Política Tribunales

Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González

Un juez frenó la elevación a juicio y obligó a tomar las declaraciones del padre y dos amigos de Andrés Di Césare, detenido por el crimen.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/5
Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González(Ministerio Público Fiscal)

Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González | Ministerio Público Fiscal

Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González

Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González

Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González

Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González

Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González(Ministerio Público Fiscal)

Suspenso en la causa por el femicidio de Julieta González | Ministerio Público Fiscal

Andrés Di Césare(Ministerio Público Fiscal)

Andrés Di Césare | Ministerio Público Fiscal

La defensa del empresario Andrés Di Césare, quien está acusado y detenido por el femicidio de Julieta González, ocurrido en 2016, apuesta a un giro en la causa.

>

Esta mañana declaró ante la fiscal Claudia Ríos el padre de Di Césare y se esperan, para dentro de poco, las declaraciones de dos amigos. A través de estos testimonios se buscará probar que el acusado estaba en otro lugar el 25 de setiembre de 2016, día en el que murió González.

El crimen de González marcó una semana trágica en Mendoza, y emblemática respecto de la violencia de género, ya que otras dos mujeres fueron asesinadas en pocos días: Janet Zapata y Ayelén Arroyo.

Di Césare (23 años) había reconocido hasta ahora que tenía una relación con González e, incluso, que la había golpeado. De hecho, se detectó sangre de la víctima en un auto del empresario y restos de ADN en sus uñas.

Sin embargo, Di Césare nunca confesó el crimen. Por el contrario, el padre y los amigos del empresario aseguran, con fotos certificadas ante escribano, según su abogado, que el 25 de setiembre el acusado estaba en Tupungato y paseaba en una camioneta 4x4. El cadáver de González apareció, en cambio, en Cacheuta, en una ripiera. La mujer había sido asesinada a golpes.

La situación de Di Césare empezó a cambiar el viernes, cuando en una audiencia, el juez de cámara Gonzalo Guiñazú rechazó la elevación juicio y retrotajo la causa a la etapa de investigación.

Antes, la fiscal Ríos y la juez de garantías Érica Sánchez habían rechazado los pedidos de la defensa, que consistían precisamente en que se aceptaran las declaraciones del padre y los amigos de Di Césare.

La toma de testimonios en la fiscalía de Ríos arrancó rápido: este mismo lunes. El abogado defensor de Di Césare, Fernando Lúquez, consideró que la anulación de la elevación a juicio "se está minimizando para que no tenga impacto, pero ahora puede pasar cualquier cosa".

Lúquez insistió en que la causa "ha entrado en un camino sinuoso porque el plazo de investigación está vencido desde el 11 de abril" y agregó sobre los hechos de 2016: "La defensa acredita la actividad de Di Césare, quien estuvo con esta chica el 21 de setiembre. Le pegó y discutieron, pero después no sabemos qué pasó".

La causa tiene elementos polémicos desde el punto de vista político también. Se debe a que el juez Guiñazú generó reacciones en el Gobierno ya que había rechazado la competencia, por considerar que no era el "juez natural".

El Gobierno interpretó que Guiñazú estaba discutiendo la propia reforma judicial impulsada a través de la ley 9040, que consistió en la creación de juzgados plurales y un organismo (llamado OGAP) que distribuye las causas por sorteo.

Un fallo de la Corte ratificó la vigencia de la ley 9040 al resolver que debía ser Guiñazú, no la Octava Cámara del Crimen, el encargado de definir la causa de Di Césare. 

El juez esta vez actuó y su sentencia frenó la definición de un caso muy sensible.