Para Costa, "algunos siguen con el dólar a $12 en la cabeza"

El secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, admitió y cuestionó los aumentos injustificados. Dijo que la carne tendrá que bajar esta semana y habló del acuerdo Precios Cuidados.
Avatar del

MDZ Política

1/2
Para Costa, "algunos siguen con el dólar a $12 en la cabeza"

Para Costa, "algunos siguen con el dólar a $12 en la cabeza"

Para Costa, "algunos siguen con el dólar a $12 en la cabeza"

Para Costa, "algunos siguen con el dólar a $12 en la cabeza"

"Algunos ganaderos tienen en la cabeza un tipo de cambio a 11 o 12 pesos". Con estas palabras, Augusto Costa, secretario de Comercio Interior de la Nación, reconoció y cuestionó aumentos injustificados. Según dijo, esta semana la carne debería bajar.

>

El sucesor de Guillermo Moreno arremetió contra las "avivadas empresariales y actitudes defensivas en un contexto de pánico, generado en buena medida por los medios y por referentes de la oposición", según entrevista que le realizó Página / 12.

Aseguró que, en esa coyuntura, el programa Precios Cuidados permitirá fijar precios de referencia y evitar la especulación.

Adelantó que en la semana se sancionará a cuatro cadenas de supermercados por incumplir con la Ley de Lealtad Comercial y Defensa al Consumidor. Especificó que se aplicarían 15 sanciones a Carrefour, Coto, Jumbo y Wal-Mart.

Desabastecimiento y excesivos incrementos de precios -dijo- son las infracciones más comunes cometidas por los grandes comercializadores.

En ese orden, comentó que el Gobierno mantuvo reuniones con sectores dedicados a la fabricación de insumos, claves en la suba de precios en determinados rubros.

"Ante un incremento de los costos, el traslado a precios es inmediato. Y cuando se revierten los costos, hay resistencia a la baja de los precios. Por ejemplo, todos los productos panificados subieron cuando hubo un salto en el precio de la harina a mediados del año pasado. En el último trimestre, la harina bajó un 60 por ciento, y los panificados siguieron subiendo. Entonces era una excusa la suba de la harina, de hecho ese insumo explica sólo un 15/20 por ciento de los costos totales. El objetivo es garantizar que la caída en los costos de los insumos se refleje en precios finales. Para eso estamos haciendo inspecciones permanentes en todo tipo de comercios. Este es el desafío de las próximas semanas", explicó.

"Nos reunimos con distintos actores clave del sector de insumos difundidos, como acero, aluminio y petroquímica, que habían sido denunciados por empresas de alimentos, automotrices y construcción por haber dolarizado los precios. Con las petroleras también se acordó un esquema de traslación. Allí muchos costos son en dólares, la suba está justificada, pero la idea es que sea de manera coordinada. También estamos trabajando con los productores de envases", continuó.

Como capítulo aparte, resaltó lo ocurrido en el mercado de la carne. "Nos reunimos con actores del sector para decirles que el precio de la carne está basado en un escenario de tipo de cambio que el Gobierno no piensa convalidar. Y que si el sector no ajustaba sus expectativas, el Gobierno iba a intervenir", detalló Costa al matutino porteño.

Bajo esa realidad, aseveró que "a partir de esta semana va a empezar a bajar la carne al público".

Finalmente, cuestionó al sector por continuar pensando con un tipo de cambio que -aclaró- el Gobierno no va a convalidar.

"Desde el mes de julio se empezó a rumorear en el sector que el Gobierno iba a bajar las retenciones o eliminarlas. Eso generó una perspectiva de que iba a haber mayor rentabilidad en el sector exportador y, por lo tanto, de que iban a poder pagarse mejores precios por el ganado en pie, lo que marcó una tendencia alcista en el precio de la carne, que se potenció con la suba estacional de diciembre. Hubo mayor retención de ganado de parte de los productores, que guardaron terneros para engordarlos con vistas a la exportación. Con la aceleración del tipo de cambio, se generó nuevamente un proceso de retención para engorde y la perspectiva de obtener más rentabilidad en la exportación. Estimaban un tipo de cambio superior al cual se estabilizó. Algunos ganaderos tienen en la cabeza un tipo de cambio de 11 o 12 pesos todavía, porque miran el “blue” y no el tipo de cambio real. Con eso en mente, se convalidan precios que incorporan una rentabilidad esperada por un tipo de cambio que no es real ni es el que va a regir en la economía. Y por parte de los compradores, no solo se convalidó la suba sino que se apostó más fuerte a comprar", dijo según informó Página / 12.