¿Otro tiro en el pie del gobierno de Macri?

Se confirmó la salida de la exsciolista Gambaro del área de control de armas y el ingreso de un cultor del armamentismo civil, que debería evitarlo.
Avatar del

MDZ Política

¿Otro tiro en el pie del gobierno de Macri?

¿Otro tiro en el pie del gobierno de Macri?

Tras la salida de Natalia Gambaro a la Dirección Nacional de la ANMaC (ex Renar), el ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, se apresta a nombrar como nuevo director del organismo encargado del control de las armas de fuego al doctor Eugenio Cozzi, expresidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, legítimo usuario de armas de fuego, tirador deportivo experto y crítico de las políticas restrictivas en cuanto a la tenencia y uso.

Según confirmaron al portal ANDigital desde la Red Argentina para el Desarme, el ministro Garavano dejaría el organismo en manos de los usuarios, vendedores y fabricantes de armas y municiones: "El lobo a controlar el gallinero" sostienen, justo días antes de la Asamblea Mundial de Desarme de la ONU en donde el tema será planteado como una gran paradoja y un paso atrás en lo que se había conseguido en la Argentina.

De concretarse, la designación marcaría "un nuevo hito en el camino de retroceso en materia de control de armas y municiones desde que, a fines de 2015, el viejo RENAR fuera reemplazado por la ANMaC".

"Dicho organismo fue creado tras la sanción de una histórica ley que, con el apoyo de la Red Argentina para el Desarme, obtuvo el consenso de casi todo el arco político nacional en plena recta final del proceso eleccionario que eligió democráticamente a la actual gestión que encabeza Mauricio Macri", explicaron desde la red de organizaciones.

Ante la inminente designación, la Red Argentina para el Desarme recordó que desde un primer momento, el ministerio que encabeza Garavano "le restó a la ANMaC todo su potencial de capacidades. Primero, al no dotarlo de un presupuesto propio (como establece la ley) y persistir en su financiamiento a través de la venta de formularios a usuarios de armas y control financiero a través de un ente cooperador".

"Luego, tras haber omitido enviar al Congreso un proyecto para renovar la vigencia del Plan de Desarme (exitosa política que le valió a la Argentina un premio de la ONU por su aporte a la paz), el Ministerio tampoco cumplió con la normativa que le ordenaba instituir el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil para coadyuvar en la delineación de políticas públicas en materia de control de armas, freno a su proliferación y persecución del mercado ilegal", detallaron a través de un comunicado.

También advirtieron que con un cambio normativo para la obtención de permisos, la ANMaC concentró los exámenes para aptos psicofísicos en una empresa (Dienst consulting) que "carece de suficiente despliegue territorial como para hacer frente a la demanda de los usuarios. Una designación, por otra parte, poco transparente y escasamente fundada por las autoridades".

"A ese cambio, que generó un cuello de botella en el sistema tal que, actualmente, el 70 ℅ de los usuarios autorizados por el Estado quedaron fuera de la ley por no haber renovado sus permisos vencidos, se suma ahora el reemplazo de Gambaro, funcionaria que impulsaba -con grandes falencias y omisiones que desde la RAD hemos denunciado a lo largo de su gestión- las políticas de restricción en la proliferación de armas y de promoción del desarme voluntario, y que presentó su renuncia motivada por las críticas a su gestión y las presiones provenientes especialmente de sectores con poder e incidencia histórica sobre el organismo", ampliaron.

De acuerdo a la información proporcionada, se conoció que Eugenio Cozzi ha sido directivo de ALUTARA, la asociación que -al igual que la polémica National Rifle Association (NRA) en los Estados Unidos- representa a los "legítimos usuarios y tenedores de armas de fuego".

Desde la Red también señalaron que Cozzi "ha sido un histórico crítico de las políticas que, según Garavano, forman parte de la plataforma del Gobierno que él mismo integra y que, a su vez, son parte del corpus del programa Justicia 2020 y de los 100 objetivos de gobierno presentados por el presidente Macri hace tan sólo un año y medio".

A raíz de los recientes movimientos en el organismo y la eventual designación, la Red Argentina para el Desarme rechazó que Cozzi asuma al frente de la ANMaC. "Solicitamos a Germán Garavano la inmediata convocatoria a las organizaciones de la sociedad civil que integramos el Consejo Consultivo de las Políticas de Control de Armas de Fuego a participar del proceso de selección del nuevo director".

Por qué salió Gambaro

Según publicó el portal La Política Online (LPO), la decisión se produjo luego de que lo solicitaran sectores del Gobierno ante las constantes sospechas sobre casos de corrupción, principalmente el relacionado a la empresa Dienst Consulting, encargada de otorgar las acreditaciones de condición psicofísica a los solicitantes para la portación legítima de armas. La guerra que se desató en el organismo por esa licitación fue anticipada por LPO el año pasado.

En ese sentido, el empresario y abogado Adrián Bastianes formuló una denuncia contra el presidente Mauricio Macri; el ministro de Justicia, German Garavano; y la propia Gambaro, por lo que la ex titular de ANMAC es investigada por los jueces federales Sebastián Ramos y Claudio Bonadio por los presuntos delitos de "administración fraudulenta y asociación ilícita".

Gambaro fue diputada nacional por el partido de Francisco de Narváez, que también tuvo un paso por el equipo de Daniel Scioli, quien la había designado interventora de la fundación del condenado Padre Grassi.

Ante la salida de la funcionaria, ya empezaron a mencionarse nombres para el reemplazo: el más firme es el ex presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, legítimo usuario de armas de fuego, tirador deportivo y ex secretario Legal y Técnico de ALUTARA Eugenio Cozzi, que reporta a la agrupación Gente de Derecho de Jorge Rizzo.

Cozzi se mostró varias veces en contra del desarme de la población civil y defendió siempre la tenencia y uso legítimo de armas de fuego.

Quien celebró la salida de la funcionaria fue la diputada nacional por la Coalición Cívica Marcela Campagnoli, quien sostuvo que "es fundamental esta renuncia para poder dotar de transparencia al organismo".