Política Le quitarán poder a las organizaciones sociales

Stanley justificó los cambios en los planes sociales

Dijo que no se trata de una represalia del Gobierno contra algunas organizaciones. "No tiene que ver con ir en contra de nadie".
Avatar del

MDZ Política

1/4
Stanley justificó los cambios en los planes sociales

Stanley justificó los cambios en los planes sociales

Stanley justificó los cambios en los planes sociales(Alf Ponce / MDZ)

Stanley justificó los cambios en los planes sociales | Alf Ponce / MDZ

Stanley justificó los cambios en los planes sociales(Alf Ponce / MDZ)

Stanley justificó los cambios en los planes sociales | Alf Ponce / MDZ

Stanley justificó los cambios en los planes sociales

Stanley justificó los cambios en los planes sociales

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, justificó la decisión del Gobierno nacional de introducir cambios en los planes sociales que se entregan en todo el país.

"Espero que no haya resistencia", dijo en conversación con Marcelo Longobardi en Radio Mitre, apuntando a la reacción de los dirigentes sociales que se verían afectadas por la medida.

Stanley dijo que no se trata de una represalia del Gobierno contra algunas organizaciones. "No tiene que ver con ir en contra de nadie, sino estar a favor de la gente", manifestó.

"Entendimos que más del 60% de las personas que cobran planes sociales no terminó el colegio secundario y nos pareció importante poder acompañarlos en este proceso. Cualquier empleo hoy en día pide que una persona haya terminado su secundaria", señaló.

El plan que implementará el Ejecutivo consiste en eliminar "Argentina Trabaja" y "Ellas hacen" para que las personas que están en esos planes ingresen a uno nuevo denominado "Hacemos Futuro", el cual apunta a entregar beneficios educativos. 

Los titulares de los planes deberán completar sus estudios primarios y secundarios, y luego podrán especializarse en cursos y talleres para tener mayores posibilidades de ingresar al mercado laboral.  

Además, y como parte fundamental, las organizaciones ya no manejarán el control de asistencia, en el cual se sospecha que incluyen la participación en las protestas para poder cobrar o de lo contrario no reciben el beneficio. A eso se suma que podrán elegir en qué ente participar. Eso se traduce además en un fuerte impacto a las arcas de las organizaciones, que en la actualidad reciben $ 12.000 anuales por cada beneficiario de un plan.