Política Definiciones de la nueva ministra

Para Crescitelli, la Salud ya no está en terapia intensiva

Lleva cinco semanas al frente del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes. Se muestra esquiva y apolítica, pero asegura que, desde que llegó Cornejo al Gobierno, el sistema sanitario se recompuso.
Avatar del

Jimena Catalá

1/15
Para Crescitelli, la Salud ya no está en terapia intensiva(Alf Ponce / MDZ)

Para Crescitelli, la Salud ya no está en terapia intensiva | Alf Ponce / MDZ

Para Crescitelli, la Salud ya no está en terapia intensiva(Alf Ponce / MDZ)

Para Crescitelli, la Salud ya no está en terapia intensiva | Alf Ponce / MDZ

Para Crescitelli, la Salud ya no está en terapia intensiva(Alf Ponce / MDZ)

Para Crescitelli, la Salud ya no está en terapia intensiva | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ(Alf Ponce / MDZ)

La tercera ministra de Salud de Cornejo en un mano a mano con MDZ | Alf Ponce / MDZ

"En diciembre de 2015, cuando asumí como directora general de Administración de Salud, recibí el sistema en terapia intensiva con 400 millones de pesos de deuda. No había medicamentos, no teníamos stock. En diciembre de 2016, debo decir, pudimos recomponerlo". Las palabras son de Elisabeth Crescitelli (58) la tercera ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes de Alfredo Cornejo que llegó para reemplazar a la ahora diputada nacional Claudia Najul.

Cuando han pasado solo cinco semanas de asumir al frente del súper ministerio, la contadora se animó a un mano a mano con MDZ y si bien se mostró algo esquiva y apolítica, aprovechó el espacio para cuestionar la política sanitaria del gobierno peronista de Francisco Pérez.

"En los últimos ocho años de Gobierno no me sentí cómoda. No compartía la metodología de trabajo. Hubo muchas oportunidades de hacer bien las cosas y no se hicieron como por ejemplo el Hospital Carrillo que fue inaugurado entre tres y cuatro veces y no se sabía para dónde iba. O el hecho de hacer inauguraciones, sacando camas de un lugar a otro", confesó. 

Luego, y reclinándose en el asiento de su despacho en el quinto piso de Gobierno, Crescitelli pateó para más adelante un tema adeudado desde hace años: la implementación del protocolo de aborto no punible en los hospitales públicos de Mendoza. "Llevo cuatro meses en el Ministerio", se defendió al respecto. 

-¿Por qué siendo contadora, se metió en el mundo de la Salud pública?

-Mi perfil siempre ha estado dirigido a lo social. Mi carrera está atravesada por distintas disciplinas; no es sólo números. Me considero una gerenciadora del sistema. Tengo una inclinación por lo hospitalario desde pequeña. De hecho, en la infancia vivía a media cuadra del hospital Córdoba y recuerdo que mi madre tenía un negocio que siempre estaba lleno de gente con guardapolvos blancos y siempre preguntaba y estaba en ese ambiente. Las cosas no son casualidad ¿no?; sino que hay una fuerte causalidad.

-¿Se imaginó que iba a llegar a ser ministra de Salud?

-Me sorprendí. Si bien uno es agente de carrera, ingresé en el gobierno de Llaver y esto es como haber atravesado distintos estamentos, me sorprendió el Gobernador.

-¿Le pidió algo concreto Cornejo?

-Seguir trabajando, tener acciones y resultados concretos y gestionar anticipándonos a los problemas.

-En esta carrera de "sorpresas", ¿se imagina llegando a un cargo ejecutivo más alto, una vicegobernación o una gobernación?

-Nunca he tenido esas aspiraciones. Y así como no estaba en mis aspiraciones ser ministra... estaré en donde me necesite la gestión.

-Haciendo un diagnóstico, ¿cómo está el sistema sanitario, está restablecido, en terapia o con pronóstico reservado?

-En diciembre de 2015, cuando asumí como directora general de Administración de Salud, recibí el sistema en terapia intensiva con 400 millones de pesos de deuda. No había medicamentos, no teníamos stock. En diciembre de 2016, debo decir, pudimos recomponerlo. Hoy, de hecho, tenemos un stock de medicamentos para tres meses más menos. También hemos recuperado la inversión en mantenimiento. El año pasado recuperamos 51 centros de salud, intervinimos con más de 15 millones de pesos en los centros de salud, compramos equipamiento, recuperamos el parque automotor y para este año tenemos una inversión de 63 millones de pesos en centros de salud para construcción y reparación. Mi gran desafío es no confundir atención primaria con atención primitiva.

-¿Qué es lo que hay que corregir, dentro del sistema sanitario, de manera urgente? Me refiero a un tema que le quite el sueño a nivel de gestión.

-Mi desvelo es que podamos tomar a los profesionales de las distintas especialidades para que se comprometen en el sistema, que podamos estar a la altura, trabajar en la política de concursos de cargo, ampliando las residencias y desterrando la visión de asistencia hospitalocéntrica. Hay que conseguir que para el profesional sea atractivo trabajar en las zonas alejadas en donde faltan pediatras y especialidades ultra necesarias. Para ello he tenido reuniones con las autoridades de la universidad pública y haré lo propio con el sector privado.

-¿Por qué no es atractivo para un profesional de la salud atender en un centro de salud alejado de la Ciudad?

-Hay muchos factores. Hay que ampliar las residencias, en las grandes urbes hay más comodidades y es más fácil trabajar...

-¿Pero también se podría trabajar en mejorar los incentivos, el pago?

