública, que debemos atender y solucionar", subrayó.

"Llevó mucho tiempo comprender la importancia de la educación sexual integral; llevó mucho tiempo que se tomara conciencia del uso adecuado de métodos anticonceptivos y que se tuviera comprensión del impacto positivo de conocer los métodos", señaló la mendocina al considerar que la aprobación de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) marcaría un nuevo hito y una nueva conquista de derechos para la sociedad.

Verasay: "Lo que traemos a debate es un tema público, de salud pública, que debemos atender y solucionar".

"Buscamos primero educar para proteger la vida; y después, legislar para defender también la vida", dijo en respuesta a la consigna "Salvemos las 2 vidas" que utilizan los grupos antiaborto.

"Las mismas fuerzas que se oponían a la educación sexual y al uso de anticonceptivos son las mismas que se oponen a la IVE. Usan un argumento invariable en el tiempo: el miedo. Este miedo estuvo en la ley de educación pública, de divorcio, de patria potestad compartida, de matrimonio igualitario y hasta la fertilización asistida", consideró Verasay.

Al mismo tiempo la senadora incluyó en su exposición un enérgico repudio a las amenazas y agresiones que han recibido legisladores a favor del aborto legal, entre ellas la propia senadora, la diputada nacional Claudia Najul y la vicegobernadora Laura Montero, por nombrar solo los casos locales.

Para cerrar su discurso, Verasay envió un firme pedido a la Cámara: "Senadores, abran sus corazones, las mujeres están muriendo".