Política Ponerle músculo a un Estado obeso mórbido

Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

Uno presiona al otro para que imite su receta de dieta para adelgazar el gasto fiscal. El otro dice que empezó antes y ya transformó grasa por músculos.
Avatar del

Gabriel Conte

1/4
Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

Por qué Cornejo insiste tanto en el "yo ya lo hice"

 El gobierno de Mendoza ha descubierto un nuevo relato que le permita trabajar sobre los ajustes que hay que hacer sin mencionar justamente ese término, "ajuste", que de inmediato genera urticaria y despierta a zombies que reaccionan a te su sola mención, aunque en muchos casos puedan ser considerados autores del desbarajuste que lleva justo a "eso" que ahora se menciona en términos de nutricionista.

"El gobierno de Mendoza necesitaba adelgazar y dejó de comer harinas y a moverse un poco más. Lo que necesitaba era músculo y no grasa para poder rendir como Estado. Entonces -dice el nuevo relato- como pasa en estos casos, cuando están tan sobrecargado de liposidades improductivas y avanzás con la fuerte exigencia nutricional, bajás rápido de peso en 15 días. Allí te ajustás dos botones más el cinturón. Pero en la tercera y cuarta semana, y aun más adelante, todo será más lento. Es ciencia".

Lo es también -creen en Hacienda- para controlar el gasto de un Estado que metió muchísima gente, pero justo en donde no hacía falta y que ahora, funcionan como liposidad maligna.

En la búsqueda del músculo, al asumir Alfredo Cornejo redujo la planta de personal político. Bajó de 14 ministerios y secretarías a 8. De un total de 480 empleados de alto nivel político disminuyó el equipo a 305. Allí está los dos agujeritos del cinturón.

Con ello están cumpliendo con bajar la planta, aunque se han chocado más de una vez con la falta de asesores hábiles para planificar, desarrollar, ejecutar y concluir una gestión pública que no se trata de vociferar y poner en valor "ocurrencias".

Pero resulta que la Nación lanza, dos años después, un plan en el mismo sentido y les pide a las provincias que se les imite. Claro -dicen los que gobiernan Mendoza y son aliados de quienes lo hacen a nivel nacional- "nos ponen la vara ahora cuando ya la habíamos puesto dos años antes y quieren que empecemos de cero, como si no hubiéramos hecho nada".

El asunto es que en el estado nacional se multiplicaron los ministerios y los cargos políticos en estos dos años como pocas veces antes y entonces no hay que ajustar solo los cientos de miles de puestos que se entregaron a militantes durante el kirchnerismo, sino que empezar a reconocer que se les fue la mano con los propios. Y Macri quiere sentirse acompañado, por ejemplo, por los Cornejo" para darle visibilidad total a su plan que arrancó tarde. Y que ahora empieza con demora una dieta que le va a resultar difícil, porque es sobre el cuerpo propio y no sobre el heredado.

Informes del Cippec citados por investigadores de Flacso, dieron duro contra el gobierno nacional a la hora de reducción de los cargos políticos:

Entonces, presionados por la fuerte necesidad de achicar el déficit, ¿qué puede responderle Cornejo a Macri cuando le dice: "Che, Alfred, fijate si hacés lo mismo que nosotros que bajamos mil cargos políticos"? Le puede decir varias cosas:

1- Que ya lo hizo, pero lo dejaría en off side al evidenciar que antes no engordó el staff para después tener que bajarlo.

2- Seguir bajando para acelerar el cumplimiento del marketing, pero ceder poder de acción por quedarse sin equipo. Y no es fácil conseguir gente apta para gobernar.

Las cifras que les lleva a la Nación el ministro Lisandro Nieri, que está a cargo de Hacienda y sucedió a Martín Kerchner en el puesto, dan cuenta que desde que entró Corno al gobierno pasaron de tener 99.118 empleados a 96.943. Entonces, que no puede ser castigados con los pactos que firman solo porque se cumplieron antes de ser firmados y ya están en marcha.

El gran banquete de empleados públicos incluyó la suma de 30 mil agentes entre 2007 y 2015 de unos 30 mil agentes nuevos.

En sus acciones anticipadas y en los reclamos tardíos de la Nación. Allí puede ser que radiquen las últimas declaraciones púbicas del gobernador Alfredo Cornejo a la prensa nacional, cuando le dice a María Eugenia Vidal que él ya hizo y mejor el acuerdo con los docentes, o que ya avanzó con los cambios en la policía. No es parte de un plan pendenciero, sino que marca una cancha que estaba en juego.

El cornejismo murmura su bronca

Además de poder llegar a pensar de que "los porteños se las saben todas", en el gobierno de Mendoza se dicen cosas mucho más concretas sobre cómo hicieron su dieta de harinas justo a tiempo, mientras en el gabinete seguían comiendo croisants:

- "Cornejo modificó el modo en que se determinaría su sueldo, eliminando los ítems de ´antigüedad y título´", que de percibirlos hubieran aumentado en un 20% su remuneración, es decir que una de sus primeras medidas fue reducirse su sueldo.Fue a través de la Ley Nº 8832 aprobada el 16/12/2015 que a instancia del Ejecutivo se modificó el art. 26 de la Ley Nº 5.811 que establece como se determina el sueldo del Gobernador, Vicegobernador, Ministros del Poder Ejecutivo, Secretario General Legal y Técnico de la Gobernación, Secretarios con rango de Ministros, Director General de Escuelas y Subsecretarios".

- Ese aspecto de la nueva forma de nutrir al Estado, con la reducción del sueldo del Gobernador "impactó directamente en el sueldo de los funcionarios políticos cuyo sueldo es un porcentaje del sueldo del Jefe del Ejecutivo".

- Lo dicho: "La reducción de la planta de funcionarios: de 480 que existían al culminar la gestión de Francisco Pérez, al cierre del 2.017 la gestión de Cornejo cuenta con 305 funcionarios, que implica una caída de más de un 35%".

Entonces, tanto la reducción del sueldo del Gobernador y de los funcionarios, como el achicamiento del plantel de funcionarios, ha representado un ahorro de $ 92.500.000 por año, es decir un total de $ 185.000.000 por el período 2016.

¿Es mucho o poco en un presupuesto tan alto? Probablemente, poco, pero debería ser un motor sano y sin aditivos que lo empasten de modo que haga romper la inercia al resto y mover a Mendoza hacia adelante.

En 2017 el gobernador Cornejo decidió la reducción de los gastos de la política: disponer que no percibirían el bono de $ 7.000,00 (compensación por desfasaje inflacionario 2017) los funcionarios, legisladores y jueces, lo cual representa un ahorro de aproximadamente $ 6.000.000,00.

Y con esto creen que pueden hacerle "Pito Catalán" a quienes recién se dieron cuenta que había que hacerlo cuando la nación les puso ante sus ojos a la firma el Pacto Fiscal recién en noviembre de 2017.