Política #AguaTurbia

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Se trata de un proyecto hídrico en Salta que sirve como ejemplo para observar la profundidad de los vínculos mendocinos en el desarrollo de obras con financiamiento internacional.
Avatar del

Mariano Bustos

1/5
Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Río Toro: la telaraña que une a Ceosa, Irrigación y el Prosap

Proyecto Río Toro es una ambiciosa obra hídrica que se desarrolla en la provincia de Salta. A pesar de los 1262 kilómetros que separan ambas ciudades, tiene un vínculo especial con Mendoza. O quizá más de uno. La obra que costará 452 millones de pesos es construida por la empresa mendocina Ceosa, pero además de ello los responsables de la preparación del proyecto son en su gran mayoría profesionales mendocinos que están relacionados con en el Departamento General de Irrigación y otros organismos. El nombre de uno de ellos es investigado por la Oficina Anticorrupción por su vínculo con el dueño de Ceosa, Fernando Porreta, pero MDZ descubrió que no es el único caso.

  La obra está envuelta en una compleja telaraña que une al Departamento General de Irrigación, el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Unidad Para el Cambio Rural (UCAR) y la constructora Ceosa. Ese entramado no es fácil de desentrañar, pero los puntos de contacto son muchos y difíciles de esconder.  

Dentro del listado de consultores del área hidráulica que participaron en la preparación del proyecto Río Toro aparece, por ejemplo, el ingeniero Gonzalo Martínez Dufour. Hoy, este ingeniero es socio de Porreta, el dueño de la empresa que hizo la obra, en Valmen, una sociedad anónima fundada en noviembre del 2016.

El caso Río Toro sirve para entender el complejo entramado mediante el cual se gestionan las obras hídricas. Pero no se trata de un caso aislado, sino que el esquema se repite incluso en decenas de obras que Ceosa hizo en Mendoza bajo la órbita del Departamento General de Irrigación.

En la página web se puede acceder a los nombres de los responsables de confeccionar este ambicioso proyecto mediante el cual se pretende lograr la reconversión productiva de la zona tabacalera de Río Toro. Así, MDZ pudo confirmar que la gran mayoría son mendocinos que se han cumplido funciones cruzadas en Irrigación, en consultoras privadas y organismos internacionales que financian las obras. No solo es el caso del coordinador ejecutivo de la Unidad para el Cambo Rural (UCAR), Alejandro Gennari quien a su vez es Consejero del Río Mendoza en el DGI.

Por ejemplo, el coordinador y jefe del equipo de responsables en la formulación y evaluación del proyecto es el propio Fernando Gomensoro. Gomensoro es empleado de Irrigación, funcionario del Prosap y fundador de la consultora Hydrotec. En esa empresa y el Prosap también trabajan otras dos personas que formaron parte del cuerpo de consultores contratados para confeccionar el proyecto Río Toro: Diego Fabián y Juan Pablo Sánchez. Hydrotec hoy tiene nexos con Ceosa en proyectos de energías renovables y Fabián ha sido presentado como representante de Ceosa en comunicados de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza.

Pero ellos no son los únicos mendocinos que trabajaron para confeccionar el proyecto Río Toro. En la lista también aparecen ex funcionarios provinciales como el ex director de Hidráulica Marcelo Toledo y varios empleados del Departamento General de Irrigación que actuaron como asesores privados.

Como consultores del área hidráulica aparecen Carlos Martini (jefe de Proyectos Especiales de Irrigación) y Vincent Auger, un ingeniero civil francés que hizo prácticas en el DGI. También se destaca el nombre de Leandra Ibarguren quien trabajó en el área de formulación de Proyectos en Irrigación y el del consultor ambiental Alejandro Drovandi, contratado por el Dpto. General de Irrigación (DGI) para realizar los Estudios de Impacto Ambiental.

La lista de mendocinos involucrados en los estudios de Río Toro es aún más extensa. Como consultores hidráulicos se suman Sebastian Garbuio y el antes mencionado Martínez Dufour, hoy socio de Porreta. En el área agronómica aparecen Pablo Loyola, Mercedes RobertMarisa Duarte (hija de Lucio Duarte ex titular de Irrigación) y Verónica Rodríguez (Ingeniera Mendocina vinculada a Hydronova, otra consultora para la que trabaja Gomensoro).

Pero no solo la pata técnica está colmada de mendocinos. En el área económica aparece el nombre de Heraldo Muñoz (decano facultad de ciencias empresariales de la Universidad Champagnat, responsable del área de proyectos del convenio IICA PROSAP y jefe del equipo de formulación. Consultor de la FAO, Banco Mundial), Graciela Sottile (socia de Heraldo Muñoz en Fensus) y el economista mendocino Fernando Amin Yoma

En cuanto a lo ambiental, los consultores María Verónica Viciana, Natalia Fernández y Hugo Zucchini también fueron "importados" de Mendoza.

Sin lugar a dudas, la importante presencia de funcionarios locales se debe a la provincia ha sabido especializarse en el tema para poder administrar el agua en el desierto. Esto ha llevado a que muchos de los empleados de Irrigación hoy también sean funcionarios del Prosap. Es decir, los mismos ingenieros que elevan los proyectos hídricos de Mendoza al Prosap son los que los defienden a la hora de conseguir financiamiento en organismos internacionales.

La investigación de la OA

Hasta el momento, uno de los nombres que mayor trascendencia a tenido es el de Fernando Gomensoro. Hasta que salió a la luz la investigación de la Oficina Anticorrupción, Gomensoro ostentaba el cargo de secretario de Gestión Hídrica en el Departamento General de Irrigación, pero además de ello, era empleado del PROSAP y responsable de varias proyectos hídricos que se desarrollaron con fondos internacionales. La gran mayoría de esas obras son desarrolladas por Ceosa.

Las sospechas de la Oficina Anticorrupción surgieron a raíz de que Ceosa contó con información privilegiada que le permitieron ganar la licitación de la obra de Riego Belén y Pomán, en Catamarca. Esto encendió las alarmas y puso en una situación incómoda a Gomensoro, ex compañero de facultad de Porreta y fundador de la empresa Hydrotec, hoy asociada a Ceosa en distintos desarrollos hídricos.