Política ¿Una buena para Cornejo?

Renunció el ministro de la Corte Alejandro Pérez Hualde

Así, se habilita una vacante para que Cornejo nombre a uno de los suyos y ya suena Dalmiro Garay.
Avatar del

Jimena Catalá

1/2
Renunció el ministro de la Corte Alejandro Pérez Hualde(Alf Ponce / MDZ)

Renunció el ministro de la Corte Alejandro Pérez Hualde | Alf Ponce / MDZ

Renunció el ministro de la Corte Alejandro Pérez Hualde(Alf Ponce / MDZ)

Renunció el ministro de la Corte Alejandro Pérez Hualde | Alf Ponce / MDZ

Se confirmó una buena nueva para el gobierno de Alfredo Cornejo: uno de los ministros de la Corte local que más incomodó al Ejecutivo en el último tiempo, Alejandro Pérez Hualde, presentó su dimisión. 

Para quien no lo recuerde, Pérez Hualde sumó 14 años de servicio en el Poder Judicial habiendo ingresado en 2004 de la mano del entonces gobernador Julio Cleto Cobos. Pese a surgir de cierta extracción radical, el saliente magistrado mantuvo una relación distante y muy crítica con la gestión actual de Cornejo.

En efecto, es muy recordada una nota que difundió el propio Pérez Hualde a comienzos de la gestión de Cornejo en la que cuestionaba su plan contra la inseguridad. 

En aquel momento, el reconocido letrado apuntó contra el endurecimiento de las prisiones preventivas que propuso el Gobernador en el arranque de su Gobierno. "Un preso injustamente (por inocencia o por desproporción) no es un precio admisible a pagar en aras de la seguridad", dijo Pérez Hualde en octubre de 2016, dirigiéndose a Cornejo; a su ministro de Seguridad, Gianni Venier y al entonces candidato a la Corte, José Valerio.

Hoy, en medio de la polémica por la todavía trunca ampliación de la Corte de Cornejo -que, entre otros aspectos, aspira a elevar de siete a nueve la cantidad de ministros que integran el Máximo Tribunal-, Pérez Hualde evita confrontar con el poder político y así, en silencio, decidió retirarse del Palacio Judicial. 

No obstante, vale recuperar una nota reciente que le hizo MDZ, en la que se refirió, justamente, a su futuro pos- judicial: 

-¿Y qué tiene pensado para su nueva etapa?

-Hace tiempo me he planteado de arrancar una etapa exclusivamente académica. Me quiero dedicar a dar clases e investigar. De hecho, desde el '97, estoy dando clases en la Universidad Nacional de Cuyo y allí voy a seguir.

-¿Qué balance hace de su paso por el Poder Judicial?

-No lo he pensado porque me gusta trabajar sobre cosas concretas una vez que tenga el trámite terminado pensaré en mi balance. En principio, he trabajado mucho y con un equipo extraordinario, estoy muy contento.

-¿Qué piensa de los cambios que imprimió el Ejecutivo a la Justicia? y ¿sobre la (todavía) fallida ampliación del Máximo Tribunal?

-Hace tiempo que no quiero entrar en debates políticos. No voy a opinar sobre esto. Sí estamos preparándonos, trabajando y estudiando para los cambios que vienen a partir del 1 de febrero con la oralización de gran parte del proceso civil y comercial haciendo una capacitación muy fuerte.

-¿Puede reconocer, no obstante, que la Justicia debe aggiornarse más a los tiempos actuales y procurar respuestas más ágiles?

-Bueno nosotros elegimos precisamente a (Jorge) Nanclares porque es un hombre entrenado en eso y porque además fue quien trabajó en el Código Procesal Civil.

Más allá de que se habilite o no la reforma integral de la Corte que tiene en mente Cornejo para elevar de siete a nueve los ministros que la componen, sí podrá darse el gusto de enviar un pliego para reemplazar a Pérez Hualde. En efecto, en los pasillos de Casa de Gobierno ya suena un nombre para este puesto vacante y es el del actual ministro de Gobierno, Dalmiro Garay. 

En este marco, casi de inmediato el gobernador Alfredo Cornejo firmó el decreto aceptándole la renuncia a Pérez Hualde. 

La noticia sobre el retiro de Pérez Hualde se conocidó después de que éste mantuviera una reunión con el exjefe del radicalismo e integrante de la "mesa chica" de Cambiemos, Ernesto Sanz. 

Ese encuentro que tuvo lugar el martes en el Palacio Judicial planteó una especulación sobre que, tras retirarse de la Justicia, el doctor podría abocarse al mundo de la política y hasta desempeñarse en algún cargo en la Nación;  no obstante, esto fue negado rotundamente por el exmagistrado.