Política Seguridad

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito

Según cifras del Ministerio Público, los robos agravados tuvieron una nueva reducción en los primeros dos meses de 2018. También bajaron los robos simples y habría una tasa de homicidios menor a la nacional. La picante respuesta ante el hacinamiento en las cárceles.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/6
Cornejo destacó la reducción de los delitos en un acto con ministros de la Corte.(Gobierno de Mendoza)

Cornejo destacó la reducción de los delitos en un acto con ministros de la Corte. | Gobierno de Mendoza

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito(Pachy Reynoso/MDZ)

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito | Pachy Reynoso/MDZ

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito(Pachy Reynoso/MDZ)

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito | Pachy Reynoso/MDZ

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito(Gobierno de Mendoza)

Por qué Cornejo festeja su receta contra el delito | Gobierno de Mendoza

Alfredo Cornejo ha pasado de sugerir que la inseguridad estaba bajando en Mendoza a gritar a los cuatro vientos que su receta contra el delito ha sido, directamente, exitosa.

Es una decisión política que sostiene con cifras el Ministerio Público: en el área del procurador Alejandro Gullé afirman que, en Mendoza, siguen bajando los asaltos violentos. 

Pero hay más. Agregan que la tasa de homicidios de la provincia ya es inferior a la media nacional y que los robos simples también han mermado, incluso en mayor proporción que los asaltos con armas.

Según la información proporcionada por la Coordinación del Ministerio Público, en los primeros dos meses de 2018, continuaron bajando los robos agravados. Esa tendencia comenzó, de acuerdo con un gráfico de la Justicia, en 2016.   

La baja más importante se produjo entre 2016 y 2017. En enero de 2016 hubo 1.053 robos agravados y, en el mismo mes de 2017, solo 752. La reducción se notó un poco más en febrero: en ese mes de 2016 se registraron 1.149, y en febrero de 2017, apenas 705.

En el comienzo de 2018, según la Procuración, se achata la curva y las mejoras respecto de 2017 no son tan pronunciadas, aunque los robos agravados continúan cayendo: 681 en enero y 675 en febrero

Esta reducción es clave para el Gobierno, ya que el plan de seguridad de Cornejo siempre consistió en detener a los violentos que están en la calle y "separarlos de la sociedad", o "guardarlos en la Penitenciaria", como dijo esta semana el gobernador en un acto público.

La Procuración sigue este libreto al pie de la letra. Cualquier persona sospechosa que porta un arma, o que armado o no actúa con violencia, queda en prisión. Al igual que el "reiterante", o sea, el que acumula denuncias en su contra. 

Los índices más importantes, en este sentido, fueron los que se consiguieron el año pasado. Confiados en que no hay "cifras negras", ya que todos los robos violentos se denuncian, el Ministerio Público indicó que hubo 14.745 robos agravados en 2016 contra 10.700 en 2017. O sea, 38 por ciento menos el año pasado.

Menos homicidios

Según la Procuración, la tasa de homicidios también está bajando en Mendoza. Cornejo dijo esta semana que la tasa actual es de 5,1 crímenes cada 100.000 habitantes. Afirmó además que es el mejor índice de los últimos 20 años. En la Justicia confirman el número, aunque afirman que sólo es el mejor de la última década.

Hay un detalle: los homicidios, en realidad, vienen bajando desde 2015. La Justicia provincial computa 137 homicidios en 2014, 128 en 2015, 112 en 2016 y 92 en 2017.

Estos números dan un índice de homicidios que sería mejor que la media nacional (6,1 por ciento).

No obstante, los homicidios fueron objeto de polémicas con el Ministerio de Seguridad de la Nación el año pasado, dado que tres ciudades mendocinas (Capital, Luján y Las Heras) quedaron en el top ten de las localidades más violentas del país. 

Además, entre 2015 y 2016, según la cartera que conduce Bullrich, los homicidios incluso subieron 6 por ciento en Mendoza. Pero aquellas mediciones fueron combatidas por el gobernador, quien las calificó de "estupidez".

Las cárceles, problema ajeno

La disminución de los robos simples también alegra al Procurador. En su área indican que bajaron de 20.922 en 2016 a 11.094 en 2017. O sea, 47 por ciento menos.

Como en el caso de los robos agravados, la baja ha sido menor en los primeros dos meses de 2018: hubo 804 en enero y 755 en febrero, no más del 20 por ciento menos que en los primeros dos meses del año pasado. Pero mucho menos de la mitad de los que se registraron en los primeros dos meses de 2016, de acuerdo con la estadística judicial. 

Los robos simples son los más irritantes. La gente denuncia menos y las causas se vencen o no se esclarecen casi nunca. 

De todos modos, la mayoría de las denuncias corresponden a delitos que atiende la Justicia Correccional: conforman entre el 65 y el 70 por ciento del total de los expedientes. El Ministerio Público dice que les ha dado más prioridad, con un grupo de fiscales a cargo de las investigaciones y con presencia en todos los departamentos. También, con controles a través de cámaras de la labor en las oficinas fiscales.

Pero el rigor de la Procuración a la hora de encarcelar todavía contrasta con la infraestructura disponible para los detenidos. 

En el caso de los delitos correccionales, la solución recién llegaría con una obra que se inaugurará sobre el fin de la gestión de Cornejo: en el Polo Judicial que se construirá junto a la vieja cárcel de calle Boulogne Sur Mer se alojaría a los que cometen delitos pequeños.

"Ese no es nuestro problema", aclaran de todos modos en el Ministerio Público, cuando se les consulta sobre la falta de plazas en las prisiones.