Política Trabajo legislativo

"Tiempo y silencio", la estrategia radical para vencer

Mientras dure el receso legislativo, el oficialismo bajará un cambio aunque sin quitar el pie del acelerador de normas clave. El viento de cola que dejó la Ley de Movilidad y una chicana para la oposición.
Avatar del

Jimena Catalá

1/7

"Tiempo y silencio", la estrategia radical para vencer | Alf Ponce / MDZ

"Tiempo y silencio", la estrategia radical para vencer | MDZ

César Biffi, jefe del bloque de diputados radicales(Alf Ponce / MDZ)

César Biffi, jefe del bloque de diputados radicales | Alf Ponce / MDZ

"Tiempo y silencio", la estrategia radical para vencer | Alf Ponce / MDZ

"Tiempo y silencio", la estrategia radical para vencer | Alf Ponce / MDZ

"Tiempo y silencio", la estrategia radical para vencer | Alf Ponce / MDZ

"Tiempo y silencio", la estrategia radical para vencer | Alf Ponce / MDZ

"Tiempo y silencio". Tal parece ser la estrategia radical de aquí en más para vencer y conseguir la aprobación de leyes clave para lo que resta de gestión de Alfredo Cornejo.

Luego de que el gobernador se mostrara furioso en la pantalla chica local por no haber podido avanzar con su reforma de la Corte y disparara muy duro contra la oposición -"dicen que quiero manejar la justicia. Nada más absurdo, ridículo, y tonto que ese argumento. Son cobardes, cobardes, cobardes", fue una de sus declaraciones-, el partido gobernante ha decidido bajar un cambio aunque sin quitar el pie del acelerador de los proyecto que, para Cornejo, son clave.

"Vamos a insistir en la tarea de convencer y no sólo vencer"

A propósito de lo que Cornejo considera "clave" para su gobierno reformista, el controversial proyecto de Ley para reformar la Corte, que obtuvo media sanción del Senado pero cuyo aval viene frustrándose en Diputados, no se ha cajoneado ni archivado; muy por el contrario, está pendiente de posibles y futuros acuerdos en la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales de la cámara que preside el cornejista Néstor Parés.

En efecto, y aprovechando el viento de cola que dejó la reciente aprobación casi unánime de la Ley de Movilidad de Mendoza, el jefe del bloque de los diputados radicales, César Biffi, desafió: "No creo imposible que, con la reforma de la Corte, se dé un escenario similar al que hubo con la Ley de Movilidad". "Vamos a insistir en la tarea de convencer y no sólo vencer", sentenció el hombre que, pese a tener un pasado cobista, hoy se muestra alineado con la "tropa" cornejista.

>

Así, reconociendo que "construir acuerdos es más difícil que tirar piedras", Biffi buscó bajarle el tono a la polémica y dejó entrever que así como buscarán acordar otros proyectos clave (como la reforma al Código de Familia, la nueva Ley de Responsabilidad Penal Juvenil y la Ley de Juicio por Jurados) también seguirán trabajando para consensuar la ampliación de la Corte.

"Mientras en el siglo XIX la gran carencia estaba vinculada a la falta de parlamentos y en el siglo XX a carencias en el poder Ejecutivo, el siglo XXI pasa por la mejora del Poder Judicial. Por eso el Gobernador ha mandado 26 leyes en este sentido y vamos a volver al tema de la Corte en la medida en que podamos discutir el fondo", remarcó Biffi.

En ese tren y dirigiéndose al líder del PJ "ortodoxo", Omar Félix, dejó una cuasi chicana en el aire: "Es un argumento flaco creer que Cornejo quiere controlar la Corte. No sólo le queda un año y unos meses de gestión sino que no tiene la necesidad de controlar la Corte. La pregunta que debería responder el PJ es si realmente quiere mejorar el servicio de Justicia".

Un consenso raro y difícil

El camino del consenso que pretende el radicalismo es (por lo menos) raro. Es que ni el autor de la ley ni el Gobernador ni la "tropa" en general se muestran dispuestos a quitar de la discusión el punto más controversial, el que indica que la cúpula de la Corte debería pasar a integrarse con dos jueces más. 

Según el autor del proyecto, Juan Carlos Jaliff, no es posible quitar el artículo en cuestión porque es el que encierra el espíritu de la Ley y agregó: "Nunca nadie me refutó técnicamente la Ley. Sólo se limitaron a ese argumento de que el Gobierno quiere una mayoría en la Corte, dejando entrever que son ellos (refiriéndose a los peronistas) quienes temen perder una mayoría que tendrían", acusó.

Ante esto, el jefe del PJ, Omar Félix, volvió a repetir: "La ampliación de la Corte es un tema cerrado. Por supuesto que queremos mejorar la justicia pero hay un nivel de soberbia e hipocresía en el oficialismo cuando se plantea que el único modo de conseguirlo es éste. Para nosotros este camino evidencia intereses personales de Cornejo y sectoriales del partido". 

Insistió con que el tema de la Corte se está usando para no hablar de la crisis socio-económica que golpea al país, en general, y a Mendoza, en particular. "Ideas para mejorar la Justicia hay muchísimas pero también hay prioridades; hoy las salas no tienen atraso pero sí se nos está incendiando el país", dijo el sanrafaelino.

Otro reacio a consentir la ampliación de la Corte es el diputado del Partido Intransigente, Mario Vadillo, quien se mostró sorprendido de que el oficialismo no desista y, por el contrario, continúe teniendo en mente avanzar con esta reforma. 

"Me llamó la atención que no se archivara la ampliación de la Corte. Acá vemos una lucha de poder dentro de la Corte entre el peronismo y el radicalismo. Se están negociando cosas que nosotros no tenemos idea", deslizó el hombre de Protectora. 

No vencidos ni aún vencidos

Bajo este panorama, "tiempo y silencio" parece ser la estrategia del partido gobernante tanto entre los cercanos a Cornejo como en el ámbito parlamentario. 

"Vamos a seguir dialogando con todos los sectores. Siempre hemos buscado consensos y lo vamos a seguir haciendo. No obstante, hasta acá... nadie ha traído propuestas superadoras para agilizar la Justicia, sólo resuena un no por el no mismo", manifiestan al lado del despacho de Cornejo, en donde no se dan vencidos ni aún vencidos.

En el medio, la guerra fría ha dejado mucha tela para cortar. Hasta se han blanqueado los términos de las negociaciones entre uno y otro bando y más de uno ha quedado malherido. 

Según Cornejo, Félix le reclamó un juez para el PJ, uno para el PD y dos para el radicalismo. 

El sanrafaelino no sólo lo desmintió sino que salió al cruce disparando en algunos puntos débiles del Gobierno: los exfuncionarios "violentos" denunciados. 

"Otra mentira de los esbirros del gobernador, ni un juez ni diez, La respuesta (a ampliar la Corte) es no. Como a Giacchi y Jofré les cuesta entender que NO es NO", lanzó Félix oportunamente.

Las leyes clave en cola

Además de la ampliación de la Corte, Diputados deberá conseguir acuerdo para la reforma del Código de Familia, la nueva Ley de Responsabilidad Penal Juvenil y Juicio por Jurado. 

A su vez, en el Senado, el oficialismo deberá consensuar la modificación a los códigos de Falta y Laboral y el visto bueno para el proyecto de Ley del perilago de Potrerillos que busca autorizar inversiones público-privadas. 

Mientras tanto, receso legislativo y "tiempo y silencio".