Sólo un país de América Latina tiene un índice de corrupción bajo

El Centro de Estudios Latinoamericanos difundió el ránking de corrupción en la región. Los uruguayos son la excepción, ya que su país es el único que tiene un índice considerado "bajo". Argentina, en tanto, está mejor considerado que varios (Paraguay, Bolivia, México, Ecuador y Venezuela, entre otros).

Avatar del

Redacción MDZ Online

A pesar de tener una buena consideración, los últimos presidentes de Péru han estado implicados en casos de corrupción.

A pesar de tener una buena consideración, los últimos presidentes de Péru han estado implicados en casos de corrupción.

No es casualidad que el escándalo por las coimas que repartió la constructora Odebrecht haya generado un cimbronazo en toda la región menos en un país. Esa nación es Uruguay y fue la única que el Centro de Estudios Latinoamericanos (Cesla) incluyó en la categoría de "baja corrupción", en un ránking que consideró a Argentina entre los Estados con "alta corrupción".

El indicador Cesla elabora sus informes apoyándose en información sobre corruptibilidad que brindan organismos internacionales como el Banco Mundial, Transparencia Internacional, el Foro Económico Mundial y distintas organizaciones. En base a eso, concluyó que hay tres países con corrupción "alarmante", 14 con nivel "alto", dos con "moderado" y uno con "bajo".

Entre los primeros está Venezuela, país que encabeza el ránking de corrupción en América Latina, seguido por Haití y Nicaragua. En tanto, en el segundo grupo, Argentina y Brasil tienen la misma consideración, por encima de Colombia, Ecuador, Paraguay, México y Bolivia, pero por debajo de Perú y Costa Rica. Chile, por su parte, se destaca, apenas por debajo de Uruguay.

Más allá del ránking Cesla -que coinciden con otros índices de organismos anticorrupción-, hay países mejores considerados que Argentina que en los últimos años han atravesado convulsiones políticas. Perú, por ejemplo, está bien posicionado, pero su último presidente electo, Pedro Pablo Kuczynski, renunció ante las acusaciones de vínculos con Odebrecht.

Además, su antecesor, Ollanta Humala, fue preso junto con su esposa también en el marco de un presunto cobro de coimas por parte de la constructora. Alejandro Toledo, otro jefe de Estado que tuvo Perú recientemente, está complicado con la Justicia de su país que aún no logra que se presente en Lima.

Temas
  • Estadísticas
  • Cesla
  • Corrupción
  • Latam
  • América Latina
  • Uruguay