Permiten que Edemsa no pague la deuda, pero siga cobrando "tarifa plena" a los usuarios

Edemsa volvió a suspender el pago de la electricidad con la que se abastece el 70% de Mendoza, a pesar de tener "tarifa plena" desde este año. La empresa demandó al Estado nacional por no ejecutar la compensación de deudas antiguas. Y un juez avaló el pedido: le permite suspender los pagos de la deuda y también condicionar el pago cotidiano de la electricidad que compra. Las señales que podrían afectar la tarifa y la calidad del servicio.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Permiten que Edemsa no pague la deuda, pero siga cobrando "tarifa plena" a los usuarios

Edemsa es una empresa particular. Estuvo años sin cumplir el contrato de concesión; también sin pagar las multas que le correspondían y zafó de cualquier sanción mayor. Y ahora  acaba de conseguir un privilegio inédito: seguir cobrando la tarifa “plena” a los usuarios, pero con permiso judicial para no pagar por la mercadería que vende (la electricidad) y hasta suspender, con el mismo permiso, el pago de su principal deuda. Es como si a una familia le permitieran cobrar el sueldo sin tener la obligación de pagar lo que le corresponde.

Ese beneficio es el resultado de un litigio que se manejaba en silencio hasta ahora, pero que puede tener repercusiones más amplias. La justicia federal concedió un amparo a  Edemsa, la principal distribuidora eléctrica de Mendoza, que le permite dejar de pagar una multimillonaria deuda que tiene con el Estado nacional y que pone en riesgo nuevamente la estructura de servicios de Mendoza. La deuda de esa empresa es por falta de pago de la electricidad mayorista, la “materia prima” de su negocio. El amparo tiene alcances administrativos y financieros que benefician a esa empresa, pero tiene otras connotaciones por la ríspida relación entre esa empresa y el Estado. Incluso en el enfoque que tiene la demanda: ese grupo económico asegura que Mendoza y la Nación le deben 8 mil millones de pesos.

La deuda de Edemsa era una bola de nieve que parecía frenada con un artículo del Presupuesto nacional y también con la concesión de aumentos tarifarios y hasta un plan de pagos propuesto por la empresa. Pero no fue así: la distribuidora de Mendoza otra vez dejó de pagar por la energía este año y tiene al menos dos períodos en mora.

El amparo conseguido por la empresa sorprendió y fue concedido por un juez federal que está de paso en Mendoza. Se trata de Juan Carlos Nacul quien está provisoriamente a cargo del juzgado federal número 2 hasta tanto se concurse el cargo. Nacul fue designado como juez en Villa Mercedes (San Luis) pero hasta tanto asuma en ese cargo, ocupa la vacante en Mendoza.

Mientras los reclamos de la empresa privatizada crecen, su facturación también se multiplica. En el informe financiero del primer semestre declara haber tenido un resultado operativo "positivo" por $302,6 millones producto principalmente del aumento de la tarifa eléctrica.

balance_edemsa_2018.jpg

Un problema con historia

Edemsa arrastraba una deuda millonaria con CAMMESA por el período comprendido entre 2012 y 2016, cuando dejó de pagar la electricidad que compraba, acusando la falta de actualización de tarifas como argumento.  En ese proceso, la empresa declaraba tener pérdidas y un pasivo que superaba el valor de todos sus activos. La deuda consolidada, tras varias idas y vueltas, era de algo más de 2 mil millones de pesos que se comprometieron a pagar an 90 cuotas.

Con el cambio en la política energética y los aumentos de tarifas, las ecuaciones económicas cambiaron, pero no las estrategias de Edemsa: siguen los litigios. Ahora fue a la justicia federal para reclamar por la falta de cumplimiento del artículo 15 del Presupuesto del año pasado, que establecía una especia de compensación de las deudas que de las distribuidoras eléctricas con CAMMESA. Esa es la base del reclamo al que le hizo lugar el juez, pero con alcances más extensos, pues le permite a EDEMSA no pagar la electricidad mayorista para hacerle frente a todos los gastos que tiene la empresa, incluidas las deudas financieras y cualquier contratación que haga. Es lo que se dice una situación de privilegio: la justicia le permite condicionar el pago de la "materia prima" de su negocio, mientras la empresa cobra a los usuarios el 100% de la tarifa. "

Detrás de eso hay otro dato clave: Edemsa otra vez entró en mora con Cammesa y este año ya tiene una deuda que supera los 1000 millones de pesos, según explicaron fuentes del mercado eléctrico. Eso detonó un alerta en el Gobierno nacional y la guerra judicial recrudeció. Todo con un contexto difícil de explicar, ya que Edemsa cobra "tarifa plena" desde fines del año pasado, cuando firmó un convenio con el Gobierno de Mendoza para actualizar las tarifas, desestimar casi todos los reclamos judiciales y pagar las multas atrasadas.