-En eso estamos. En las últimas paritarias intentamos incorporar herramientas en ese sentido. Por ejemplo promocionar alguna zona y aplicar un porcentaje correspondiente sobre el básico.

-Hasta aquí está trabajando con el equipo de Najul, ¿piensa hacer algún cambio en el Gabinete? ¿en dónde?

-Confirmo el gabinete de Salud, el equipo chico, como le llamamos nosotros, está confirmado. Los cambios se harán en Desarrollo Social porque sabemos que la subsecretaria Marcela Fernández asume en abril como legisladora. Luego tenemos el director del Notti Raúl Rufeil, el director regional del este Daniel Llaver y Sergio Dragoni de Maipú a quiénes habrá que reemplazarlos. Pero, en términos generales, estoy conforme. El equipo funciona.

-¿Por qué no se aplica aún en Mendoza el protocolo de aborto no punible en los hospitales públicos?

-Llevo cuatro semanas en el cargo. Si bien hace mucho que estoy en el sistema, este tema no pasó por mis manos directamente. Claudia avanzó mucho en esto, he recibido de ella todo y te diría que es un tema a definirse, a trabajar y cuando me muna de todo lo que necesito, desde lo jurídico hasta lo asistencial, hablaré con el gobernador y haremos lo que sea necesario.

-Está bien, pero la duda es... ¿dónde está la dificultad más grande a sortear para que este protocolo entre en vigencia?

-No hay una dificultad. En este caso puntual ha debido a una cuestión de operatividad. No le dieron los tiempos a Claudia porque asumió en el Congreso y quedó el tema y me toca retomarlo. Todos sabemos que soy la tercera ministra en esta cartera. No es un tema sencillo. Hay que contemplar todas las aristas. Incluso hay contradicciones entre los propios juristas como en la sociedad y hasta observaciones de la Iglesia. Por lo tanto hay que abordarlo desde lo que es el bienestar general.

-¿Habrá una reunión próxima con el Gobernador a propósito del aborto no punible?

-Entre marzo y abril lo pondré como prioridad en mi cartera.

-Considerando que son temas propios de la Salud pública, ¿qué piensa de la despenalización del aborto y del consumo de drogas?

-En relación al aborto, hay que dar el debate y contemplar todas las aristas. En la legislación vigente está penalizado. Esa es la realidad. Lo que me ocupa por el momento es protocolizar para seguir en sintonía con lo que viene de la mano de la Nación. En el caso de las drogas, más allá de la despenalización o no, me preocupan las acciones concretas en cuanto a la prevención. Hoy los chicos acceden fácilmente a las drogas.

-¿Cree, entonces, que la despenalización del consumo de droga, por ejemplo, va en contra de la prevención del consumo?

-No. No quisiera tener que pronunciarme en favor o en contra de la despenalización. Habría que ver, en realidad, qué resultados ha dado en Uruguay por ejemplo la despenalización del consumo de droga.

-¿Un defecto de Cornejo y uno suyo?

-La obsesión por anticiparse al problema, un rasgo que es vital en la gestión pública. Creo que en esto comparto el defecto con él.

-¿Cómo es su relación con la política?

-No milito en la política y tampoco se me preguntó si pertenezco a tal o cual partido. El Gobernador priorizó mi currículum y experiencia. No soy anti ni voy a hacer un juicio sobre la política pero sí me pasó que en los últimos ocho años de Gobierno no me sentí cómoda. No compartía la metodología de trabajo. Hubo muchas oportunidades de hacer bien las cosas y no se hicieron como por ejemplo El Carrillo que fue inaugurado entre tres y cuatro veces y no se sabía para dónde iba el hospital. Es un ejemplo de tantos otros. Hacer inauguraciones, sacando camas de un lugar a otra.

-Yendo al área de Desarrollo Social, ¿por qué pareciera que el Estado siempre llega tarde a los casos de maltrato y abuso infantil?, recordemos los últimos casos de fines del año pasado...

-Creo que en esto de convertir el área en ministerio y después en subsecretaría, en esas marchas y contramarchas, se ha perdido mucho tiempo y hay políticas fragmentadas. Por eso el desafío es trabajar en lo que es la complejidad creciente porque en Desarrollo sí que se articulan todas las políticas de niñez, el trabajo en salud mental, en los efectores como son los Oales, interviene la Justicia, la Educación y demás. En este sentido, estoy analizando qué áreas se podrían unir en Desarrollo para hacer un uso más racional de los recursos y generar políticas integrales.

Perfil

Elisabeth Crescitelli. 58 años. En pareja con un psiquiatra. Tres hijas. Contadora. Ingresó en la Administración Pública en 1986, como auditora en el Departamento de Auditoría del Ministerio de Salud. Desde 2015 y hasta que fue nombrada como subsecretaria se desempeñaba como directora general de Administración de Salud. 

Fue titular del Departamento de Organización y Métodos del Hospital Humberto Notti, asesora de la Subsecretaría de Salud y Dirección de Administración de Recursos del Ministerio de Salud. También se desempeñó como gerenta de Administración de la Dirección General de Salud Mental, gerenta de Administración del Hospital Alfredo Perrupato y gerenta de Administración y directora ejecutiva de la Unidad Ejecutora Provincial, PNUD-BIRF. 

Además, fue auditora de gestión del Hospital Ramón Carrillo. El pasado 11 de diciembre asumió al frente del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes. 

El 11 de diciembre asumió como la tercera ministra de la súper cartera en un año; el primero fue Rubén Giacchi quien renunció tras ser denunciado por golpear a su mujer y luego fue Claudia Najul quien recientemente asumió como diputada nacional.