Política Sueldos estatales

Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo

El Gobierno provincial confirmó que actualizará los salarios apenas se supere el 15,7% de inflación. Por qué quedan afuera los docentes. Quiénes cobrarán primero.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/5
Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo

Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo

Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo(Alf Ponce / MDZ)

Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo | Alf Ponce / MDZ

Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo(Alf Ponce / MDZ)

Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo | Alf Ponce / MDZ

Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo(Pachy Reynoso/MDZ)

Sueldos estatales: será automático el plus de la cláusula gatillo | Pachy Reynoso/MDZ

Cornejo premiará a los gremios que acordaron en paritarias.(Pachy Reynoso/MDZ)

Cornejo premiará a los gremios que acordaron en paritarias. | Pachy Reynoso/MDZ

La inflación acelera el debut de la "cláusula gatillo" que el Gobierno provincial insertó este año en las negociaciones salariales con la administración pública. 

El costo de vida desvela a todo el mundo, pero el Poder Ejecutivo tiene una respuesta tranquilizadora para buena parte de los empleados públicos: apenas el índice del costo de vida supere el 15,7 por ciento, habrá un aumento extra "automático" para cubrir ese desfasaje.

Hay varios matices a tener en cuenta. Primero que nada, cerca de la mitad de los empleados públicos son docentes y ellos están afuera del incremento automático. O sea, los maestros mendocinos no van a cobrar ese plus en forma instantánea. Esto se debe a que el SUTE no acordó con el Gobierno y el aumento aplicado por la vía del decreto no tiene cláusula gatillo.

"Cómo corregir el desfasaje de los docentes será una facultad del Poder Ejecutivo", advirtió una fuente oficial. Se da como un hecho, en ese sentido, que los gremios saldrán a pedir una "apertura de paritarias", pero la respuesta gubernamental ante ese pedido, por ahora es desconocida.

En tanto, entre los gremios que sí firmaron con Alfredo Cornejo, hay diferencias muy relevantes. Se desmarca del resto Ampros, el sindicato de los profesionales de la salud, que eligió un modelo diferente al resto: la suba no es otorgada por tramos, sino que se "gotea" mes a mes, con cada aumento de la inflación.

Otro notable dato a favor de Ampros es que este gremio fue el único que eligió referenciarse en la inflación provincial, no la que mide el INDEC, que fue la institución designada por el resto de los sindicatos.

Resulta que, hasta ahora, el aumento del costo de vida calculado por la DEIE ha sido superior al nacional: 12,4 por ciento es el acumulado de 2018. En cambio, el INDEC suma, para la Zona Cuyo, el 10 por ciento en lo que va del año.

Como consecuencia, los profesionales de la salud están más cerca que nadie de superar el 15,7 por ciento que pautó como aumento el Gobierno y empezarían a recibir el plus de la cláusula gatillo, a más tardar, con los haberes de julio.

El pago en tres tramos, en definitiva, no ha sido un gran negocio para ningún gremio, en un año marcado por la carrera contra la inflación.

El acuerdo con casi todos los estatales implica el pago en tres tandas del cinco por ciento cada una. La primera se aplicó a partir de enero y la segunda se pagará a fines del mes que viene.

Para entonces, los estatales habrán sumado 10,2 por ciento de aumento. Pero deberán esperar hasta noviembre para recibir el último incremento del año, que será de 5,5 por ciento.

Esto quiere decir que la cláusula gatillo funcionará antes de que se complete el aumento acordado en paritarias. Pero el Gobierno sólo pagará la diferencia entre el 15,7 por ciento firmado para todo el año y el acumulado de la inflación, sin adelantar el tercer tramo. Esto quiere decir que, para la gran mayoría de los empleados públicos provinciales, el "empate" con el costo de vida sólo se logrará a fin de año, cuando el Gobierno liquide la última cuota.

Para el Ejecutivo, de todos modos, es relevante que la famosa cláusula automática no dependa de ninguna negociación paritaria. Con un beneficio más: el plus no será un ítem o un bono, sino que irá al básico directamente.

"Los gremios decían que no querían que pasara lo mismo que con el bono. Entonces el desfasaje entre el 15,7 por ciento y la inflación irá al básico. No nos van a tener que salir a pedir la inflación: nosotros vamos a cumplir y, al mes siguiente, liquidaremos la diferencia", prometen en el Gobierno.