¿Quién debe financiar a la Iglesia? Un obispo y la UCR, con una nueva idea

Dos proyectos radicales son presentados como un nuevo "problema" entre católicos y no católicos, pero un obispo tiene una idea similar.
Avatar del

MDZ Política

1/2
¿Quién debe financiar a la Iglesia? Un obispo y la UCR, con una nueva idea

¿Quién debe financiar a la Iglesia? Un obispo y la UCR, con una nueva idea

¿Quién debe financiar a la Iglesia? Un obispo y la UCR, con una nueva idea

¿Quién debe financiar a la Iglesia? Un obispo y la UCR, con una nueva idea

Diputados de la UCR Cambiemos presentaron dos proyectos inherentes a los sueldos de la jerarquía de la Iglesia Católica. Sin embargo, cuando se plantea en diversos medios que esto representa una especie de "afrenta" a la religión, el obispo de la localidad cordobesa de San Francisco, el mendocino Sergio Buenanueva, ya había sostenido en diálogo con la "Mesa MDZ" por MDZ Radio que ellos mismos buscan soltar la teta del Estado.

El tema surge cíclicamente en las discusiones, aunque en esta oportunidad hasta la propia conducción de la Iglesia parece considerar insuficiente lo que recibe del Estado y, por ello, reclama un replanteo impositivo "a la europea" que les permita recaudar más de parte de sus fieles a través del sistema impositivo.

La idea de Buenanueva

El obispo Buenanueva (ver video de arriba) le dijo al programa "Mesa MDZ" ya en marzo que la Conferencia Episcopal Argentina estaba buscando despegarse del Estado en todo lo que hace a los fondos de la Iglesia. 

Ejemplificó que "en Alemania, en España o el sistema italiano en donde son los contribuyentes los que dicen: ´Yo soy católico y quiero destinar (en Italia es el 8 por 1000) de mis impuestos a la iglesia católica o a la evangélica, o a tal obra de carácter social"". Bajo ese sistema, explicó Buenanueva que "el Estado recauda y a través de la Conferencia Episcopal de acuerdo a una serie de normas internas".

Para el prelado consideró que "ese sistema es mucho más sano que el actual, porque es lógico que haya mucha gente que diga: ´Yo no soy católico, ¿por qué tengo que sostener a la iglesia católica con mis impuestos?´".

Buenanueva dijo entonces que "el grueso del soporte económico de la iglesia católica proviene de los católicos y de agencias de cooperación internacional" y agregó que "lo que el Estado aporta representa entre el 6 y el 7 por ciento de nuestras necesidades. Aunque es verdad que en las provincias y municipios recibimos otras ayudas".

- ¿A usted no le parece que es mejor sacarse de encima al Estado? ¿Es un tema que está en la Conferencia Episcopal?

- Totalmente. En Argentina no hay unión Iglesia -Estado. La Argentina tiene una creciente autonomía, si no, miremos los chispazos que hubo en los tiempos de Menem, en los de Kirchner y bueno, ahora también. Hay un viejo principio que nadie sabe muy bien de dónde salió, que dice: "Una Iglesia libre en un Estado libre". Y yo le agrego: En una sociedad civil que es vigorosa y que es capaz de discutir todos los temas.

El proyecto de Cambiemos

 El diputado radical Alejandro Echegaray psostuvo que "el Estado no debe pagar sueldos para que los obispos hagan caridad sin rendir cuentas". Uno de los proyectos busca equiparar el sueldo de un obispo al de un profesor universitario y el otro es más cortante: que el Estado deje de pagarles el sueldo, mediante la derogación de cinco decretos de la dictadura.

"Si bien el artículo 2 de nuestra Constitución Nacional establece que el gobierno federal ‘sostiene el culto católico apostólico romano', esto ha sido entendido por la jurisprudencia de la Corte Suprema de la Nación como una obligación de apoyo económico, que no se trata necesariamente de sueldos", indicó Echegaray, representante de la provincia de Buenos Aires.

En su argumentación, Echegaray indicó que el apoyo económico del Estado argentino a la Iglesia Católica ya se implementa de diversas formas, como exenciones impositivas, subsidios a establecimientos educativos, mantenimiento de templos, así como cesiones de inmuebles fiscales para fines determinados, además de los sueldos de los obispos.

Además explicó  resaltó que las asignaciones dispuestas en concepto de remuneraciones, jubilaciones y pensiones a favor de distintos integrantes del clero católico se dispusieron por cinco decretos leyes de la última dictadura militar, cuatro firmados por Jorge Rafael Videla y el último por Reynaldo Bignone.

Los decretos pro Iglesia de la dictadura

El primero es el decreto ley 21.540, que establece una asignación mensual vitalicia equivalente al 70 por ciento de la remuneración fijada al cargo de juez nacional de primera instancia a favor de los arzobispos y obispos que cesen en dichos cargos por razones de edad o invalidez, y otra equivalente al 60 por ciento de la remuneración citada para los obispos auxiliares.

El segundo es el decreto ley 21.950, que establece una asignación mensual equivalente al 80 por ciento de la remuneración fijada al cargo de juez nacional de primera instancia a favor de los arzobispos y obispos hasta que cesen en dichos cargos, y otra equivalente al 70 por ciento de la remuneración citada para los obispos auxiliares.

El tercero es el decreto ley 22.162, que faculta al Poder Ejecutivo Nacional a otorgar una asignación mensual a curas párrocos o vicarios ecónomos de parroquias situadas en zonas de frontera, equivalente a la categoría 16 del escalafón del personal civil de la administración pública nacional.

El cuarto, decreto ley 22.430, establece una asignación mensual vitalicia a favor de los sacerdotes seculares que hayan cumplido 65 años o se hallaren incapacitados, equivalente al haber mínimo de jubilación del régimen nacional de jubilaciones y pensiones para trabajadores en relación de dependencia.

Y el quinto es el decreto ley 22.950, que establece una contribución mensual a la formación del clero diocesano, por cada alumno del seminario mayor, equivalente a la categoría 10 del escalafón del personal civil de la administración pública nacional.