Política Guaymallén

Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales

Lo denunció la Municipalidad en la Justicia. Imprimía carnets originales fuera de su horario de trabajo. Sospechan que los comercializaba a 3.000 pesos.
Avatar del

Santiago Montiveros

1/4
Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales(Gobernación)

Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales | Gobernación

Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales

Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales

Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales(Gobernación)

Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales | Gobernación

Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales

Suspenden a un municipal que vendía licencias de conducir originales

Permanecer el mayor tiempo posible en un edificio del Estado para imprimir documentos legales de gran valor. La trama de la popular serie española "La casa de papel" se repitió, al menos en este punto, en la Municipalidad de Guaymallén.

En las próximas horas, el Ejecutivo municipal suspenderá a un empleado que ingresaba fuera de su horario de trabajo al sector donde se confeccionan los carnets nacionales de conducir. ¿El objetivo? Imprimir licencias que después vendería por unos 3.000 pesos.

Además de la suspensión de este agente municipal, la comuna inició una auditoría que podría terminar en una cesantía definitiva; paralelamente, se realizó una presentación en la Justicia por parte de Nicolás González, secretario de Gobierno de Guaymallén.

"Una vez por semana realizamos un cruce de información entre la cantidad de licencias emitidas y la cantidad de legajos y detectamos que había desfasaje entre el papel y la parte digital", contó González, y agregó: "Al revisar las cámaras de seguridad, tuvimos más certezas".

Al respecto, las imágenes de las cámaras mostraron que en el horario en el que se emitieron esas licencias sin respaldo ingresó sólo una persona y, además, quedó en claro que al salir de la oficina no había gente esperando por la entrega de carnets.

Entre los casos detectados, se pudo comprobar que este empleado municipal entregó una licencia de conducir a un principiante y otra a un conductor que amplió la categoría de manejo. Ante esto, la comuna brindó los nombres de los "beneficiarios" a la Justicia.

Si bien no consta en el expediente judicial, se sospecha que este empleado municipal ofrecía las licencias en redes sociales con un nombre falso, a un precio que rondaría los 3.000 pesos.