No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

Es uno de los críticos más feroces del gobierno argentino, pero no le va tan mal: Roberto Navarro descansa en un exclusivo hotel romano.
Avatar del

MDZ Política

1/4
No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

No, no está cubriendo las elecciones en Venezuela

 El día luce espléndido: soleado y con 20 grados de temperatura. Roberto Navarro el periodista ultrak, cercano a la ex presidenta Cristina Fernández y fanático militante y propagandista de la "causa por los desposeídos", finalizaba su desayuno en la terraza jardín del exclusivo Hotel Hassler de Roma.

Podría estar cubriendo las elecciones en Venezuela, en las que el régimen de Nicolás Maduro, que tantas veces defendió, planea perpetuarse mediante la proscripción de la oposición. Pero no, es mejor descansar en Europa, lejos de la crisis causada por el populismo.

El lujoso cinco estrellas se ubica en las alturas de la famosa Piazza Spagna. A la salida del edificio se encuentran las conocidas escaleras, utilizadas en numerosas oportunidades para los más glamorosos desfiles de moda italiana y que desembocan en Vía Condotti, lugar donde se encuentran las casas de marcas de moda, joyas y calzados más renombradas del mundo.

El costo del hotel comienza con habitaciones desde 800 euros aproximadamente y es uno de los más lujosos de la ciudad eterna y cercano al hotel Edén, donde le gustaba alojarse a la ex presidente cuando visitaba Roma.

Un remanso de tiempo y espacio para que el periodista militante ultra K descanse, reflexione placenteramente, tomando distancia y fuerza para seguir arengando por todo aquello que "no fue magia".

Lástima las desventuras monetarias y financieras que incrementaron los costos en un 20% en los últimos 15 días. Aunque queda un consuelo, el euro también sufrió las consecuencias de la apreciación del dólar y disminuyó su valor, claro que siempre frente a la moneda de EEUU.