Política El caso Santa Fe nos refresca la memoria

¿Qué harías en Mendoza con $25 mil millones?

Santa Fe negocia la devolución de 50 mil millones de pesos. El gobierno anterior privó a Mendoza de demandar a la Nación por alinearse con CFK.
Avatar del

Gabriel Conte

1/2
¿Qué harías en Mendoza con $25 mil millones?(Pachy Reynoso / MDZ)

¿Qué harías en Mendoza con $25 mil millones? | Pachy Reynoso / MDZ

¿Qué harías en Mendoza con $25 mil millones?(Pachy Reynoso / MDZ)

¿Qué harías en Mendoza con $25 mil millones? | Pachy Reynoso / MDZ

 El gobierno de Mendoza mira con los ojos largos lo que está consiguiendo la provincia de Santa Fe de la Nación. El único estado comandado por el socialismo en la Argentina hizo todo lo contrario a lo que decidió nuestra provincia cuando le tocó reclamar al Estado nacional el 15% de los fondos de coparticipación que se quedaba la Anses. Santa Fe hizo juicio para cobrar lo suyo. Mendoza no. Santa Fe ahora negocia con la Casa Rosada el pago de unos 50 mil millones de pesos y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aceptó que es una deuda que debe ser honrada durante una visita a esa provincia. La noticia difundida este fin de semana volvió a hacer pucherear a quienes manejan las cuentas de la provincia y conocen a fondo las necesidades nuevas, y las que quedan por cumplir tras empezar a ordenar las cuentas de una provincia que ni siquiera sabía cuánto debía, pero que era mucho, muchísimo más de lo que podía pagar.

El gobernador santafesino, Miguel Lifschitz, celebró -a pesar de las diferencias con el macrismo- la voluntad del gobierno nacional para "cumplir cumpla con el fallo de la Corte Suprema de la Nación y con lo firmado en el pacto fiscal del año pasado" y no renunció a la pelea por más ante el anuncio: "Vamos a analizar la propuesta, será el principio de una negociación", dijo

La Corte de Justicia de la Nación falló hace dos años a favor de esa provincia (y de Córdoba y San Luis) en un juicio iniciado por la detracción indebida de fondos coparticipables. En el pacto fiscal firmado a fines del año pasado, el gobierno nacional se comprometió presentar una propuesta de pago antes del 31 de marzo.

Pero en Mendoza, en el año 2012 el gobierno de Francisco Pérez tenía muchos problemas, inclusive hacia adentro. Le costaba sostenerse en pie y habían numerosas disputas de poder. Los unía el temor por Cristina Fernández de Kirchner. Fue por esta razón que en la Legislatura, con el voto desempatador del vicegobernador Carlos Ciurca, se rechazó el proyecto del senador Juan Carlos Jaliff que buscaba iniciar una batalla judicial con la Nación para tal fin. El peronismo confundió Estado con partido e interpretó que defender los derechos de Mendoza era ofender a la presidenta, y le cerró la puerta a la posibilidad de un reclamo que recién hizo el nuevo gobierno, con Alfredo Cornejo, en 2016, con el entonces ministro de Hacienda, Martín Kerchner, como artífice de una estrategia en tal sentido. Se firmó un acuerdo para la devolución del 15% de la Coparticipación Federal que se les descontaba para financiar a la Anses y se hizo cargo el Tesoro Nacional.

Pero no se trató solo de Pérez y Ciurca, sino que hubo responsabilidad en Jaque y Racconto. (¿Alquien se acuerda de Racconto?)". Si Celso Jaque o Francisco Pérez hubiesen actuado en defensa de los mendocinos, hoy se deberían cobrar 25.000 millones de pesos. En los últimos dos gobiernos justicialistas Mendoza transitó por el camino de la obsecuencia", afirma hoy un documento interno del gobierno actual sobre el tema-

La ley de Coparticipación Federal, 23.548, fue aprobada en 1988, cuando el país era gobernado por Raúl Alfonsín, y en que Mendoza se la consideraba como una provincia "rica". Alimentaba ese imaginario la razón de ser un estado petrolero, con el 22% de los recursos provinciales obtenidos gracias al petróleo, algo que ya no llega al 6$.

Cornejo con esa decisión no se divorcia de Mauricio Macri -como Pérez y Ciurca sí creían que lo sentiría Cristina Kirchner- ni genera un cisma en Cambiemos, el frente gobernante, sino que reclama lo que debió hacerse en 2012. 

En esferas del gobierno se estima que lo que Mendoza perdió rondaría los 25 mil millones de pesos y hacen especulaciones sobre todo lo que podría haberse hecho desde entonces hasta ahora, lo que podría haber cambiado, inclusive, la imagen que quedó en la ciudadanía mendocina de la gestión anterior. Solo por alinearse. Solo por priorizar la pertenencia política al desempeño del cargo y aceptar imposiciones que superaban la relación institucional Nación - Provincia, para interpretarlo como un vínculo puramente partidario y de sumisión.

Ya en 2016, cuando Mendoza decidió reclamar lo suyo, aunque tarde, las consultoras privadas lo cifraban en más de 22 mil millones.

El paper del gobierno mendocino busca que se entienda -al menos puertas adentro y en los sectores de la economía- que entre 2012 y 2015 la presión de los impuestos provinciales se duplicó. 

A ello le agregan que "el descontrol de las cuentas públicas se pagó así con presión impositiva, ausencia de obra pública y deudas con empleados, proveedores y municipios". Eso, sumado a que "la excesiva presión impositiva distorsiona precios, desincentiva la actividad económica y promueve la evasión. No es casualidad que desde el 2009 la economía de la Provincia haya sufrido cuatro caídas de su Producto Bruto (un verdadero récord) y desde 2011 no logró crecer sostenidamente más de un año: por cada año de crecimiento le sigue uno de caída", afirman.

Finalmente, aseguran que este Pacto Fiscal firmado entre los gobernadores y la Nación pone fin - sin costo para las provincias - "al reclamo judicial de la Provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano Bonaerense". De haber prosperado, Mendoza podría haber perdido 3.500 millones de pesos anuales.

La pregunta del título queda como sugerencia, para que nunca más nadie tome decisiones partidarias con plata de todos: ¿Qué harías para vivir mejor en tu provincia con 25 mil millones?