Política Fracaso de las negociaciones

Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

El Gobierno provincial dijo que la productora de "Séptimo Día-No descansaré" no quería pagar Ingresos Brutos y se quejó del precio del alquiler del estadio del Parque. La compañía planeaba instalarse 8 días en Mendoza, entre el 12 y el 20 de julio.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/4
Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

Se cayó el show de Cirque Du Soleil y estalló una polémica

Once días después del anuncio oficial de las negociaciones con el Cirque Du Soleil para que la compañía se presentara en el estadio del Parque General San Martín con el espectáculo "Séptimo Día - No descansaré", el Gobierno admitió que las conversaciones fracasaron.

>

"Prácticamente pretendían que pagáramos para que vinieran", se quejó el secretario de Deportes, Federico Chiapetta, poco después de que la productora de Cirque Du Soleil informara al Gobierno provincial este lunes que habían decidido "no venir porque no les daba la ecuación".

MDZ anticipó el 10 de mayo la posibilidad de que este show internacional marcara la apertura del controvertido estadio del Parque. Cuatro días después, Cirque Du Soleil informó que el espectáculo sobre Soda Stereo volvería a la Argentina y confirmó shows en Córdoba y Buenos Aires.

Las fechas de esas presentaciones alentaban la posibilidad de que el espectáculo arribara a Mendoza, ya que se desarrollarán a partir del 27 de julio y el Gobierno provincial quería traerlo a Mendoza el 20.

Este lunes se supo cuáles eran las verdaderas fechas que Cirque Du Soleil quería destinar a Mendoza: del 12 al 20 de julio, o sea, un total de ocho presentaciones. Pero no fue posible acordar esas actuaciones.

Y las charlas terminaron con polémica: "A la hora de las negociaciones finales, nos cambiaron un poco las reglas", se quejó Chiapetta. Y precisó los puntos en los que no hubo acuerdo: "Nos pidieron excepciones que no podíamos cumplir, por ejemplo la eximición de Ingresos Brutos. También nos pidieron un pautado publicitario que no estábamos dispuestos a aportar y el alquiler, aunque era bastante razonable, también lo objetaron".

"Hicimos un esfuerzo para dejar operativo el estadio entre el 12 y el 20 de julio", se quejó Chiapetta. Era, hasta hace unos días, la razón por la cual el show estaba en veremos: faltaban algunas obras en el entorno, en los accesos peatonales y en las luminarias.

"No podíamos hacer ninguna excepción de impuestos, dado que queríamos adelantar la apertura del estadio justamente para empezar a bajar los costos. Hubiese sido bueno que vinieran, pero no tenemos la plata para hacerlo", agregó Chiapetta, sin evitar la crítica a la productora por no querer pagar tributos: "Esta empresa recauda muy bien", aseguró.

La suspensión del show de Cirque Du Soleil agregó una polémica más a las que ya acumula el estadio del Parque, una obra iniciada por el gobierno de Francisco Pérez que el actual gobernador Alfredo Cornejo siempre criticó.

A los costos del estadio (que ya superan los 1.000 millones de pesos) y los retrasos de la inauguración, se agrega una situación particular: el predio no atrae para la realización de espectáculos deportivos.

El Gobierno, en cambio, tiene propuestas para la realización de shows artísticos, a los que pretende sacarles un rendimiento de 400.000 pesos en concepto de alquiler. De hecho, se mantiene en firme la presentación de la tira de Disney "Soy Luna", que se presentará el 8 de agosto.

Dicho show es anunciado en la plataforma oficial para la venta de entradas como un espectáculo que se hará en el "Nuevo estadio cubierto del predio Malvinas Argentinas". Este largo rodeo es para referenciar un estadio al que, todavía, el Gobierno no quiere ponerle un nombre.