Podcast de #ConteALas650: Las villas y la miseria; pobres y pobrismo

"La gente en las villas miseria no viven, laten. Desesperadamente buscan que les hagan un lugar en la sociedad".
Avatar del

MDZ Radio

1/3
Podcast de #ConteALas650: Las villas y la miseria; pobres y pobrismo

Podcast de #ConteALas650: Las villas y la miseria; pobres y pobrismo

Podcast de #ConteALas650: Las villas y la miseria; pobres y pobrismo(Ulises Naranjo.)

Podcast de #ConteALas650: Las villas y la miseria; pobres y pobrismo | Ulises Naranjo.

Podcast de #ConteALas650: Las villas y la miseria; pobres y pobrismo(Ulises Naranjo.)

Podcast de #ConteALas650: Las villas y la miseria; pobres y pobrismo | Ulises Naranjo.

Escuchá el #ConteALas650 de hoy:

 Hace unos años conocí a Lucía en un asentamiento muy precario en Puente de Hierro. "Hasta teléfono teníamos. Y un auto", me contó en una charla con la que me regaló una tarde de aprendizaje que ninguna universidad otorga. Mate de por medio, allí, en donde el frío se nos trepaba por las piernas apoyadas sobre el piso de tierra regado (aun en invierno) para darle dignidad a la vivienda, Lucía contó cómo un día tuvo que decidir entre levantarse un rancho, ese rancho en esa villa miseria, o quedarse rebotando en las esquinas de Godoy Cruz en donde vivía, o boyando por el Centro. Su dosis de dignidad la halló en ese rancho y se adaptó a ello, aunque no se adaptó: luchaba -me contó- por tener la oportunidad de dar el salto hacia adentro de la sociedad nuevamente.

La primera vez que se conoció el nombre "villa miseria" para designar a los asentamientos populares fue en 1957, en el libro "Villa miseria también es América", del escritor Bernardo Verbitsky, padre de Horacio, menos conocido hoy que su hijo, pero célebre escritor y periodista de su época. En ese libro quedó plasmado un término que aun hoy es utilizado y que en la fecha pasa a ser noticia, atento a que se difundió el listado tentativo de este tipo de barriadas que hay en el país. "Villa Miseria también es América" es considerada la novela fundadora del neorrealismo argentino.

Jorge Pinedo, al hablar del trabajo en su reedición de 2003, analizó que la información desenvuelve la vida cotidiana de los migrantes internos proletarizados dentro de esas "costras en la piel del Gran Buenos Aires". Intercala las escenas internas a las villas miseria con evocaciones de los lugares de origen rurales y la actividad en las fábricas y talleres, con párrafos conceptuales destinados al encuadre sociológico, de modo que el lector de manera alguna pueda permanecer ignorante o indiferente.

Menciona: "Una bomba de agua, el incendio, frío y calor, agua y fuego, ciudad y campo, blancos y cabecitas negras resultan pliegues del abanico histórico que se abre en forma paradigmática a la vera de la gran urbe porteña y de los desmadres del arroyo Maldonado. Barro y basura no alcanzan para tornar sórdido un paisaje poblado de humanidad diversa".

>

"Como tampoco los no tan lejanos tiempos en que se obtenía trabajo con regular facilidad, el menú en los ranchos privilegiaba el churrasco y los fines de semana el puchero -para variar-, son suficientes para tornar extemporáneo el relato".

Pinedo al analizar a Verbitsky enumeró: Cantegriles en Uruguay, favelas de Brasil, ciudades perdidas mexicanas, barriadas limeñas, la tan argentina novela de Verbitsky conserva su actualidad a pesar de tantos gobierno que dijeron representar a los pobres y lo único que hicieron fue consolidar su pobreza.

 La militancia por el pobrismo y no por dar oportunidades de salir de la pobreza, se consolida en esas villas en donde sus habitantes no viven, si no que laten, desesperados por obtener un lugar. Pujan por recibir algo y por ese algo entregan su voto muchas veces. Se vuelven clientes antes que ciudadanos. El desafío es considerarlos como tales y ponerlos a nuestra par.

Hacé clic aquí para escuchar.