Por falta de adeptos se cierra el Programa "Pan y Circo"

Avatar del

Nicolás González Perejamo

1/2
Por falta de adeptos se cierra el  Programa "Pan y Circo"(Pachy Reynoso/MDZ)

Por falta de adeptos se cierra el Programa "Pan y Circo" | Pachy Reynoso/MDZ

Por falta de adeptos se cierra el  Programa "Pan y Circo"(Pachy Reynoso/MDZ)

Por falta de adeptos se cierra el Programa "Pan y Circo" | Pachy Reynoso/MDZ

Entre la nota que tuvimos que apreciar en este medio, vimos un descargo de Carlos Almenara. Observamos cómo este personaje, en la búsqueda desesperada de notoriedad para lo que fuera una forma de hacer política que la ciudadanía dejó tercera en las últimas elecciones legislativas, cayó en vaguedades, difamaciones, mensajes difusos, comparaciones disparatadas e incluso contradicciones con tal de defender lo indefendible.

En el descargo que se tituló: "Desagravio a los Guaymallinos" vimos claramente cómo el autor quiso caracterizar al colectivo de los vecinos de Guaymallén como "agraviados". Pero Marcelino Iglesias, actual Intendente de Guaymallén, en su discurso nunca se refiere a los habitantes, sino a esa clase dirigente que estuvo a cargo del municipio durante los 8 años anteriores. Esos que siempre hablaron de los pobres para vivir de ellos, que nunca se cansaron de servirse del Estado para fines políticos y patrimoniales particulares y que únicamente generaron descreimiento en las instituciones, crisis económica y perjuicio en la prestación de servicios.

Nos atrevemos a afirmar que el Señor Almenara es el Secretario General del Sindicato de Payasos y Afines y que ante el cierre del Programa del Pan y Circo en Guaymallén ha elevado un comunicado para objetar dicha decisión. A Guaymallén ya no lo administra más el populimso. Hoy son los profesores de Educación Física quienes planifican las escuelas de verano y no los punteros políticos, hoy son los trabajadores sociales quienes mediante encuestas socioeconómicas administran los recursos que llegan a los más humildes. Hoy en día la basura del departamento no se encuentra en la vía pública porque que existe un Servicio Integrado de Recolección de Residuos que trabaja con resultados extraordinarios y sobre todo Guaymallén hoy no parece la superficie lunar porque tenemos el plan de obras más ambicioso de los últimos 20 años.

Por otro lado, nos llama la atención que este personaje desee relacionar al jefe comunal con el "abc" del kirchnerismo. Es inentendible que el kirchnerisimo desmemoriado no recuerde que su modus operandi durante sus 12 años de gobierno opero bajo la teórica existencia de enemigos internos: cuando no fueron los medios o la clase terrateniente fue la oposición o el partido judicial. Además, nos cansamos de ver como se persiguió a opositores políticos en las diversas cadenas nacionales y también como se utilizó aparato mediático estatal y el de amigos afines como propaganda política. Todo esto sin dejar de hablar

>

Es menester poner de relieve que la intervención que motiva las palabras del Señor Almenara es la típica defensa populista de los "compañeros militantes", pero lo único que logra es justificar lo penosas que son sus gestiones mediante prácticas de su vieja escuela: el roban pero hacen, el amiguismo, la cuña, el poner nombres propios a cosas públicas, el construir inmuebles personales con materiales que pagamos todos y también el beneficiar con cargos públicos a gente que no está capacitada para tan difícil tarea.

Durante los 12 años del "Vamos por todo" (pues al lector le vamos a ahorrar hablar del Manual de Escuela con la cara del Lider, la cárcel de Balbín y las atrocidades de la Triple A, entre tantas otras) hicieron lo que quisieron con las instituciones democráticas. No comprendieron que el daño más importante que hicieron con el legado de Raúl Alfonsín fue el hecho de hacer que los bienintencionados dejaran de creer en la participación como herramienta de cambio. Ya decía Samiento que: "cuando los hombres honrados se van a sus casas, los pillos se quedan en las de gobierno".

Para concluir, ponemos en conocimiento a quienes quieran ejecutar las usanzas de la vieja política que hoy los vecinos de Guaymallén tienen la vara más alta para juzgar las decisiones que se toman desde la comuna. Todo esto se debe a que los vecinos evidencian como las tasas que pagan se ven traducidas federalmente en más y mejores servicios. Es por esto que podemos afirmar, como refiere el Intendente, que mediante una gestión ordenada, planificada y donde el gasto público va dirigido hacia donde tiene que ir, se logrará extirpar este flagelo que es el populismo, y que tanto perjuicio le ha hecho a la historia democrática de este país.