Política Está citado como imputado por el caso Ciccone

¿Pueden los fueros salvar a Boudou?

El fiscal Jorge Di Lello, pidió este jueves la indagatoria del vicepresidente Amado Boudou como imputado por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública. Hasta dónde los fueros lo pueden proteger.
Avatar del

MDZ

1/2
¿Pueden los fueros salvar a Boudou?(NA)

¿Pueden los fueros salvar a Boudou? | NA

¿Pueden los fueros salvar a Boudou?(NA)

¿Pueden los fueros salvar a Boudou? | NA

Tal como se preveía, el fiscal Jorge Di Lello, pidió este jueves la indagatoria del vicepresidente Amado Boudou como imputado por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública por su intervención cuando era ministro para favorecer a la ex Ciccone.

Además, el fiscal le solicitó al juez Ariel Lijo otras indagatorias como la del director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, la José María Núñez Carmona, socio de Boudou, y Alejandro Vandenbroele, quien se desempeñó como director de la empresa encargada de hacer billetes.

El pedido de indagatoria incluye también a Nicolás Ciccone, su yerno, Guillermo Reinwick, Rafael Resnick Brenner, jefe de Asesores de la AFIP, y de Máximo Lanusse, quien acompañó a Vandenbroele como vicepresidente de la Compañía Sudamericana de Valores (como fue rebautizada Ciccone).

El fiscal también pidió que se investigue cómo fue que la empresa The Old Fund consiguió los fondos con los que adquirió parte de las acciones de Ciccone. Dentro de ese capítulo pidió las declaraciones testimoniales del presidente del Banco Macro, Jorge Brito, y de los integrantes de la Cooperativa Marítima del Sur, que aportó dinero a The Old Fund. Entre los testigos cuya testimonial pediría Di Lello se encuentran Cirio Zavalía, Mariano Maccarone, Mario Pelovski, Daniel Piasek, Patricio De Souza y Cecilia Guyot, todos de la Cooperativa.

Vale recordar que los fueros del vicepresidente no impedirían que fuera citado a declarar en caso de que el magistrado decidiera hacerlo.

Basta consultar la Ley de Fueros, Nº 25.320. Allí no caben dudas al respecto: “Cuando, por parte de juez nacional, provincial o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se abra una causa penal en la que se impute la comisión de un delito a un legislador, funcionario o magistrado (…) el tribunal competente seguirá adelante con el procedimiento judicial hasta su total conclusión”. La norma asegura que incluso el llamado a indagatoria del investigado, “no se considera medida restrictiva de la libertad”.

La única protección que otorga la Constitución Nacional al vicepresidente —y otros miembros del Senado— es la del artículo 68, pero tiene que ver con la libertad de expresión, no con supuestos hechos delictivos. “Ninguno de los miembros del Congreso puede ser acusado, interrogado judicialmente, ni molestado por las opiniones o discursos que emita desempeñando su mandato de legislador”, reza la Carta Magna.