Salvó a un turista y lo embargaron: "Me están cagando la vida"

El policía Luis Oscar Chocobar intervino para impedir que asaltaran a un turista en La Boca. Lo embargaron por $400 mil aduciendo "exceso de legítima defensa". Mauricio Macri pidió informes del caso.
Avatar del

MDZ, Nacionales

1/4
Salvó a un turista y lo embargaron:  "Me están cagando la vida"

Salvó a un turista y lo embargaron: "Me están cagando la vida"

Salvó a un turista y lo embargaron:  "Me están cagando la vida"(publicada en Infobae)

Salvó a un turista y lo embargaron: "Me están cagando la vida" | publicada en Infobae

Salvó a un turista y lo embargaron:  "Me están cagando la vida"(publicada en Infobae)

Salvó a un turista y lo embargaron: "Me están cagando la vida" | publicada en Infobae

Salvó a un turista y lo embargaron:  "Me están cagando la vida"

Salvó a un turista y lo embargaron: "Me están cagando la vida"

 El policía Luis Oscar Chocobar (30), quien baleó y mató a un delincuente que acababa de apuñalar diez veces al turista estadounidense Frank Joseph Wolek en el barrio porteño de La Boca, aseguró que la Justicia le "está cagando la vida", tras el embargarlo de 400.000 pesos que le trabó el juez al procesarlo por exceso en la defensa. El caso es seguido de cerca en la Casa Rosada el propio Mauricio Macri se interesó particularmente en el caso y pidió informes para entender la increíble situación procesal que atraviesa el efectivo de Avellaneda. 

"Me siento un poco decepcionado de la Justicia, la verdad me está cagando la vida y no logro entender el motivo por el cual quieren sacarme esa cantidad de plata con la que no cuento porque soy un trabajador", dijo el policía local de Avellaneda en diálogo con el canal C5N.

Según Chocobar, lo "único" que hizo fue "salvar al señor turista y a otras tres personas que también estaban en riesgo su vida". 

"En cierto momento temí por mi vida y ahí es el accionar que hoy en día el juez (Enrique Gustavo Velázquez) cree que fue de mala manera", expresó y añadió que "dentro mío tengo la conciencia limpia, sé que hice las cosas correctamente, no sólo en la forma policial sino también como persona".

"De parte de la fuerza a la que pertenezco recibo un apoyo inmenso en todo sentido tanto emocional como por parte de los jefes y del Ministerio de Seguridad", agradeció Chocobar.

La causa que en principio estaba en el juzgado de Instrucción 17 porteña pasó al fuero de Menores cuando el 13 de diciembre último fue detenido un adolescente de 17 años de nacionalidad paraguaya como presunto coautor del ataque al turista estadounidense. 

El juez Velázquez, a cargo del Juzgado Nacional de Menores 1 de la Ciudad de Buenos Aires, recaratuló ayer el hecho como "homicidio" por entender que el Chocobar se "excedió en el uso de su legítima defensa". 

El hecho ocurrió el pasado 8 de diciembre por la mañana, cuando Wolek (54) caminaba por la zona turística de La Boca y poco antes de llegar a la calle Caminito, en Olavarría y Garibaldi, fue interceptado por dos delincuentes con fines de robo. 

De acuerdo a la pesquisa de la Policía de la Ciudad, durante el asalto uno de los dos ladrones apuñaló una decena de veces en el pecho al turista, quien cayó al suelo gravemente herido.

Tras el ataque, ambos delincuentes salieron corriendo, pero mientras uno logró escapar, otro de ellos fue interceptado a tres cuadras, en Irala y Suárez, por dos transeúntes que habían visto el ataque y lo retuvieron en el piso.

Poco después, llegó al lugar Chocobar, vestido de civil, se identificó como policía y, según declaró después, disparó al delincuente en la zona abdominal porque éste hizo un gesto como que si estuviera por sacar un arma mientras trataba de huir.

El ladrón, identificado como Pablo Kukok (18) fue trasladado al Hospital Argerich, donde fue operado por las lesiones sufridas en el hígado, intestino delgado y colon y murió cinco días después.

En tanto, el turista estadounidense recibió el alta 20 días después del robo, tras permanecer internado en terapia intensiva en el mismo centro de salud luego de ser operado de urgencia por haber sufrido lesiones en la aurícula izquierda y en el ventrículo derecho, un puntazo en cada pulmón y otras seis heridas.