En principio el litigio no involucra a la provincia porque es entre la empresa y el Estado nacional. Pero las consecuencias sí pueden repercutir. Es que Edemsa vuelve a tomar como argumento para justificar su rojo al conflicto con Cammesa y ahora particularmente por la falta de cumplimiento de la compensación de deudas. Esa flaqueza financiera de la empresa puede complicar el servicio porque, justamente, la empresa presiona por ese lado: repite que no puede cumplir con la calidad del servicio que por contrato debe cumplir.

Edemsa no ha comunicado oficialmente el tema. Fuentes cercanas al negocio eléctrico aseguran que desde la empresa que conduce políticamente José Luis Manzano la intención es “retomar el pago de la energía” tras negociar con la Nación la resolución del conflicto. “Hay otras distribuidoras a las que se les han reconocido los ingresos no percibidos”, argumentan. Al mismo tiempo, buscan diferenciar la relación de tensión generada con la Nación con lo que ocurre a nivel provincial. Sin embargo la relación con el Ejecutivo de Mendoza no es tan armoniosa y se ha marcado en disidencias aparecidas en las reuniones de directorio.

La falta de pago de la energía por parte de Edemsa es interpretado por algunos conocedores del sistema como un elemento de presión. Es que legalmente al entrar en mora podrían caer los subsidios que aún se mantienen, como la tarifa social y hasta “cortarle la luz” a Edemsa, lo que implicaría que el 70% de Mendoza se quede sin energía. Como eso no ocurrirá por razones obviar, sí puede aumentar la tensión política: el Gobierno busca ajustar el control sobre la empresa, pero ahora esa firma tiene un aval legal para esquivar obligaciones.

La tensión generada se mantendrá y tiene una decisión pendiente de parte del Gobierno provincial: si accede o no a que los actuales concesionarios mantengan el control de la empresa, tras el vencimiento del segundo período de gestión.

en_qux_gasta_edemsa_2018.jpg

En detalle: lo que dice el fallo

El juez otorga un amparo por 6 meses (que puede extenderse) y crea una burbuja a pedido de Edemsa. “Hacer lugar parcialmente intertanto tramita la presente acción y por un plazo de seis meses a partir de la notificación”, dice. Y renglón seguido detalla las condiciones del amparo, que incluyen la suspensión del plan de pago que la propia empresa había propuesto para dejar de ser morosa.  “Ordenar a Cammesa suspender la ejecución del plan de pagos intrumentado.  Ordenar a Cammesa que se abstenga de promover ejecución extrajudicial y/o judicial, del plan de pagos referido, como así también de la deuda devengada hasta la fecha de la interposición de la presente demanda”, dice la sentencia.

Al mismo tiempo, frena cualquier acción contra la empresa y el enfoque que le da el juez tiene que ver con la prestación del servicio, sin tener en cuenta cómo se administró esa empresa privatizada. “Ordenar a Cammesa que se abatenga de realizar actos que impliquen modificar las condiciones normales y habituales de provisión de energía del MEM, como así también de suspender los beneficios correspondientes a Plan Estímulo y Tarifa Social.

En el mismo fallo se estipulan las condiciones para que paguen la energía. “Autorizar a Edemsa a pagar a Cammesa, en lo sucesivo, la suma remanente que resulte de los ingresos mensuales totales por la cobranza de Edemsa, deducidos los importes correspondientes por los siguientes conceptos: a) sieldos, indembizaciones y costos laborales; b) servicios de terceros; c) Proveedores de materiales; d) impuestos, tasas y contribuciones nacionales, provinciales y municipales; e) canon de concesión y cargas provinciales originadas en laprestación del servicio y contrato de concesión; f) servicios de deuda comercial, impositiva y financiera por la suma de $100 millones mensuales; y g) inversiones vinculadas al cumplimiento de las obligaciones de niveles de calidad del servicio, por la suma de $100 millones mensuales”, especifica. En esa lista hay algunos rubros que generan suspicacias. Por ejemplo, se incluyen todo tipo de deudas y también de “contratación de terceros”, donde pueden quedar empresas ligadas al mismo grupo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?