Política La política y las cuentas después de la devaluación

Paco se prepara para los momentos duros

Anoche reunió a un centenar de funcionarios, y algunos legisladores y concejales. Les habló de “militar la gestión” ante la incertidumbre. Les dijo que va a apoyar al candidato del PJ el año que viene en las presidenciales. Y que nunca se va a pelear con el vicegobernador Carlos Ciurca.
Avatar del

Ricardo Montacuto

1/2
Gobernador Francisco Pérez.(Pachy Reynoso/MDZ)

Gobernador Francisco Pérez. | Pachy Reynoso/MDZ

Paco se prepara para los momentos duros(Pachy Reynoso/MDZ)

Paco se prepara para los momentos duros | Pachy Reynoso/MDZ

Cómo habrá sido el clima de preocupación, que ni se sentaron a comer. Apenas circularon algunos “chori” y unas porciones de carne “de parado” entre los 94 funcionarios miembros del gobierno y algunos allegados que se reunieron anoche en el lugar de eventos de “Pino” Agripino Rodríguez en Luján. Allí se encontraron los que llevan adelante la administración provincial, convocados por el gobernador Francisco Pérez. Fue la primera vez que se vieron las caras –todos- desde el año pasado, en una ocasión similar, y también el primer cónclave político del gobierno después de los cambios de gabinete que Paco operó entre diciembre del año pasado y los primeros días de este año. Claro que cuando ocurrió la última reunión semejante a la de anoche, el dólar oficial no llegaba a los $ 6 y la situación y las preocupaciones no eran tan intensas como ahora.

La pregunta es ¿Para qué reunió Paco a sus funcionarios en una noche de enero, sin los intendentes, sin legisladores nacionales, sin el vicegobernador Carlos Ciurca, sin los referentes de las líneas internas? Lo hizo para preparar a sus funcionarios para los momentos duros que, teme, se avecinan: paritarias complicadísimas con posible conflicto social, un marco nacional muy complejo, y el rumbo económico que les genera un mar de incertidumbres a los propios hombres del gobierno. No hace falta aclarar aquí que el ministro de Economía Axel Kicillof no llamó a ni un sólo gobernador para informar de qué venía el paquete devaluatorio. Hoy, ningún jefe provincial sabe cuál es el plan ni conoce los próximos pasos del gobierno nacional. Por eso hasta el propio Pérez mencionó anoche la palabra “incertidumbre”. Es decir, en el propio peronismo no están seguros sobre el futuro.

En el medio de estas dudas, es que Pérez buscó comprometer más a sus funcionarios. Les pidió militar la gestión, trabajar fuerte en el terreno y por eso en la cita estaban los funcionarios provinciales de los departamentos, sobre todo de Salud, Agroindustria, Irrigación. Paco apuesta a multiplicar el trabajo y la presencia en la provincia, en un año que va a ser muy duro: el dinero va a alcanzar para poco, y por eso habrá que ser muy eficiente.

Aun con incertidumbres, el gobernador buscó brindar tres certezas:

1- Se va a cargar al hombro la responsabilidad política de todo lo que ocurra hasta diciembre de 2015 y de la conducción del gobierno, colocándose por encima de las internas del PJ.

2- El año que viene en las elecciones presidenciales, va a apoyar al candidato que proponga el PJ, el “oficial”. Es decir, no va a sacar los pies del plato ni jugar su apoyo a ninguna opción por fue del peronismo (Léase “Sergio Massa” o cualquiera que aparezca).

3- Nunca, ni siquiera a pesar de las operaciones “de adentro”, se va a pelear con el vicegobernador Carlos Ciurca.

La reunión duró algo menos que tres horas. Estuvieron los ministros, subsecretarios, algunos concejales de distintos departamentos, otros oficialistas “recuperados” como el senador Guillermo Amstutz, algún miembro del kirchnerismo “puro” como Héctor Raso, el hombre de la Anses, y varios funcionarios más. Se habló de la gestión, de “militar las dificultades”, de multiplicar la gestión, y de estar alertas a la incertidumbre. “Se van a vivir tiempos muy duros” dijo una de las fuentes que contó pormenores de la reunión.

No se habló de candidaturas específicas ni de la interna del peronismo. Más bien, el tema central fue el estar preparados para los días difíciles que podrían sobrevenir este año. De eso se trató, de “militar” la gestión. Con esa misión se fueron los funcionarios anoche, la de poner el cuero duro para las circunstancias de un año poco amigable.