Para ex viceministro K, el subsidio de $ 600 no alcanza

Daniel Arroyo, ex viceministro de Desarrollo Social en la primera etapa del kirchnerismo, elogió el plan Progresar que anunció ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner aunque hizo hincapié en las medidas que aún faltan tomar.
Avatar del

MDZ Política

1/2
Daniel Arroyo, ex viceministro de Desarrollo Social durante los primeros años del kirchnerismo.(NA)

Daniel Arroyo, ex viceministro de Desarrollo Social durante los primeros años del kirchnerismo. | NA

Para ex viceministro K, el subsidio de $ 600 no alcanza(NA)

Para ex viceministro K, el subsidio de $ 600 no alcanza | NA

“El Progresar es una buena iniciativa para lo que es el problemón social de la Argentina: los jóvenes excluidos”. De ese modo definió Daniel Arroyo, ex viceministro de Desarrollo Social de la primera parte del kirchnerismo, el plan que anunció ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

>

Ayer la mandataria ofreció su primer discurso de 2014 en el que anunció el Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina (PROG.R.ES.AR) cuyo objetivo es incluir a los jóvenes de entre 18 y 24 años de edad que no trabajan, trabajan informalmente o tienen un salario que se ubica por debajo del mínimo, vital y mínimo. El fin es que puedan concluir sus estudios en cualquier nivel educativo.

Uno de los funcionarios que prestó mayor atención a la exclusión de la juventud fue Daniel Arroyo que en los primeros años del kirchnerismo se desempeñó como viceministro de Desarrollo Social.

En diálogo con MDZ Radio explicó que “el problema social más crítico que tiene la Argentina es la situación de los jóvenes que no estudian, no trabajan o tienen trabajos precarios”.

>

Agregó que en la actualidad un 40 por ciento de los adolescentes está fuera del sistema educativo secundario y además son quienes no consiguen trabajo o de tenerlo, son ocupaciones muy precarias. “Asimismo el joven cuando vuelve al barrio se da cuenta que gana menos que el que vende droga”, resaltó.

En ese contexto, valoró el programa puesto en marcha por el Gobierno nacional como “una buena iniciativa para que los jóvenes completen la escuela. De todos modos me parece que hay que complementarla con otras cuestiones”, postuló.

Acordó con las palabras de la Presidenta cuando indicó que los jóvenes beneficiados de este plan son los “hijos del neoliberalismo”.

“En parte es así en la medida en que la década del noventa fue una década de catástrofe social que terminó con el 57 por ciento de la pobreza y 28 por ciento de desocupación y efectivamente dejó como resultado jóvenes que no han visto trabajar a sus padres. De hecho, en el último tiempo la situación se agravó en tanto tenemos una tercera generación que no ha visto ni a su padre ni a su abuelo trabajar”, sostuvo Arroyo.

En otro orden, al preguntársele sobre cómo sacar a los chicos de la calle que probablemente cobren más limpiando vidrios de vehículos que percibiendo este subsidio estatal evaluó: “Hay un problema de escala en donde las empresas no toman jóvenes. Si la empresa que toma un joven tiene durante 24 meses un 75 por ciento de deducción impositiva de los aportes básicos; es decir si hubiese una gran movida para tentar a que las empresas busquen a jóvenes para trabajar, la situación sería otra. En segundo lugar habría que extender de crédito y el apoyo al joven que encara su propio emprendimiento que hoy no tiene oportunidad”, propuso.

Finalmente, consideró que hoy un joven tiene tres obstáculos a enfrentar: “El que se esfuerza por trabajar tiene menos ingresos porque la inflación lo va perjudicando, hay menos changas de construcción y textil y paralelamente la familia están sobre endeudadas porque han tomado crédito al 90 o 100 por ciento anual”, enumeró.

Escuchá aquí la entrevista completa:

Fuente: MDZ Radio FM 105.5 Te digo lo que pienso de 7 a 9.30